Por MDO/E.P.

El coste medio de la luz en el mercado mayorista va a tocar este miércoles un nuevo máximo histórico, superando la cota de los ciento seis euros por megavatio hora (MWh) tras encarecerse un cuatro con seis por ciento respecto a este martes.

Específicamente, el ‘pool’ eléctrico registrará para mañana un coste medio de ciento seis,57 euros/MWh, pulverizando los ciento 3 con setenta y seis euros/MWh que eran el récord histórico en el mercado hasta mañana y que databan del once de enero de dos mil dos, conforme datos de OMIE.

A lo largo del miércoles el costo de la luz alcanzará un máximo de ciento diez con sesenta y cuatro euros/MWh, al tiempo que el mínimo para la jornada va a ser de cien con ochenta y tres euros/MWh.

Así se aguza la tensión de costes en el mercado mayorista de la electricidad en lo que va de mes de julio, singularmente en esta semana.

Fuentes del campo atribuyen estos máximos a una combinación de factores, como son los costos del gas y de los derechos de emisión de CO2, que marcan la tendencia alcista en el ‘pool’ en los últimos meses, unido a la menor contribución de las renovables en el ‘mix’.

A ellos se une asimismo las elevadas temperaturas en esta semana, que superarán en múltiples lugares del país los cuarenta grados centígrados, que va a llevar a un repunte de la demanda -la energía negociada prevista para este miércoles es de quinientos treinta y ocho gigavatios hora (GWh), en frente de los quinientos treinta y uno GWh de este martes-.

El coste de la energía tiene un peso próximo en la factura de en torno al veinticuatro por ciento, al tiempo que alrededor del cincuenta-cincuenta y cinco por ciento corresponde a los peajes -el costo de las redes de transporte y distribución- y cargos -los costos asociados al promuevo de las renovables, a las extrapeninsulares y las anualidades del déficit de tarifa- y el resto impuestos.

Las oscilaciones en el coste diario afectan a los usuarios acogidos a la tarifa regulada (PVPC), algo más de diez millones, al tiempo que están exentos los que están en el mercado libre -unos diecisiete millones-, en tanto que cuentan con un coste pactado con su compañía.

Bajada del Impuesto sobre el Valor Añadido y suspensión del siete por ciento

El pasado veinticuatro de junio, el Gobierno aprobó un R. D.-Ley por emergencia para reducir los impuestos que se aplican al suministro de energía eléctrica y, con esto, la factura de la luz de los hogares, los autónomos, las pequeñas y medianas empresas y el conjunto de las compañías, que suponen la bajada del Impuesto sobre el Valor Añadido de la luz del veintiuno por ciento al diez por ciento hasta finales del año vigente y la suspensión del impuesto del siete por ciento a la generación eléctrica a lo largo de 3 meses.

En el caso específico del Impuesto sobre el Valor Añadido, se aplica una bajada al diez por ciento hasta final de año para todos y cada uno de los usuarios con potencia contratada hasta diez kilovatios (kW), toda vez que el coste medio mensual del mercado mayorista de la electricidad esté sobre los cuarenta y cinco euros por megavatio hora (MWh).

En lo referente a la suspensión del siete por ciento del impuesto sobre el valor de producción de energía eléctrica, que en dos mil dieciocho se decidió su suspensión temporal a lo largo de 6 meses para contener otra ola alcista en el coste de la luz, va a estar actual a lo largo del tercer trimestre del actual año.

La factura se encarece prácticamente un treinta y cinco por ciento

Pese a estas medidas, la factura de la luz de un usuario medio se ha encarecido un treinta y cuatro con seis por ciento en la primera quincena de julio respecto al mismo mes del año pasado, conforme datos de Facua-Usuarios en Acción.

Conforme estimaciones de la asociación de usuarios sobre la evolución de la tarifa semirregulada (PVPC), de continuar de esta forma las tarifas, la factura mensual se ubicaría en ochenta y cuatro con treinta y cinco euros, un monto del recibo todavía más elevado que el de junio, cuando fue de ochenta y uno con veintisiete euros.

De este modo, con las tarifas de los 15 primeros días del mes en curso, el usuario medio va a pagar veintiuno,68 euros más que en el mes de julio de dos mil veinte, cuando la factura se situó en sesenta y dos con sesenta y siete euros.

La asociación estima que la bajada del Impuesto sobre el Valor Añadido al diez por ciento hasta diciembre mientras que el coste medio del megavatio hora esté sobre los cuarenta y cinco euros ha amortiguado la subida en ocho con cuarenta y cuatro euros. Si se prosiguiera aplicando el veintiuno por ciento , el recibo habría batido todos y cada uno de los récords, alcanzado los noventa y dos con setenta y nueve euros.

De continuar de esta forma las tarifas, el de julio va a ser el tercer recibo más costoso a nivel histórico para el usuario medio. Hasta la data, las 5 facturas más elevadas han sido los ochenta y ocho con sesenta y seis euros del primer trimestre de dos mil doce, los ochenta y siete con ochenta y uno euros de enero de dos mil diecisiete, los ochenta y 3 con cincuenta y cinco euros de septiembre de dos mil dieciocho, los ochenta y dos con trece euros de mayo de dos mil veintiuno y los ochenta y uno con cincuenta y cinco euros de febrero de dos mil veintiuno.