Miles y miles de animalistas en todo el país demandan el fin de la caza

Miles y miles de animalistas en todo el país demandan el fin de la caza

Miles y miles de personas han salido a la calle este domingo en la capital española y en otras treinta y ocho urbes para demandar y tambiénl fin de la caza y el empleo de perros en esta práctica -específicamente galgos, sabuesos, setters o bien pointers, las razas más escogidas por los cazadores-, que después son maltratados y muchas veces asesinados o bien abandonados hasta su muerte.

La Plataforma ‘No a la caza’ ha sido la responsable de reunir a estos amantes de los animales con la meta de conseguir que se cree una ley de protección animal que vele por estos canes.

«Solicitamos el fin de la caza con galgos y con otros perros de caza, que tras la época de caza son abandonados, ciertos tirados a pozos o bien acantilado», ha señalado a Europa Press el portavoz de la plataforma, David Rubio.

Rubio ha denunciado que la cantidad de perros abandonados tras terminar la temporada de caza asciende a doce, todos «víctimas de la barbarie» que acarrea «la más atroz de todas y cada una de las modalidades cinegéticas».

«No es aceptable hacerlo en un Estado donde el lobby cinegético impone su negocio o bien donde la tercera fuerza parlamentaria pretende implantar la caza o bien la tauromaquia como asignaturas de curso en los institutos, y se empeña en perseguir todo lo que discuta la supremacía del hombre blanco occidental, entendiéndose el substantivo en su doble significado de género y especie», asegura la Plataforma en un manifiesto, en el que se refiere a Vox sin mentarles de manera directa.

«Desde cualquier perspectiva, en este principio de milenio, carecen de disculpa actividades humanas con fondos y formas del Medievo«, destaca la plataforma, que asimismo llama a la caza «negocio, muerte, sangre, tortura, sexismo», como «deterioro de la naturaleza, atentado contra la vida salvaje, símbolo del abandono del medio rural, el peor de los clasismos» y «ruidos de disparos delincuentes donde ya antes dominaba el silencio».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *