Si solo vas al fisioterapeuta cuando tienes lesiones o molestias en tu cuerpo, que sepas que no estás en el camino correcto.

Todo el mundo ha ido al fisioterapeuta más de una vez cuando hemos tenido lesiones, molestias musculares, algún accidente de coche, etcétera. Sin embargo, lo que muchas personas no saben es que si acuden de manera regular a la clínica de fisioterapia pueden ganar en salud y pueden prevenir muchas enfermedades y lesiones ¡Pon un fisio en tu vida!

Si vives en la Costa del Sol, te vamos a contar todas las ventajas y beneficios que te proporcionará acudir a un fisioterapeuta Málaga de manera regular y constante. 

Ventajas de acudir a un fisioterapeuta

Lo primero que hay que tener claro, es que las técnicas y actividades realizadas por los fisioterapeutas van dirigidas a todas las personas, es decir, no es necesario estar lesionado para acudir a un profesional del sector. 

Y es que la intervención de un fisioterapeuta va destinada al beneficio de la salud de cualquier paciente o persona tratada. Y por lo tanto, solo traen ventajas para nuestro cuerpo y organismo, incluso, nuestra mente.

Uno de los primeros beneficios que os podemos contar sobre acudir regularmente al fisioterapeuta es que previenen algunas enfermedades relacionadas con la piel. También, ayudan a luchar contra los síntomas de numerosas patologías. 

En caso de estar lesionado o dolorido, por supuesto que se utilizan los métodos adecuados para reducir esos dolores musculares o inflamaciones en cualquier parte del cuerpo. Pero quizás, lo que muchos pacientes no sepan, es que también previenen las lesiones articulares, que suelen ser muy dolorosas e incómodas. 

Otra de las funciones principales que realiza un fisioterapeuta es combatir contra el futuro. Es decir, realiza una serie de ejercicios posturales con el paciente que reducen la posibilidad de futuras patologías. 

Por otro lado, también sirven de freno contra muchas enfermedades degenerativas, o incluso, lesiones cerebrales. Tanto es así, que la fisioterapia forma parte de la vida diaria de personas que padecen de Parkinson o esclerosis múltiple. 

Por último, y como os hemos dicho anteriormente, la fisioterapia no sólo está pensada para personas que padecen alguna lesión o enfermedad. Y es que acudir al fisioterapeuta reporta los siguientes beneficios: 

  • Fortalece los músculos, los huesos y las articulaciones. 
  • Aumenta la flexibilidad del cuerpo. 
  • Prepara al organismo para aumentar su capacidad deportiva. 
  • Aumenta nuestra resistencia, sobre todo, la pulmonar. 
  • Aumenta nuestra calidad de vida. 
  • Disminuye el estrés en nuestro cuerpo. 

Fisioterapia para los mayores

Si la fisioterapia trae múltiples ventajas para todas las personas, en los mayores es aún más beneficiosa. La ayuda del fisioterapeuta resulta fundamental para mejorar su salud y, en definitiva, su calidad de vida. 

Y no sólo son mejoras físicas, sino también mentales: 

  • Ayudan a las personas mayores a romper con la monotonía: en muchas ocasiones, los ancianos ven en este tipo de ejercicios una salida a su vida rutinaria. De ahí que aumenten su actividad física y también psíquica. Por lo tanto, se convierten en personas con mayor vitalidad y motivadas. 
  • Luchan contra la inmovilidad: a la hora de realizar este tipo de ejercicios, los mayores vuelven a fortalecer su cuerpo, tanto músculos como huesos. Esto repercute inmediatamente en una mejora en su salud y, por lo tanto, en su calidad de vida. Se vuelven personas mucho más activas. 
  • Aumento de la autoestima: en algunas ocasiones, los mayores padecen de una soledad que les contrae. Al tratar con fisioterapeutas salen de su zona de confort y encuentran un camino para relacionarse con personas que no son de su entorno. En este sentido, adquieren una mayor confianza mental y, como consecuencia, aumenta su estado mental y autoestima. 

Tanto para personas mayores como para jóvenes, los beneficios de la fisioterapia y de contratar a un fisioterapeuta son incontestables ¿Te apuntas a mejorar tu calidad de vida desde ya?