Para Unidas Podemos la Ley Ómnibus es la «Ley Monopoly» y no debería ver la luz, razón por la que conminan con llevarla al Tribunal Constitucional. En cambio, para la presidente de la Comunidad de la villa de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, esta regla fortalecerá la economíal ya que rebajará las «trabas burocráticas» de los inversores que eligan la zona para empezar y desarrollar su actividad empresarial.

La gran disparidad de criterio dada esta regla que pretende aprobar el Gobierno regional se manifiesta en la acritud de las intervenciones. En combate dialéctico, Jacinto define frente a la presidente que esta Ley «es una genuina chapuza, una técnica legislativa sumamente miserable«, una definición que provoca la ira oratoria de Díaz Ayuso. Para ella, irónica, es entendible que partidos nacidos e inspirados por «dictaduras» no puedan comprender la utilidad de leyes como esta. «Deseamos que los ciudadanos sean libres, que puedan salvar su negocio. Ustedes desean frenar el consumo, penetrar en las resoluciones de todos y cada uno de los ciudadanos», responde la líder autonómica.

En todo caso, la amenaza de Unidas Podemos no está aún muy definida. Hace un par de días aseguraban que estudiaban el proceder para un futuro recurso y hoy lo han verbalizado en la sesión de control del Pleno en la Reunión de la capital de España, una sesión en la que se discutirán 3 enmiendas a la totalidad contra la «Ley Ómnibus», presentadas por Más la villa de Madrid, Partido Socialista Obrero Español y Podemos. No obstante, los votos de la izquierda son deficientes para influir en la capacidad legislativa de la cámara y un apoyo de Vox es menos que probable, tras los recientes guiños efectuados por el Gobierno de Díaz Ayuso en lo que se refiere a la creación de una Comisión de Estudio de las bandas latinas y a la auditoría a trescientos millones de subvenciones, ideas acordadas entre PP y su asociado de investidura.

Partido Socialista Obrero Español habla de vinos y Ayuso del muro de Berlín

El líder de los socialistas madrileños, Juan Lobezno, ha pedido a la presidente regional que tome medidas para impulsar la industria vinícola y ganadera de la zona, tras haber visitado en los últimos días múltiples explotaciones de esta clase. Para Lobezno, es esencial que el Ejecutivo elabore un plan para estos campos y le ha preguntado a la líder de la capital de España si «piensa salir de su burbuja y ponerse a trabajar por los madrileños».

La contestación de Díaz Ayuso ha sido concluyentes y en forma de paralelismo. Por una parte, le ha atribuido los inconvenientes de suministros que ya comienzan a apreciarse en las estanterías de los supermercados, debido a la huelga de transportistas y a la ausencia de medidas eficaces por la parte del Gobierno de Pedro Sánchez; por otro, le ha recordado que cuando se cayó el muro de Berlín el planeta vio el resultado de las políticas socialistas: «la nada», lo mismo que en las estanterías.

En este punto, la presidente de la capital española se ha enorgullecido de que la situación en la zona es diferente y mejor que en otras unas partes de España. «Hay un gobierno del PP en alianza con Vox y no uno de la izquierda que está arruinando a las clases medias y singularmente a las frágiles», ha zanjado la presidente.