En el momento en el que montamos un negocio el dinero no nos sobra, de forma que hay que recortar en algunas partidas para centrarnos en aquellas más importantes como pueden ser la publicidad, la contratación de personal, etc.

De esta manera, los muebles de oficina de segunda mano nos ayudan a amueblar un lugar que es necesario, pero del que no suele depender el dinero que se gana en la empresa.

Se pueden encontrar todo tipo de muebles de ocasión

Unos negocios abren y otros cierran, por lo que muchos venden sus muebles de oficina a empresas especializadas, lo mismo que hacen compañías que han decidido remodelar sus espacios de trabajo.

Por eso, en estas tiendas se puede encontrar de todo como sillas giratorias para oficinas, armarios o cualquier tipo de mueble que sea común en estos espacios, pudiendo llegar a adquirir en este mercado de ocasión todo lo necesario.

Antes de venderlos los muebles pasan por un proceso de revisión

Lo normal es que los muebles de oficina no estén muy maltratados, pero a pesar de eso las tiendas online que los venden siempre los revisan con el fin de arreglarlos o incluso de restaurarlos si es necesario.

Esto nos permite la compra de archivadores de segunda mano que están nuevos y mesas para despachos que parecen recién estrenadas en muchos de los casos o con pequeñas marcas en las que nadie se fija en otros.

Nos dejan probarlos durante varias semanas

Cuando compramos algo de segunda mano siempre tememos que el producto no funcione bien, aunque en el caso de los muebles de oficina hay poco lugar para los fallos al tratarse de materiales muy simples en la mayoría de los casos.

Quizá, las sillas son las que pueden dar algunos problemas al ser muebles que se utilizan mucho, pero lo cierto es que las webs que las venden seleccionan las mejores e incluso les hacen algunos arreglos.

De todas maneras, suelen dar un periodo de alrededor de un mes para que probemos todo lo que hemos comprado en nuestra oficina, pudiendo pedir la devolución del dinero si no estamos conformes.

¿De qué ahorro estamos hablando?

El porcentaje de ahorro varía mucho dependiendo de los muebles que vayamos a comprar, la tienda en la que los pidamos, etc., pero en algunos casos nos vamos al 70 % algo que es muy visible en el caso de las sillas ergonómicas, las cuales pueden superar los 600 euros por unidad si queremos una de calidad.

Aunque los porcentajes sean menores, pongamos una media de un 40-50 %, el ahorro que obtenemos es enorme y nos vendrá muy bien para hacer caminar el negocio sin tener que dedicar una gran parte del presupuesto a los muebles de oficina.

Aquí podemos ir jugando con las calidades, que no serán las mismas si recibimos a clientes en la oficina que si solo estamos nosotros o nuestros empleados, pues en este último caso hay que optar por la funcionalidad dejando el lujo o la apariencia a un lado.