Beneficios de los vídeos para empresas y características que deben tener

Internet se ha convertido en el primer lugar de búsqueda y compra de productos y servicios para una gran mayoría de usuarios. Las empresas y marcas se disputan un lugar entre las decisiones de compra, y los vídeos para empresas son tal vez una de las mejores herramientas para captar la atención de los usuarios.

Los vídeos para empresas no son un contenido que deba ser dejado al azar, ni cuya producción deba hacerse para salir del paso. Los vídeos para empresas pueden ser spots publicitarios, vídeos para transmitir el ‘know how’ o la imagen corporativa de la marca, vídeos sobre eventos, conferencias, webinars, entre otras tantas temáticas y estilos que le permitan a la empresa diferenciarse del resto de los competidores y, sobre todo, aumentar ventas, ganancias, rentabilidad y autoridad en su mercado y en internet. En todos los casos, desde luego, la contratación de un videógrafo es esencial para que la producción de vídeos para empresas sea un éxito total.

Beneficios de los vídeos para empresas

  • Eficaces: teniendo en cuenta que la eficacia es la combinación de efectividad -lograr el objetivo- y eficiencia -utilizar la mínima cantidad de recursos posibles-, puede afirmarse que utilizar vídeos como campaña de marketing o de difusión de contenidos corporativos -incluso a nivel interno- es la forma más eficaz de lograr los resultados, sin importar cuáles sean. Una ‘imagen vale más que mil palabras’, reza el dicho popular, y los vídeos son hoy día ese recurso audiovisual que tiene gran acogida y popularidad, más aún si se considera el aumento del uso de los dispositivos móviles.
  • Captación: los vídeos son el formato con mayor poder de captación de todos los existentes. Su magnetismo es natural y cuando son bien realizados -razón de que se haya recomendado la decisión de contar con un videógrafo-, podrán por sí mismos incrementar la fidelización, la captación de nuevos clientes, un aumento de las visitas, las compras y de las estadísticas de participación en redes sociales, por ese magnetismo ya mencionado que les hace ser fáciles de querer.

Características que deben tener

Lógicamente, los vídeos para empresas son un elemento imprescindible para toda marca o negocio, sin importar la fase en la que se encuentre su desarrollo actual, ya que en todas ellas, las necesidades de facturación y ganancias estarán presentes.

Sin embargo, no todos los vídeos para empresas logran los resultados deseados, y algunos directamente logran resultados opuestos a los que se piensan obtener, sobre todo cuando no cumplen con esas características que deben estar siempre presentes en los buenos vídeos corporativos:

  • Brevedad: de nuevo es importante la presencia de un videógrafo especializado en vídeos para empresas. Un vídeo corporativo debe ser muy breve, con una capacidad de síntesis superior a la media, pero que no por ello sea de mala calidad o resulte incompleto. Captar la atención de un usuario es algo que se producirá de inmediato, pero perderla tomará menos de 2 minutos, si el vídeo se convierte en un pasaje cansino. Hacerlo breve y efectivo aumentará las posibilidades de éxito.
  • Historias: a las personas les gustan las historias. Las marcas que denotan humanidad tienen la facultad de ser mejor percibidas por sus usuarios. En los vídeos para empresas se denomina ‘storytelling’ al arte de contar historias dentro de sus contenidos. Cuando hay una historia detrás, que resalta valores positivos o demuestra a los usuarios que personas como ellos -comunes, corrientes, con virtudes y dificultades- pueden lograr lo que se proponen o toman buenas decisiones -siempre alrededor de la marca a publicitar-, esta audiencia no tendrá ningún problema en seguir viendo el vídeo o intentar buscar más información relacionada, porque la historia habrá valido la pena. Los vídeos para empresas que sólo son un listado de especificaciones o un boletín de servicios no logran ese efecto.

Los vídeos para empresas son utilizados para distintos fines, el formato será el mismo pero el contenido puede ser tan flexible como los objetivos que tenga la empresa. Realizarlos bien, contar con profesionales y saber escuchar a la audiencia, serán pasos esenciales para que el vídeo forme parte de una buena estrategia de marketing o para la realización de contenidos institucionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *