Tras prácticamente un año sin poder salir de sus viviendas a raíz de la pandemia, los primeros mayores inmunizados en estos centros de la villa de Madrid han podido regresar a gozar de la cultura. EDP ha querido festejar el segundo aniversario de su patrocinio del Teatro EDP Gran Vía con una función teatral exclusiva para prácticamente doscientos mayores y cincuenta cuidadores de treinta y seis viviendas de los conjuntos Los Nogales, Sanitas, Eulen, DomusVi, Orpea, Amavir y Asispa.

Tras la puesta en marcha del protocolo de flexibilización de salidas, los mayores han gozado de esta primera salida de las viviendas y de la función protagonizada por el humorista Santi Rodríguez.

“Desde EDP deseábamos festejar el segundo aniversario de nuestro teatro de una forma singular. No se nos ocurría mejor manera de realizar esta celebración que ofreciéndoles la ocasión de gozar de la cultura a aquellos que más han sufrido a lo largo de la pandemia”, han subrayado los impulsores de la iniciativa.

El Teatro EDP Gran Vía es el primero que convierte la energía de las personas en energía eléctrica para una causa solidaria. Los aplausos, vítors y risas producidos por las personas mayores que han asistido a la función han sido captados por un sistema que recoge las vibraciones en decibelios y los ha transformado en kWh para donarlos a la Organización no Gubernamental Adopta Un Abuelo. Concretamente, la donación se ha destinado a sesenta becas para pequeños y adolescentes de institutos públicos que participarán en el programa de acompañamiento de veinte personas mayores de viviendas por medio de cartas, hablas y video llamadas.