Durante la primavera se acrecientan algunos problemas relacionados con la salud de la mujer. Aquellas mujeres que sufren de colon irritable, de cistitis de picor vaginal o las que están pasando por el período de la menopausia pueden ver cómo su calidad de vida y su salud se ven empeoradas debido al calor.

Las mujeres deben cuidar de su salud durante todo el año. Pero es cierto que en la época primaveral se dan determinadas circunstancias que hacen que algunas dolencias o patologías se incrementen. El calor, las piscinas, la comida, etc., pueden ser amigos y aliados de días estupendos, pero también pueden ser la causa de que algunas molestias se acrecienten. ¿Cómo solucionarlo? Si se padece de colon irritable, de cistitis, de picor vaginal o se está pasando por la menopausia estos consejos pueden ayudar a aliviar los síntomas. 

Colon irritable

El síndrome de colon irritable o intestino irritable es un trastorno crónico del aparato digestivo que genera molestias abdominales, así como variaciones en la periodicidad o consistencia de las deposiciones. En las épocas de calor, como pueden ser la primavera y el verano se suele comer más fuera de casa, se utilizan las salsas para muchos platos y estas circunstancias hacen que sea más sencillo sufrir de indigestiones o de gastroenteritis. Si esto ocurre la mujer con colon irritable verá cómo los síntomas de su patología empeoran. 

El colon irritable es un trastorno crónico, por lo que no tiene cura, pero sí que se pueden mejorar sus síntomas. Cuando se alcanzan síntomas de intensidad moderada es importante tomar un suplemento alimentario como los probióticos, que ayudan a mejorar la salud intestinal actuando en el microbiota.

Menopausia 

La menopausia, lógicamente no es una enfermedad ni un trastorno de la salud, es una situación en la vida de la mujer que puede durar meses o un par de años. Mientras se sufre la menopausia el cuerpo de la mujer va cambiando hormonalmente y uno de los síntomas más frecuentes de esta nueva situación son los sofocos, producidos por la reducción de la producción de estrógenos. Si bien no es una situación estacional ni relacionada con los cambios de estación o de tiempo, es cierto que los calores del verano no ayudan si la mujer sufre de sofocos. Para ayudar a la mujer a eliminar los síntomas o sofocos en este período de su vida tan cambiante es interesante tomar algún complemento alimenticio que tenga efecto antioxidante, neuroprotector y cardio protector.

Cistitis

Hay mujeres que sufren de una dolencia muy desagradable que hace que eviten en la mayor parte de los casos la inmersión en piscinas. Se trata de la cistitis recurrente. Esta patología consiste en una infección de la vejiga y la uretra que se acompaña de dolor e inflamación. Hay mujeres más predispuestas que otras a sufrir de cistitis y por ello suelen evitar las piscinas, los baños en playa y los bañadores húmedos. Para ayudar a prevenir y tratar esta infección es interesante tomar un producto que lleve en su formulación Extracto de Arándano Rojo, D-Manosa y probióticos específicos intestinales. 

Picor vaginal

Otra de las patologías que más mujeres sufren es el picor vaginal, que además se incrementa en la primavera y el verano con el calor, al ser una zona húmeda, y también con la práctica sexual. Si se sufre de picor vaginal hay que saber que este prurito está causado por la inflamación de la mucosa de la vagina y de la piel que la recubre. Para tratar de forma efectiva el picor se puede tomar un producto sanitario que actúe de forma simultánea tanto para el picor vaginal, el prurito, la vaginosis bacteriana y la candidiasis vaginal. Podría ser un probiótico de uso vaginal en forma de cápsulas que ayuda a poner fin a estas infecciones recurrentes. Igualmente es importante utilizar ropa de algodón para una transpiración adecuada y evitar la humedad en la zona.