Si bien el sobrepeso y la obesidad, derivados en la mayor parte de las ocasiones de una nutrición deficiente y del sedentarismo, llevan ya muchos años figurando entre las primordiales preocupaciones de la sociedad de España, aspectos como la implantación del trabajo a distancia, el cambio de las rutinas, el abandono de la dieta mediterránea, o el aumento de los niveles de agobio a causa de la pandemia del coronavirus han venido a agudizar esta problemática en los últimos meses.

Tanto es así que, conforme con los datos publicados por la Sociedad De España de Obesidad (Seedo), más de la mitad de la población en este país presenta exceso de peso y en torno a un quinto padece de obesidad. Además de esto, conforme las cantidades que baraja la entidad, los inconvenientes relacionados con la talla son más usuales en hombres que en mujeres y se incrementan desde los sesenta y cinco años de edad, instante en el que pasa a afectar a dos de cada 3 personas.

Otros datos de interés recogidos por Seedo apuntan al exceso de tiempo que los españoles continúan sentados, tumbados o inactivos, sobre todo en frente de la pantalla del móvil, el computador o la T.V., como primordial motivo de esta epidemia. En esa línea, menos de la mitad de los encuestados aseguran practicar algún género de deporte habitualmente, el setenta y uno por ciento reconoce que le agradaría estar más delgado y hasta el cuarenta y cuatro por ciento confiesa que se siente o ha sentido inhibido por este motivo en algún instante de su vida.

A escala global, como explica la OMS (OMS), alrededor del cuarenta por ciento de la población mayor de dieciocho años presenta sobrepeso y el trece por ciento es obesa. En cifras absolutas, esto se traduce en mil novecientos millones de adultos con un peso superior al recomendado por las asociaciones médicas y más de seiscientos cincuenta millones de obesos. También, la cantidad de pequeños y adolescentes entre 5 y diecinueve años con sobrepeso u obesidad supera ya los trescientos cuarenta millones. Por su lado, los menores de 5 años con exceso de peso se cifran ya por sobre los cuarenta millones en el mundo entero.

Existen más personas obesas que con peso inferior al normal

Si bien los dos trastornos eran considerados como un inconveniente propio de países con elevados ingresos, hoy día asimismo se hallan en pleno desarrollo en los estados con economías más enclenques y, en particular, en los ambientes urbanos. Así, a salvedad de ciertas zonas de Asia y África Subsahariana, existen más personas obesas que con peso inferior al normal, lo que acaba por afectar a su calidad de vida y se vincula con un mayor número de muertes por enfermedades cardiovasculares, contrariedades respiratorias, hipertensión, diabetes, trastornos del aparato locomotor, ciertas tipologías de cáncer e inclusive inconvenientes sicológicos.

Problemática en la capital española

Los porcentajes a escala nacional no distan demasiado de la realidad madrileña. Conforme con el último estudio del Servicio de Epidemiología de la Consejería de Sanidad, llevado a cabo ya antes del comienzo de la pandemia del coronavirus, más del cuarenta y cinco por ciento de la población tenía exceso de peso y hasta un doce por ciento padecía de obesidad. Por tal razón, uno de cada 4 madrileños había optado por comenzar algún género de dieta en los primeros acompases de dos mil diecinueve. De igual forma, los inconvenientes relacionados con la talla se advertían más comúnmente en hombres que en mujeres, singularmente en edades avanzadas.

El Panel de Indicadores de Distritos, elaborado por el Municipio de la capital de España, deja mapear la problemática del sobrepeso y la obesidad a nivel local. En líneas generales, se calcula que uno de cada 3 residentes en la capital presenta sobrepeso y uno de cada diez es obeso. Además de esto, la tasa de sedentarismo se ubica en el treinta por ciento.

Pequeño frente al TV (Foto: Pixabay)

Por distritos, el exceso de peso se manifiesta con mayor asiduidad en Vicálvaro, donde un cuarenta,3 por ciento de la población lo sufre, Usera (treinta y siete,5 por ciento) y Retiro (treinta y siete por ciento). Salamanca (veinticinco,3 por ciento), Centro (veintiseis, dos por ciento) y Chamartín (veintisiete por ciento) son las zonas con las tasas más bajas. En lo que se refiere a la obesidad, Carabanchel (quince, nueve por ciento), Latina y Villaverde (los dos con un quince,3 por ciento) lideran la clasificación. En el extremo opuesto se hallan Moncloa (seis con uno por ciento), Chamberí (siete con dos por ciento) y Barajas (ocho con seis por ciento).

Uno de cada 3 madrileños tiene sobrepeso

Desde los datos ofrecidos por el Consistorio es posible revisar como las tasas más altas de sobrepeso y obesidad se concentran en los distritos del sur, excepto Retiro.

Asimismo hay una cierta vinculación entre estos trastornos e indicadores como el nivel de estudios o la renta, y es que los distritos del sur, con menor poder adquisitivo, son quienes se hallan a la cabeza en lo que se refiere al sobrepeso y la obesidad. Mientras que la renta media anual de la urbe se ubica levemente por sobre los cuarenta.000 euros, se observa como en Vicálvaro, distrito líder en sobrepeso, esta se ubica prácticamente diez euros por debajo. Aún más claro se percibe en Usera, segundo distrito con mayor tasa de ciudadanos con exceso de peso y colista en lo que se refiere al poder adquisitivo. Otro claro ejemplo sería Carabanchel, distrito que encabeza los registros de obesidad y cuarto por la cola en renta media anual.

El papel de las instituciones

Siendo conscientes del alcance de esta problemática, desde las instituciones públicas madrileñas se doblan sacrificios en lo que se refiere a la prevención y el abordaje de trastornos vinculados al sobrepeso y la obesidad. Para esto, consideran desde el Gobierno autonómico, resulta esencial realizar una adecuada capacitación de los profesionales de la salud, en especial en el campo de la Atención Primaria. Es por este motivo que se realizan formaciones en los diferentes centros de salud para “sensibilizar al profesional sobre la obesidad y que este adquiera la cualificación precisa para poder efectuar un abordaje terapéutico basándose en la evidencia a nivel científico actual”.

Específicamente, los cursos abordan el impacto de la obesidad, el cálculo del gasto calorífico, otros factores que influyen en el desarrollo de la obesidad, como la edad o el sueño y los bulos en torno a los ayunos y otros regímenes alimenticios populares. Solo así, aseguran, es posible “actualizar los conocimientos precisos para trasmitir al paciente seguramente y evidencia a nivel científico las recomendaciones más convenientes para la prevención y el tratamiento de la obesidad”. Todas y cada una estas cuestiones aparecen asimismo recogidas en el dosier ‘Cartera de Servicios Estandarizados de Atención Primaria de Madrid’, donde se incluyen apartados concretos para la promoción de hábitos saludables en la niñez, la adolescencia y la edad adulta, como los criterios para la atención de pequeños y adultos con obesidad.

Uno de los casos más atractivos en lo que se refiere a la capacitación es el de los trabajadores del Centro de Salud de Carabanchel, el distrito con mayor tasa de obesidad en la capital, quienes decidieron aplicar lo aprendido en sus carnes. Desde las pautas indicadas en la capacitación ‘Obesidad y dietas, patentiza y controversias’, dada a fines del pasado año por la médico de familiar Ester Tapias, el personal del centro logró perder hasta ciento trece kilogramos de peso en los un par de meses que duró el curso.

Edificio en Carabachel (Foto: Juan Luis Jaén)

Pequeños y jóvenes

Conforme con lo establecido por el ‘Estudio de la situación nutricional de la población infantil de la urbe de Madrid’, uno de cada 4 pequeños con edades comprendidas entre los 3 y los doce años tiene sobrepeso. También, el dieciseis por ciento padece de obesidad.

‘Centros Activos y Saludables’ lucha contra el sedentarismo

Para batallar de forma concreta contra el sedentarismo y el exceso de peso entre los pequeños, la Comunidad de la capital española ha puesto en marcha el proyecto conduzco ‘Centros Activos y Saludables’. Con la participación de dieciocho institutos públicos, diecisiete institutos y setenta y seis enseñantes, se pretenden fomentar entre el estudiantado hábitos vitales saludables y actividades recreativas activo. Entre las propuestas mensuales se halla la promoción de actividades físicas como un maratón de cuarenta y dos quilómetros repartido en múltiples etapas, la creación de recetas sanas o la implantación del ‘Día sin elevador en la escuela’. Asimismo se promueve la adscripción a las actividades propuestas por la Comisión Europea, como el ‘European Mile’, y la ONG Deporte para la Educación y la Salud.

A nivel municipal, el gobierno de José Luis Martínez-Almeida ha puesto en marcha el proyecto ‘Coles con ALAS’, acrónimo de nutrición, actividad física y salud, “para que los escolares de la urbe mejoren su calidad de vida y adquieran hábitos saludables relacionados con la nutrición y la actividad física”. La iniciativa ha arrancado, en formato conduzco, en doce centros de educación repartidos por los distritos de Villaverde, Puente de Vallecas, Carabanchel, Usera y Villa de Vallecas y trabaja ya con cerca de tres mil menores y sus familias.

Pequeños practicando deporte en la calle (Foto: Municipio de la capital española)

Elprograma consta de dos géneros de intervenciones. La primera, dirigida al estudiantado en su totalidad, plantea la realización de actividad física a través de juegos y bailes en los recreos, desafíos mensuales y diferentes talleres para promover la alimentación sana. La segunda, más intensiva y dirigida a los menores con sobrepeso, incluye una valoración adaptada y un trabajo concreto que busca un cambio en el modo de vida del menor y su ambiente.

Nutrición y ejercicio, las claves

Conforme con la OMS, el sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa en el cuerpo que puede causar perjuicios para su salud. Para distinguirlos se emplea el índice de masa anatómico (IMC), un fácil indicador que relaciona el peso y la talla que coinciden con inconvenientes de sobrepeso y obesidad, tanto en pequeños como en adultos. Para calcularlo es suficiente con dividir el peso de una persona en kilogramos por el cuadrado de su talla en metros.

En adultos, la OMS cifra el sobrepeso en un IMC igual o superior a veinticinco, al paso que la obesidad se ubicaría sobre treinta. En el caso de los pequeños, el cálculo es más complejo, en tanto que se debe tomar en consideración dos franjas de edad, como elementos estadísticos como son la mediana y la desviación habitual. En el caso de los pequeños menores de 5 años, el sobrepeso se identificaría con el peso para la estatura con más de dos desviaciones habituales sobre la mediana establecida en los patrones de desarrollo infantil de la propia OMS. Para determinar obesidad serían precisas más de 3 desviaciones habituales sobre la mediana. Los mayores de 5 años, por último, serían clasificados con sobrepeso sobre una desviación habitual y con obesidad sobre dos.

Con el propósito de prevenir esta problemática, los especialistas abogan por sostener una dieta saludable, rica en frutas, verduras y legumbres, como practicar ejercicio moderado múltiples veces a la semana. A la ecuación se aúnan además de esto consideraciones relativas al propio metabolismo de la persona, las horas y la calidad del sueño e inclusive el cuidado de la salud mental.