La festividad del 2 de Mayo, el Día de la Comunidad de la capital española, memora los hechos sucedidos ese día en mil ochocientos ocho, cuando el pueblo madrileño se levantó en armas para sublevarse contra la ocupación francesa de España y para expulsar a este ejército, el que estaba tomando una gran parte de la península ibérica, siendo el primero de la Guerra de la Independencia De España.

En los últimos tiempos, la celebración ha incluido una ofrenda floral a los héroes del dos de mayo de mil ochocientos ocho en el camposanto de la Florida, en el que están sepultados los cuarenta y tres fusilados el tres de mayo en la montaña de Príncipe Pío, como un desfile en la Puerta del Sol con la colocación de una corona de flores a las placas de agradecimiento a los que lucharon el dos de mayo de mil ochocientos ocho y a los ciudadanos que asistieron a las víctimas del atentado del once de marzo de dos mil cuatro.

También, todos los años la jornada se encomia en especial en el distrito de Malasaña, en el centro de la capital, que lleva el nombre popular -que no administrativo, que es Universidad- de una de las heroínas de la lucha contra Napoleón: Manuela Malasaña. Hasta mil novecientos ochenta, el distrito se llamó Maravillas, haciendo honor a la tarea que se hizo en el convento de monjas carmelitas que llevaba exactamente el mismo nombre y cuyas religiosas participaron en el cuidado y cura de los heridos de guerra y, del que hoy, quedan la Iglesias de los Beatos Justo y Pastor.

De igual forma, la localidad madrileña de Móstoles festeja en especial el 2 de Mayo, puesto que fue ahí donde tuvo lugar el llamado históricamente como ‘Bando de Independencia’, la firma de una circular por los 2 alcaldes del sitio, Andrés Torrejón y Simón Hernández, en la que se alertaban de lo ocurrido en la capital de España y llamaban al auxilio armado de la capital y a la insurrección. En homenaje a los regidores mostoleños, héroes Móstoles y de la zona, localidad festeja el dos de mayo su Día Grande, unas fiestas que fueron declaradas de Interés Turístico Regional en dos mil catorce, y que frecuentemente llenan sus calles y plazas de actividades.

A los actos institucionales que se festejan en Móstoles, se aúnan los organizados anualmente en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional a la que se trasladan las personalidades y representantes políticos con más peso en la Comunidad de la capital española. En plena Puerta del Sol, los líderes autonómicos encabezan la liturgia de imposición de las Medallas de la Comunidad de la capital española y condecoraciones de la Orden del 2 de Mayo, máximas distinciones de la zona.

Ya antes, al lado del ‘kilómetro cero’ se efectúa la tradicional parada militar en la que se rinde homenaje a todos y cada uno de los que dieron su vida por España y se depositan coronas de lauro en las lápidas que recuerdan a los Héroes del dos de mayo de mil ochocientos ocho y a las víctimas de los atentados del once de marzo de dos mil cuatro, ubicadas en la testera de la sede del Gobierno regional. No obstante, el año pasado, cuando España se encontrada sumida en plena pandemia del coronavirus y en la mitad de un confinamiento que sostuvo a todos y cada uno de los españoles en casa a lo largo de más de 3 meses, se sumó el reconocimiento a múltiples héroes más.

La celebración del 2 de Mayo de dos mil veinte fue, probablemente, el más atípico para la Comunidad de la capital de España. La jornada fue aquella en la que “el francés” fue reemplazado por el coronavirus, contra el que los madrileños se levantaron “renunciando a extensas parcelas de vuestra libertad a favor del bien común”, como afirmó el entonces presidente de la Reunión, Juan Trinidad. Aquel día, 14 columnas de trabajadores uniformados ocuparon la vacía y sigilosa Puerta del Sol al mediodía: sanitarios, limpiadores, hoteleros, fuerzas de seguridad, cajeros de supermercados, bomberos, empleados de limpieza, trabajadores de los medios de transporte público y representantes del resto de servicios esenciales que no pararon a lo largo de la pandemia, fueron los protagonistas.

La emoción se pudo ver y sentir esa mañana, en la que las mascarillas y la distancia de seguridad marcó cada uno de ellos de los escasos instantes que protagonizaron el acto institucional al que asistieron contadas personalidades y que duró pocos minutos. La banda de la Policía Municipal interpretó el toque de silencio y una pareja de sanitarios de uniforme llevaron la corona de lauro renovada para ponerla en la placa en memoria de los héroes del 2 de Mayo de mil ochocientos ocho. Tras ellos, la presidente regional, Isabel Díaz Ayuso, quien a mitad de su intervención, a las doce horas, guardó silencio para el minuto de silencio oficializado desde el momento en que se dictaminó el luto oficial por las víctimas del Covid-diecinueve.

Después, las sirenas de los servicios de urgencias sonaron y, roto el silencio en la Puerta del Sol, Ainhona Arteta interpretó el ‘Ave María’ de Gounod. Fueron mínimos los representantes institucionales autorizados, entre ellos los miembros del Gobierno regional y los portavoces de la Reunión de la capital española, como el entonces Encargado del Gobierno en la villa de Madrid, José Manuel Franco, y el líder del PP, Pablo Casado. Además, los expresidentes de la Comunidad de la villa de Madrid Joaquín Leguina, Alberto Ruiz-Gallardón y Esperanza Aguirre, el regidor de la capital, José Luís Martínez Almeida, y Begoña Villacís, vicealcaldesa.

Nada debió ver aquel día con las tumultarias recepciones que tenían sitio hasta ese momento el 2 de Mayo en la Real Casa de Correos, si bien por entonces a veces la sombra de las disputas políticas asimismo hubiesen copado más de un instante. No obstante, aquel dos de mayo de dos mil veinte asimismo fue el primero en el que eran 2 los inquilinos del Gobierno regional y no uno, algo que si no fuese por la triste y lamentable presencia de la pandemia seguro hubiese acaparado más de un titular.

Isabel Díaz Ayuso y también Ignacio Aguado, presidente y vicepresidente, que en actos anteriores -como el de los cien días de Gobierno o bien el Día de la Constitución- ya dieron muestra de sus desavenencias personales y políticas, como el resto de consejeros, vivieron aquel día guardando las formas como la ocasión requería -y justa-. Fue el primer acto en el que los dos participaban como cabezas del Ejecutivo regional en el que los titulares no fueron para su relación, y asimismo el último.

Y es que si el año pasado el 2 de Mayo fue atípico, este año no se queda lejos. A las todavía actuales limitaciones de seguridad establecidas por la permanencia de la crisis sanitaria, se aúna el aura que desde el diez de marzo cubre toda la Comunidad de la villa de Madrid, el de las elecciones. La ruptura del Ejecutivo madrileño y la convocatoria de comicios adelantados por la líder regional ha marcado desde principios de marzo cada instante, siendo esta vez una campaña electoral marcada por los personalismos y los ataques entre formaciones y las amenazas recibidas por ciertos políticos.

En todo caso, lo que va a marcar este 2 de Mayo es su celebración a solo un par de días del día de las elecciones, una cercanía que aparte de caldear el entorno fuerza a que los actos institucionales sean regidos escrupulosamente por lo referente a la celebración. En verdad, el pasado viernes el Partido Socialista-M pidió a la Junta Electoral Provincial de la capital española que apercibiese a Isabel Díaz Ayuso, aspirante a la reelección por el PP, a fin de que el acto institucional del 2 de Mayo no sea usado con fines «electoralistas» y también instara al Gobierno de la Comunidad de la villa de Madrid a actuar con la «máxima neutralidad» en los actos institucionales.

Exactamente por ser el último día de campaña, jornada en la que asimismo van a tener sitio los actos de cierre de las distintas formaciones políticas que concurren a las elecciones y en la que ya no está tolerada la publicación de sondeos electorales, los socialistas apuntaron la necesidad de conservar “la igualdad entre todas y cada una de las formaciones políticas concurrentes» y que todo reconocimiento concedido con ocasión de la festividad quede “fuera del proceso electoral». Como apuntaron en su escrito, «no puede haber confusión entre lo institucional y lo político, absolutamente nadie tiene que atribuirse los reconocimientos que son de todos y cada uno de los madrileños como sociedad madrileña”.

Medallas este 2 de Mayo

Este domingo está previsto que a las novecientos treinta horas empiece el homenaje a los Héroes del 2 de Mayo en el camposanto de La Florida, con la asistencia de la presidente de la Comunidad de la capital de España para, más tarde, a las diez.15 horas, tenga sitio el acto civil-militar en el exterior de la Puerta del Sol. Ya dentro de la Real Casa de Correos, a las once.00 horas, se comenzará la liturgia de entrega de galardones, que esta vez recaen sobre Ainhoa Arteta, Nacho Cano, Carmen Iglesias y los pequeños de la capital de España, entre otros muchos.

De esta forma, la Comunidad de la capital española concederá su máxima condecoración, la Gran Cruz del 2 de Mayo, a los pequeños de la zona por su «conducta ejemplar» a lo largo de la pandemia, a la historiadora Carmen Iglesias Cano, directiva de la Real Academia de la Historia y preceptora de S.M. el Rey Felipe VI, la soprano Ainhoa Arteta, y el músico y músico Nacho Cano. Además de esto, los expresidentes regionales Cristina Cifuentes y Ángel Garrido van a recibir la Medalla de Oro de la Comunidad de la capital española.

Mientras que, la Medalla de Plata recae sobre la asociación Coalición de Peluquería, la cronista Berta Queralt Palau, la Federación Nacional de Asociaciones de Empresarios y Trabajadores Autónomos-ATA, al colectivo integrado por los cajeros de establecimientos y la Agrupación Deportiva San Silvestre Vallecana. Del mismo modo, van a recibir este premio el Cuerpo de Agentes Forestales de la zona, la Capacitad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de la villa de Madrid, la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (PANASEF) y el Cuerpo de Voluntarios de Protección Civil de la Comunidad de la capital española.

En lo que se refiere a las Confías de la Orden del 2 de Mayo, el Gobierno regional distingue al empresario Clemente González Soler, creador y presidente del Conjunto Albérico, que agrupa a treinta y cinco empresas y diecisiete factorías en 4 continentes, siendo el primer conjunto privado de España y europeo del aluminio; y al científico Rafael Yuste, neurobiólogo y también ideólogo del proyecto Brain. Para finalizar, la Comunidad de la villa de Madrid distingue con la Cruz de la Orden del 2 de Mayo a la Asociación De España Ingeniería Hospitalaria y a los Héroes 4×4.

Toros y Telemadrid, ¿tintes de campaña?

Pese a que la celebración del 2 de Mayo debe quedar distanciada de la política, este año particularmente, se han registrado ciertos instantes en los que las situaciones del Gobierno regional han marcado la programación de la agenda de las festividades madrileñas. La Comunidad de la villa de Madrid ganaba el pulso al Ministerio de Sanidad hace unas semanas y anunciaba que este domingo va a haber una corrida de toros en la plaza de Las Ventas de la capital.

Esta vez el festival taurino va a contar con un protocolo sanitario que fija en seis mil personas el aforo máximo, como todos y cada uno de los fondos colectados van a ser destinados a mitigar la coyuntura económica de aquellos colectivos del campo taurino más perjudicados por la Covid-diecinueve. Específicamente, se ha aprobado un aforo máximo tolerado del cuarenta por ciento, con un máximo, como que el público cuente con un asiento preasignado, continúe sentado en todo instante y se garantice el empleo de mascarilla.

Por otra parte, el comité de empresa de Radio T.V. la capital de España hizo pública la semana pasada la demanda de que la cadena pública haya sido «excluida» de la producción de los actos del 2 de Mayo, lo que supone «un menoscabo del servicio público» que se debe cumplir por ley, al paso que desde el Gobierno autonómico han protegido que esta vez se encargarán mismos de efectuarla.

Por medio de un comunicado, los representantes de los trabajadores se quejaron de que el Ejecutivo madrileño encargue «la producción y realización de los actos institucionales del dos de mayo a distintas empresas de servicios», lo que tachan de «hecho sin precedentes». Como afirman, desde el momento en que iniciara sus emisiones el dos de mayo de mil novecientos ochenta y nueve, “no ha faltado a su cita con las madrileños y los madrileños en el día de la Comunidad de la villa de Madrid. Siempre y en toda circunstancia ha sido la responsable de generar la señal de pool de los actos conmemorativos. Seña de esta casa aparte de una obligación institucional y legal», remarcaron.