El Consejo de Ministros aprueba el subsidio por desempleo para empleadas domésticas, con el que el Gobierno desea dotarlas de exactamente los mismos derechos que el resto de trabajadores. El Ejecutivo trata así de poner punto y final a «una injusticia totalmente inadmisible», «siendo congruentes con el reconocimiento de derechos laborales, la dignidad laboral y asumiendo como propio el orden de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)», afirmó el día de ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.