La irritación ocular es uno de los problemas más incómodos para la vista y se presenta como resultado del contacto entre el ojo y otros agentes externos. El humo, sustancias químicas, la contaminación, cloro, polvo, viento y frío e incluso las pantallas de los ordenadores, son algunos de los aspectos que pueden influir en un ojo irritado o enrojecido.

La constante exposición de la vista a las pantallas de los dispositivos electrónicos es una de las razones que más han desfavorecido la salud de los ojos. Este esfuerzo durante largos periodos de tiempo, no solo puede producir un ojo irritado, las molestias en la superficie ocular también ocasionan fatiga ocular, lagrimeo, sequedad y hasta alteraciones en la visión.

Síntomas de un ojo irritado

Cuando los ojos se irritan, se presentan características muy marcadas que dan a entender que la vista no está en su mejor estado. Cuando los ojos entran en contacto con cualquier agente irritante, estos se enrojecen automáticamente.

El color rojo que predomina en un ojo irritado se da como resultado de que los vasos sanguíneos se dilatan sobre la superficie blanca del ojo. Esta dilatación provoca ardor y una molesta picazón, como si se tuviera un objeto extraño en contacto con los globos oculares.

Es importante reconocer cuando un ojo está irritado y cuando se trata de una infección ocular, para poder obtener el tratamiento adecuado.

Principales aspectos que influyen en un ojo irritado

Existen una gran variedad de aspectos y situaciones que causan un ojo irritado, provocando las molestias y el enrojecimiento de la superficie ocular. Para poder hacer frente a este problema, es necesario conocer las razones que generalmente provocan la irritación ocular.

Factores ambientales

El ambiente y el clima son aspectos que se deben considerar al momento de percibir los primeros síntomas de ojo irritado. Por ejemplo, durante la temporada de verano, el uso de aires acondicionados puede ocasionar que los ojos sufran sequedad.

El ojo seco se presenta cuando el ambiente de dicho lugar acelera el proceso de evaporación lagrimal. Esto puede ser ocasionado por la exposición a sistemas de climatización como la calefacción o ventiladores de techo, entre otros. Por esta razón, las personas de muchos hogares optan por aplicar un par de gotas oftálmicas de Bañoftal ojo irritado para aliviar la alergia estacional, la sequedad ocular y la irritación.

Contaminación

La contaminación es uno de los aspectos que más perjudica a la salud ocular, la cual está expuesta a una serie de agentes dañinos. El humo y otros agentes tóxicos con los que las personas conviven diariamente, provocan molestias y enrojecimientos, afectando a la comodidad y al correcto funcionamiento de la vista.

El polvo, el humo del tabaco o el humo ocasionado por los vehículos son los principales agentes que ocasionan que una persona presente un ojo irritado.

Larga exposición a pantallas

Las personas se han acostumbrado a tener un uso exagerado de sus dispositivos electrónicos, dando como resultado largas jornadas frente a una pantalla. Esta continua exposición afecta considerablemente a la vista, provocando desde irritación hasta pérdida progresiva de la visibilidad.

Es importante no forzar tanto la visión por mucho tiempo y tomar medidas preventivas para poder disfrutar de unos ojos sanos.

Medidas para cuidar los ojos de las irritaciones

Para cuidar los ojos de irritación frecuente, es necesario poner en práctica una serie de hábitos que pueden mejorar la salud ocular. Si se tiene pensado usar dispositivos electrónicos durante una larga jornada, se debe contar con una iluminación adecuada para evitar deslumbramientos que puedan afectar a la vista. Asimismo, es importante procurar que el ordenador o el móvil no se encuentren muy cerca de los ojos, manteniendo una correcta distancia entre los dos.

Por otro lado, el uso de gafas de sol es una excelente opción para cuidar los ojos de los rayos ultravioleta del sol y de distintos agentes, como el humo y el polvo. Con esta protección, las personas pueden desarrollar las diversas actividades de su rutina diaria, evitando problemas de irritación y enrojecimiento ocular.

El descanso de calidad es otra medida de gran importancia que puede garantizar una vista sana, para ello, se debe dormir de 6 a 8 horas diarias. Asimismo, se debe aplicar una buena rutina para el cuidado de los ojos que puede beneficiar para evitar problemas e incomodidades. 

Aunque muchas personas dejan de lado la salud ocular, evitar sufrir de ojos irritados garantizará una vista más eficiente y saludable.