Tras seis meses bajo el último estado de alarma decretado por el Gobierno para combatir al coronavirus, España vuelve a la ‘nueva normalidad’ y se despide en muchos territorios del toque de queda, los cierres perimetrales y las asambleas limitadas. Una ‘libertad’ que muchos han festejado en diferentes urbes españolas saliendo a la calle de noche saltándose las medidas sanitarias que las autoridades han pautado tras la caída del estado de alarma.

la capital española, Barna, Málaga, Salamanca…miles de personas de diferentes urbes se concentraron en las calles para celebrar tomando el fin del estado de alarma y lo hicieron de una manera que muchos han criticado, puesto que no se respetaba la distancia de seguridad y muchos jóvenes se aglutinaban sin mascarillas.

En la villa de Madrid, tal era la cantidad de gente que se estaba aglutinando en la Puerta del Sol y en las calles aledañas, que la Policía debió desocupar la zona. Mas las concentraciones se han sucedido por todo el centro de la capital, en zonas como Malasaña o bien la Plaza del dos de mayo.

En Barna asimismo se han vivido grandes concentraciones de personas en las zonas más en el centro de la urbe y a pesar de que allá sí hay límite de asamblea de seis personas tanto en exteriores como interiores, los Mossos no han podido impedir las aglomeraciones de jóvenes tomando sin respetar la distancia y habitualmente tampoco llevaban la mascarilla, que prosigue siendo de empleo obligatorio en todo el país.

Las redes sociales revientan contra estas conductas incívicas

Las redes sociales se hicieron eco velozmente de estas conductas que la mayor parte calificaron de «incívicas» y «ególatras» y los hashtags #FinEstadoDeAlarma y #Subnormales prosiguen siendo las primordiales tendencias en España desde la noche del sábado al domingo nueve de mayo.

Muchos tuiteros han lamentado las imágenes y vídeos de personas de celebración sin mascarilla ni distancia de seguridad y advierten de que si bien el estado de alarma haya finalizado el coronavirus prosigue.

El personal sanitario ha sido de los más críticos con estas aglomeraciones y han presagiado una nueva oleada si las conductas incívicas como las que se han vivido a lo largo de la madrugada del sábado prosiguen produciéndose.