Nuevo curso político en Madrid: de este modo ha alterado la urbe en el último año

Nuevo curso político en Madrid: de este modo ha alterado la urbe en el último año

El Municipio de la capital de España arranca este miércoles el nuevo curso político con el primer Discute sobre el Estado de la Urbe de la legislatura. El equipo de Gobierno va a hacer cómputo del año y presentará la plan de actuación para el próximo con una agenda marcada por la pandemia. Con la capital ‘sitiada’ por el coronavirus, se prevé que José Luis Martínez-Almeida centre sus anuncios en actuaciones dirigidas a revertir el complejo escenario actual, en el que dominan el desempleo, la creciente demanda de ayudas sociales, el nulo turismo y los negocios cerrados.

Por su lado, la izquierda ha avanzado a Europa Press que va a dividir su tiempo entre el tono propositivo y el crítico con reprobación de la administración de la crisis sanitaria por la parte de Isabel Díaz Ayuso de fondo. De esta forma, Rita Maestre, portavoz de Más la villa de Madrid, instará al regidor a «parar de ser un observador» de la actual situación y a demandar a la presidente regional rastreadores y la apertura de todos y cada uno de los centros de salud. Pepu Hernández, su análogo en el Partido Socialista Obrero Español, asimismo recriminará al líder del Partido Popular su «complicidad» con la «errante» política autonómica.

En nada se semeja este septiembre al precedente. La nueva ‘temporada’ política se empieza con la capital de España como epicentro de la segunda ola del virus tras un primer embiste de consecuencias económicas deplorables que se aúnan al duelo por las vidas perdidas. En ciertos distritos, el cuarenta y cinco por ciento de los establecimientos hosteleros no ha podido reabrir, la ocupación hotelera cayó este verano al diecisiete por ciento y pequeños comercios como las librerías de distrito están ahogadas.

En el mes de agosto, la cantidad de parados ascendió a doscientos nueve mil quinientos cuarenta y nueve personas, un veintiocho con ocho por ciento más que exactamente el mismo mes de dos mil diecinueve. Las colas del apetito ya no son tan perceptibles, mas la urgencia social no ha terminado y miles y miles de personas prosiguen en dependencia de la solidaridad vecinal y de las instituciones públicas para cubrir sus necesidades básicas.

POLÍTICA

En el plano político, la crisis del Covid-diecinueve atenuó los escasos, mas sonados, desencuentros entre los asociados de Gobierno. En frente de la pandemia, PP y Ciudadanos apostaron por una unidad que no siempre y en todo momento habían mostrado. La primera discordancia se generó en el amanecer de su orden conjunto por el ‘indulto’ a los turismos C planteado por Almeida en la presentación del nuevo plan anticontaminación municipal, la villa de Madrid trescientos sesenta. La vicealcaldesa, Begoña Villacís, hizo pública su desunión con la vuelta de estos automóviles contaminantes al centro y abrió de esta forma la primera brecha en el pacto.

Tampoco secundó Cs el proyecto de rehabilitación de la Avenida Menéndez Pelayo, que incluía la construcción de un macroparking subterráneo anexo al Retiro con capacidad para mil plazas. El partido no solamente se opuso al plan, sino se alineó con Partido Socialista Obrero Español y Más la capital de España y votó en favor de la retirada de la iniciativa en el Pleno de febrero.

Solo 3 semanas después se dictaminaba el Estado de Alarma y con él se diluían las desavenencias. No solo dentro del Ejecutivo bicolor, sino más bien con la oposición. El contacto entre las formaciones se estrechó y el reproche dio paso a la colaboración. El buen tono solo se rompió para reprochar al regidor su condescendiencia con la administración de Isabel Díaz Ayuso en la administración de la pandemia. A pesar de ello, primó la «fidelidad crítica».

A solicitud de Más la villa de Madrid, el Consistorio puso en marcha en el primer mes del verano la negociación de un pacto de todos y cada uno de los conjuntos políticos para establecer las indicaciones sobre las que pivotaría la restauración postpandemia de la urbe. El siete de julio se firmaban los ‘Pactos de la Villa’, un documento con trescientos cincuenta y dos medidas fruto de un comprensión «histórico».

El Municipio madrileño se comprometió a ejecutar «inmediatamente» el pacto, mas cada iniciativa prosigue un cronograma de aplicación diferente. Sin embargo, ya ha sido incorporada una de las medidas estrella: la tarjeta monedero con la que familias frágiles reciben una asignación para adquirir productos de primera necesidad. Con ella se pretende terminar con las ‘colas del hambre’ que se sucedieron a lo largo de semanas en distritos como Aluche.

ECONOMÍA

Misma voluntad conforme a la desplegada en los ‘Pactos de la Villa’ se requerirá para escribir los nuevos Presupuestos de la urbe. Una operación que, a priori, se antoja difícil. El Consistorio advertía ya en el mes de abril de que debían sentarse a reelaborar las cuentas, mas ha aparcado esta labor. Mientras, ha asumido un fuerte desembolso en rebajas fiscales y en dar cobertura social a miles y miles de familias, a pesar de que los bancos de comestibles de las asociaciones vecinales han ahorrado muchos miles a las arcas públicas.

En el mes de diciembre de dos mil diecinueve, el Gobierno local aprobaba in extremis los Presupuestos dos mil veinte merced a una carambola inopinada. La ausencia de Inés Sabanés en el Pleno de votación por su reciente nombramiento como miembro del Congreso de los Diputados nacional dejó a la oposición sin un voto determinante para superar los ‘síes’ de Partido Popular y Cs y la abstención de Vox. Es posible que Almeida necesite este año un nuevo regalo de Navidad adelantado para solucionar la papeleta.

De momento, su alegato económico se centra en demandar al Ejecutivo central el permiso para emplear «todo el remanente de tesorería» y que la regla de gasto «no se deba cumplir en dos mil veintiuno». A pesar de solicitar hasta la saciedad poder emplear los cuatrocientos veinte millones de superávit municipal para invertirlo en la reactivación de la capital de España, el regidor no admite ahoras las condiciones impuestas por Pedro Sánchez para hacerlo y censura que Hacienda marque «dónde hay que gastarlo».

MEDIO AMBIENTE Y MOVILIDAD

El cómputo del año en materia medioambiental deja un enorme titular: la cancelación de la capital española Central. El pasado veintisiete de julio, el Tribunal Superior de Justicia de la capital española anulaba la medida insignia del orden de Manuela Carmena por «defectos formales». Una resolución judicial inopinada que, en el caso de adquirir solidez, supondría que decayesen las multas impuestas a lo largo de su vigencia.

La APR de Centro había generado un positivo impacto en la capital reduciendo la polución a niveles históricos y transformando a dos mil diecinueve en el mejor año de la década en lo que se refiere a calidad del aire. Sin embargo, el Partido Popular ganó su ‘cruzada’ contra la capital de España Central por fallos en su tramitación. Ya antes, José Luis Martínez-Almeida ya había estrenado las 2 líneas gratis cero emisiones que atraviesan el Centro de la urbe y son parte de la villa de Madrid trescientos sesenta, su estrategia anticontaminación.

Asimismo se ha empezado ya la construcción de parking disuasivos para descongestionar el tráfico en la almendra central y BiciMAD se ha expandido alén de la M-treinta. Más bicis, mas mismos carriles, pues la Alcaldía no ha accedido a la solicitud del colectivo corredor y de ciertos partidos a implantar carriles bicicleta temporales para promover este transporte seguro en temporada de coronavirus.

Asimismo ligado a la capital de España trescientos sesenta, el Bosque Metropolitano ya cuenta con presupuesto y plan para despegar. No obstante, todavía no se ha plantado ningún árbol en la corona verde que envolverá la capital. Sí se ha previsto ya la restauración del Cerro Almodóvar, en Vallecas, primer paso del proyecto que cambiará la periferia madrileña. En sentido opuesto, en pleno corazón de la ciudad, la Puerta del Sol es ya peatonal. Su rehabilitación no se efectuará hasta dos mil veintiuno, mas el tráfico ha sido cortado en los viales que parten del quilómetro 0 y los peatones han ganado cinco.546 metros cuadrados.

URBANISMO Y SEGURIDAD

A pesar de la circunstancia actual, la tramitación de operaciones urbanísticas prosigue su curso y el Pleno de Cibeles dio el ‘ok’ terminante a la villa de Madrid Nuevo Norte el mes pasado de mayo. El cambio en el skyline de la zona norte va a tardar en consumarse, mas la fisionomía sobre el terreno del sur cambiará con el soterramiento de la A-cinco y la creación de un enorme espacio peatonal por donde ahora discurre la vía. El Municipio aprobó en el mes de abril la redacción del proyecto y las obras se han previsto para dos mil veintidos.

En el centro de la urbe prácticamente han concluido las inacabables obras de Canalejas. En verdad, el andamiaje más ostentoso ya ha sido retirado y las calles aledañas lucen su nuevo diseño. Por contra, el resultado de la rehabilitación en curso de la Plaza de España todavía no se atisba. El descubrimiento de los restos arqueológicos del Palacio de Godoy bajo el firme ralentizó la reforma, que además de esto padecerá alteraciones respecto a la idea original y no incluirá el cruce de viandantes diagonal previsto al considerarse «imposible».

Además de esto, el Consistorio asimismo ha debido acometer obras imprevisibles como la adecuación de una parcela en Villa de Vallecas para instalar un centro de acogida de asilados, con barracones prefabricados, frente al incremento exponencial de demandantes de asilo a inicios de año. Por otra parte, una actuación de mayor extensión se está generando en la zona del PaSeo de la Castellana, donde se ha procedido a la demolición del puente de Joaquín Costa frente al peligro de derrumbe inminente.

Además, la crisis del coronavirus ha recrudecido el inconveniente de la okupación y la capital española trata de acorazarse observando los inmuebles municipales tras contabilizar hasta catorce asentamientos ilegales en edificios y solares públicos. On line con plantar cara a esta tendencia, en el último año ha desalojado a los okupas instalados en La Ingobernable y La Dragona. La vigilancia asimismo se ha estrechado en Tetuán y Villa de Vallecas, mas en un caso así para hacer en frente de la criminalidad y a través de cámaras de vigilancia.

Un Pleno semipresencial que va a marcar el rumbo municipal

A buen seguro, muchas de las medidas y actuaciones enumeradas se mentarán, como aciertos o bien fallos, en este primer Discute sobre el Estado de la Urbe del orden. El Pleno se desarrollará de forma semipresencial, con una parte de los concejales siguiéndolo por vía telemática, y con un José Luis Martínez-Almeida que se estrena en estos menesteres no solo como regidor sino más bien asimismo como nuevo portavoz nacional del PP. Una ocasión para anunciar nuevos proyectos y asimismo para conocer el talante con el que la oposición encara el curso político.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *