Hay muchas maneras de invertir nuestro dinero, pero una de las mejores son los fondos de inversión, en especial si no tenemos demasiados conocimientos financieros y no queremos preocuparnos demasiado por nuestro dinero.

Estos fondos de inversión tienen una serie de ventajas que debemos conocer y que los hacen muy atractivos para los pequeños inversores que somos la mayoría.

Las barreras de entrada son bajas

Cuando buscamos información para invertir es posible que nos desanimemos, pues los mínimos para entrar en algunos productos son muy altos, algo que no ocurre con los fondos de inversión, los cuales nos suelen dejar entrar con una participación que suele tener un precio muy bajo.

Es cierto que, a veces, hay fondos que nos exigen un capital mínimo, el cual suele ser de alrededor de 1000 euros que no es nada cuando estamos hablando de inversiones.

Seguridad

Puede parecer un sinsentido hablar de seguridad e inversiones, pero en el caso de los fondos es así.

La razón es que en España no es nada sencillo montar un fondo de inversión, por lo que las posibilidades de que los ahorros desaparezcan son casi nulas, en especial porque la Comisión Nacional del Mercado de Valores siempre está vigilante.

Esto quiere decir que siempre hay que invertir en fondos que están bajo su vigilancia, olvidándonos de productos que no lo están como los que a veces hemos visto anunciados incluso en la televisión.

Tienen una fiscalidad muy favorable

Cuando invertimos y calculamos los posibles beneficios nos olvidamos de Hacienda, de lo que vamos a tener que pagar.

En el caso de los fondos, se nos permite pasar el dinero de uno a otro sin tener que pagar nada a Hacienda, algo que no sucede con otros productos de inversión como los ETF, en los cuales sí hay que tributar si pasamos dinero de uno a otro.

Dicho de otra manera, con los fondos de inversión solo tenemos que pagar a Hacienda cuando los vendamos si obtenemos plusvalías.

No hay que emplear tiempo en su seguimiento

Quizá, de entre todas las ventajas de los fondos de inversión el no tener que emplear tiempo en su seguimiento es la mayor de todas.

Invirtiendo en acciones por nuestra cuenta tenemos que estar monitorizándolas todos los días, empleando nuestro tiempo en ver qué hacer con ellas, si hay que vender, si es mejor aguantarlas un tiempo, etc.

Con este producto esto no pasa, pues se puede decir que una vez que invertimos nos podemos olvidar de ellos, pues quedan en manos de especialistas que los gestionan por nosotros, lo que nos ahorra tiempo y nos evita cometer muchos errores fruto del desconocimiento.

Permiten diversificar nuestras inversiones sin pagar comisiones prohibitivas

En todas las guías de inversión uno de los consejos más repetidos es la diversificación, algo que puede ser imposible para el pequeño inversor debido a las comisiones que tendría que pagar para poder obtener esa diversificación.

Estas comisiones de compraventa alejan al inversor “normal” de poder poner su dinero en muchos productos, algo que sí que le permiten los fondos que por el dinero que acumulan no tienen problemas en pagar esas comisiones.