Las nuevas tecnologías imponen nuevas fórmulas para presentar proyectos, trabajos o ideas de negocio, pero a pesar de que este término de nuevas tecnologías pueda ser considerado como un cajón de sastre, pues en él se incluyen procesos o sistemas que nos acompañan ya desde hace más de 20 años, en él sigue teniendo cabida el formato power point de presentaciones.

Te mostramos algunos consejos útiles para que las presentaciones no sean aburridas y puedas incorporar en ellas ilustraciones, infografías, contenido de relevancia y herramientas para captar la atención de la audiencia. La primera de esas recomendaciones es clave, plantillas power point profesionales.

Plantillas que sean originales y estén bien adaptadas al contenido

Diseñar una presentación de power point puede suponer todo un suplicio si hay que hacer todo el trabajo. A pesar de que la informática ya no es como en los inicios, donde había que programarlo todo y era prácticamente un ejercicio de creación desde la nada, todavía así sigue siendo muy comprometido diseñar los colores a elegir, los fondos y las texturas, especialmente si no se tienen muchas dotes para el diseño gráfico.

Muchas páginas web ofrecen plantillas gratuitas de power point que están pensadas para transmitir distintos tipos de contenidos: educación, tecnología, aspectos económicos, gestión de organizaciones… y que incluyen gráficos, mapas, infografías, organigramas. Estas plantillas son personalizables en muchos casos.

Elección de tipografía acorde a los mensajes que se plasman desde la pantalla

Times New Roman, Calibri, Arial o Helvética son fuentes estándar muy utilizadas, incluso Comic Sans, con todas las suspicacias que presenta. Las primeras son elecciones muy habituales porque ofrecen sensación de seriedad y buena legibildiad.

Sin embargo, si lo que buscamos es ir más allá, transmitir otras emociones y captar más interés en la audiencia, en el espectador, se puede optar por otras fuentes menos frecuentes. Algunas como Tititllium o Roboto quedan muy profesionales, y si no son de tu gusto, la alternativa pasa por acudir a Google Fonts donde podrás escoger entre decenas de tipografías diferentes, totalmente gratuitas, para darle un buen aspecto a tu contenido.

La información puede ser transmitida a través de otras fórmulas

El tipo de fuente es clave, porque los mensajes que se lanzan en las presentaciones, al menos la mayoría de ellos, son en formato texto. Por otro lado, existe otro tipo de información que puede ser revelada acudiendo a otros procesos, como por ejemplo la iconografía visual.

Una presentación en power point no es un informe completo donde se presenta un proyecto, una tesis doctoral, un trabajo de fin de grado o una idea de negocio, sino que sirve como documento que sintetiza algunas de esas ideas de manera más gráfica y visual. Pero este motivo, sacar partido la iconografía, los emoticonos e incluso memes y gifs, sin dejar de lado gráficos, infografías e imágenes que muestren estadísticas, ayudará a realzar las ideas.

Sacar partido del contenido audiovisual

Ya se ha propuesto en el punto anterior el uso de imágenes y vídeos, contenido audiovisual, como una herramienta de gran ayuda. No obstante, más allá de acudir a contenido propio, con las imágenes, también con vídeos e incluso con sonidos, se puede utilizar internet como un recurso muy valioso, pies existen portales dedicados a la fotografía donde se alojan imágenes de uso libre, con alta resolución y de muy buena calidad.

Estos bancos de imágenes pueden dar un toque muy profesional a la presentación, y lo mismo sucede con bibliotecas de sonidos. Muchos creadores de contenido en internet, en plataformas como YouTube o Twitch, acuden a estos espacios por su amplia presencia de contenido. En el caso de las bibliotecas de sonidos, algunas de ellas son de pago, pero presentan versiones también gratuitas.

Cuidado con el uso de animaciones y cortinillas

El último consejo es transversal a todos los demás. La idea es hacer una presentación que sea profesional, pero al mismo tiempo amena, pues así se logrará captar el interés de quien la consume.

Las animaciones son una fórmula que presenta power point y otros programas similares para ofrecer ese contenido de una manera diferencial. A priori parece una buena idea hacer uso de ellas, al igual que de las cortinillas (los traslados entre diapositivas), pero cuando se usan en exceso, la sensación generalizada es que acaban mareando a la audiencia, pues pierde el orden de lo que se está narrando.

Esta recomendación aplica igualmente al resto, la idea general es mostrar el contenido de manera concisa, muy clara y con elementos distintivos que ayuden a captar el interés de quien ve la presentación. Pero un exceso de información, gráficos, imágenes y animaciones puede derivar un efecto contraproducente, hasta de hartazgo. La clave es el equilibrio.