Tras meses de presiones para bajar la carga fiscal de la luz a través del IVA, el presidente Pedro Sánchez cede.

El Gobierno anuncia una bajada del diez por ciento al cinco por ciento para la luz en el Consejo Excepcional de este sábado, que aprobará un nuevo bulto de medidas contra la crisis inflacionaria debida a la Guerra de Ucrania.

Todo ello llega pocas horas tras el trastazo electoral de los partidos de izquierda en las elecciones andaluzas del domingo, que ha puesto al Gobierno manos a la obra para trabajar de manera inmediata en la contestación social a su administración.

Frente al descontento y malestar general por la subida continua de los costes de la energía, tanto de la luz como de los carburantes o el gas natural, Sánchez finalente ha cedido a las solicitudes de usuarios y partidos de la oposición y bajará el IVA de la factura eléctica. Esta bajada era, por poner un ejemplo, una de las propuestas que le hizo a Sánchez el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, en su conocida primera asamblea en Moncloa.

Anuncio en la sesión de control

Sánchez anunció esta bajada en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de hoy miércoles, situándola el sábado, en el Consejo de Ministros excepcional donde asimismo se aprobarán las medidas explicadas el día de ayer martes, a lo largo del Consejo ordinario semanal.

El presidente solicitó a los partidos del Parlamento que apoyen las nuevas medidas y culpó al enfrentamiento en Ucrania de esta subida de costos a la que asegura haber puesto freno con ciertas medidas, mas deficientes.

Últimamente se puso en marcha la ‘salvedad ibérica‘, por la que España y Portugal pueden encontrar el coste del gas que se emplea para la producción de energía eléctrica, mas apenas ha supuesto un descenso en la factura real, y además de esto hay que indemnizar a las gasísticas por ese encuentre del costo de la materia prima.

En este nuevo decreto con el plan anticrisis se prorrogarán a lo largo de tres meses más las presentes medidas como la rebaja de veinte céntimos de euro por litro de comburente, aparte de ayudas directas al ámbito del transporte, el campo ganadero o la prohibición de subir alquileres sobre el dos por ciento . Además de esto, se sostendrá el aumento del quince por ciento del ingreso mínimo vital y el incremento de adjudicatarios del bono eléctrico.

Por su lado, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, plantea además de esto una subida de diez puntos del impuesto de sociedades a las eléctricas (del veinticinco por ciento al treinta y cinco por ciento ) y un talón de trescientos euros a las personas «más golpeadas por la crisis».