Por MDO/E.P.

La presentación de la nueva Estrategia de Salud Cardiovascular en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS) del Ministerio de Sanidad ha sembrado la polémica. Pese a exponerse como una simple recomendación de hábito saludable, muchos han entendido la propuesta de Sanidad como una obligación de cara al futuro. La propia Administración ha debido aclarar este martes que en ningún instante se forzará a suprimir el vino o la cerveza del menú de los bares y restaurants.

«Desde el Ministerio de Sanidad repetimos que es una información falsa que se vaya a obligar a bares y restoranes a no dar vino o cervezas en sus menús”, han explicado por medio de un comunicado.

Tal como han señalado, se tratan de «recomendaciones de hábitos saludables y no contempla prohibiciones de ningún tipo”. “Es falso que se vaya a quitar de los menús del día bebidas como el vino o la cerveza», han insistido.

El Ministerio de Sanidad ha criticado las informaciones publicadas en ciertos medios, donde no se ha dejado claro si la propuesta se trataba de una recomendación o una obligatoriedad. «La difusión de informaciones no veraces de este género daña la difusión de mensajes relacionados con la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud”, han lamentado.

La propia presidente de la Comunidad de la villa de Madrid ha publicado en sus redes sociales una fotografía de una copa de vino mentando al Gobierno y mencionando a la interpretación que muchos habían hecho de la estrategia de salud.

La nueva Estrategia en Salud Cardiovascular del Sistema Nacional de Salud (ESCAV) tiene como propósito «lograr progresar la salud cardiovascular de la población y fomentar la adopción de hábitos vitales saludable».

Las enfermedades cardiovasculares forman la primera causa de muerte en España, con ciento diecinueve mil ochocientos cincuenta y tres fallecimientos en dos mil veinte conforme el INE (INE), como una de las primordiales causas de ingreso hospitalario. Tanto el consumo de cerveza como de vino, en cualquier grado, está relacionado con un incremento del peligro de padecer inconvenientes del corazón.

Dicha estrategia, que contiene diferentes líneas de actuación, pone el énfasis en la mejora de los resultados en salud cardiovascular y la calidad de vida, la sensibilización y formación de la población en salud cardiovascular, la optimización del abordaje multidisciplinar, la promoción de modos de vida saludables y prevención en salud cardiovascular, la implementación de la continuidad asistencial y abordaje de comorbilidades, y la formación y capacitación de los profesionales implicados, entre otras muchas.

Además de esto, desde el Ministerio de Sanidad se apuesta mediante iniciativa por la reducción del tabaquismo, la promoción de actividad física y la alimentación sana, el empoderamiento de la ciudadanía en salud cardiovascular y la mejora del control de la hipertensión arterial. Asimismo incluye propuestas de mejora en diagnóstico precoz, atención sanitaria en red, unidades multidisciplinares y de rehabilitación cardiaca.

El documento se ha aprobado unánimemente del Comité Institucional formado por representantes de todas y cada una de las CCAA y urbes autónomas, y asimismo del Comité Científico, del que forman parte distintas sociedades científicas.

Sin embargo, ciertas como la Sociedad De España de Cardiología (SEC) han criticado esta iniciativa, demandando que no se quede “en papel mojado”. «Es muy ambiciosa, mas no deseamos que pase como con el Plan de Cardiopatía Isquémica, del que solo una mínima parte se realizó. Por esto, la SEC se pone a la predisposición del Ministerio de Sanidad para asistir a que se lleve a cabo”, han apuntado.