El Municipio de la capital española ha aprobado un nuevo contrato donde se destinarán cinco,2 millones de euros a llevar comida a domicilio a cuatro mil personas que se hallan en situación de dependencia o bien vulnerabilidad.

Se trata de un servicio orientado primordialmente a personas mayores de sesenta y cinco años que viven solas, que presentan contrariedades para realizar comidas o bien que tienen problemas médicos provocados por algún déficit nutricional. No obstante, esta asistencia asimismo puede ser empleada por menores de sesenta y cinco años que vivan solas o bien que asimismo se hallen en una situación afín de dependencia.

Se entregan platos preparados para calentar en los domicilios con el propósito de ofrecer una dieta proporcionada y variada previniendo situaciones de malnutrición.

En dos mil veinte, coincidiendo con la crisis sanitaria, el servició recibió un diecisiete por ciento más de usuarios, lo que quiere decir que cuatro mil doscientos sesenta y tres personas precisaron este servicio. Aun, esta cantidad aumentó a un cuarenta por ciento en los meses de confinamiento.

De estos usuarios, trescientos ochenta y nueve eran menores de sesenta y cinco años, un veinticinco por ciento más que en dos mil diecinueve, debido a su situación de peligro social, discapacidad o bien enfermedad.

Este nuevo contrato está gestionado por el Área de Familia, Igualdad y Bienestar Social y se hará desde el 1 de diciembre de este año hasta el treinta de noviembre de dos mil veinticuatro, si bien se va a poder prorrogar 2 año más. En lo que se refiere a su capacidad, la portavoz del Gobierno municipal, Inmaculada Sanz, ha indicado que el servicio va a poder ofrecer en torno a ochocientos menús de año en año.

Además de esto, se prevé que este servicio pueda ir incrementando en un cinco por ciento más su capacidad todos los años. Hasta el mes pasado de mayo, el municipio había atendido a tres mil ochocientos treinta personas dadas de alta.

El propósito del servicio es que prosiga sirviendo a las personas mayores de la capital española, como hasta el momento, pues garantiza la cobertura de necesidades básicas de nutrición en personas que no las pueden cubrir de otra forma.