Por MDO/E.P.

El Conjunto Municipal Más la villa de Madrid va a llevar al Pleno de la Junta de Distrito de Chamartín del próximo miércoles, día doce, una propuesta a fin de que un parque del distrito de Hispanoamérica lleve el nombre de la actriz madrileña Verónica Forqué, últimamente fallecida.

Específicamente, el conjunto municipal propondrá que un parque que hoy día no tiene nombre y está próximo a la calle Víctor de la Serna, donde radicó la actriz ganadora de 4 Premios Goya, pase a llamarse como la protagonista de películas como ‘¿Qué he hecho yo para merecer esto?’, ‘Matador’ o bien ‘Kika’.

Esta propuesta ya ha recibido el apoyo de María Iborra Forqué, la hija de la actriz y directiva, como de actores como Juan Echanove y Gabriel Garbisu o bien vocalistas como Ana Belén y Víctor Manuel y Miguel Ríos.

Del mismo modo, han trasladado su respaldo a esta iniciativa otras personalidades como la cronista y escritora Maruja Torres; la cineasta Arantxa Aguirre; la presidente de la Asociación Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA), Cristina Andreu, la Unión de Actores y Actrices y asociaciones y mercaderes de la zona.

«Verónica Forqué es una actriz indispensable de la cultura de este país, nos ha hecho gozar en cine, series y teatro. Como vecina de Chamartín, pensamos que el mejor homenaje es que ciertos parques del distrito en el que vivió lleve su nombre y la urbe la sostenga de esta forma su recuerdo», ha protegido la concejal de Más la capital de España Mar Barberán.

La actriz Verónica Forqué murió el pasado trece de diciembre a los sesenta y seis años, a lo largo de los que forjó una trayectoria profesional que engloba más de ochenta personajes en cine, teatro y TV. En la década de los años ochenta afianzó su despegue en el cine de España en la comedia merced a su papel en ‘¿Qué he hecho yo para merecer esto?’ de Pedro Almodóvar, seguido de otros papeles relevantes en películas como ‘Kika’, ‘Bajarse al moro’, ‘Sé infiel y no mires con quién’ o bien ‘El año de las luces’.

El suicidio de la actriz ha servido para visibilizar el inconveniente de la salud mental que padecen miles y miles de personas y para llamar a las cosas por su nombre. «La salud mental es un tema sin solucionar a nivel institucional. No disponemos de medios precisos para advertirlo ni para ofrecer tratamientos o bien cuidados que eviten el suicidio. Esta es una realidad que llega y toca a todos y cada uno de los estratos y campos. Sentimos la pérdida de Verónica con lo que fue y significó para nuestra sociedad y por no haber estado a la altura para poder eludir», ha señalado la edil de Más la capital española.

En todo caso y alén de la causa de su fallecimiento, desde el conjunto municipal de Más la capital de España han protegido que «su aportación a la cultura, al cine y el teatro merece un recuerdo permanente en el espacio público» madrileño que «plasme su inventiva a la memoria colectiva».

El Pleno de Cibeles aprobó el mes pasado de enero dedicar una calle en la capital a la actriz madrileña, si bien no trascendió donde se situará exactamente la misma.