Por MDO/E.P.

La Organizadora de Investigación y Universidades de la Confederación General de Trabajadores y la Confederación Nacional de Trabajadores han hecho un llamamiento al conjunto de la comunidad universitaria y de centros de investigación de todo el Estado para ir a la huelga este miércoles veintiuno de octubre con el propósito de «avanzar cara un ámbito científico al servicio de las necesidades de la clase trabajadora«.

Para reivindicar sus demandas, a las que se han sumado una quincena de organizaciones, asimismo han citado manifestaciones y concentraciones en múltiples puntos de España como Barna, Granada, Valencia o bien la capital española. En la capital, la manifestación va a tener sitio a las 18:00 en Atocha, finalizando su recorrido en Sol.

Los convocantes denuncian las «precarias condiciones de trabajo» tanto en el campo científico como en el universitario. En este sentido, critican que la no renovación de la plantilla y la carencia de plazas que dejen la estabilización del personal no ha hecho más que agravarse en los últimos tiempos y, al respecto, la Covid-diecinueve ha representado un «duro golpe a un campo ya gravemente castigado».

También, lamentan que, aprovechando la grave urgencia sanitaria, las instituciones (desde los Ministerios de Ciencia y también Innovación y de Universidades, hasta los equipos de gobierno de los centros) han paralizado muchas de las negociaciones colectivas que estaban en marcha y han «menospreciado» a los representantes de los trabajadores en el instante de realizar los planes de ‘desescalada’.

«Llegados aquí, con un campo científico y universitario reforzado en la precariedad y con unos organismos despóticos que maltratan y explotan a sus trabajadores, estimamos que la única opción alternativa es la organización de los trabajadores para poner, de una vez por siempre, la investigación y la universidad al servicio de la clase trabajadora», exponen.

Entre las demandas que los sindicatos consideran urgentes, se encuentran: revertir las «medidas mercantilizadoras» del sistema universitario y de investigación; avanzar cara un sistema universitario público plenamente gratis; y suprimir la contratación fraudulenta, asegurar la estabilización de la plantilla y la creación de un cuerpo único de estudiosos, profesorado y PAS.

Del mismo modo, exigen: desarrollar un modelo de conciliación personal y doméstica; poner fin a la subcontratación de servicios básicos; mudar los criterios de evaluación para promover la cooperación; y reorientar las políticas en Universidades y Centros de Investigación frente a la Covid-diecinueve para poner por delante la salud de las personas que trabajan y estudian.