Por MDO/E.P.

El Municipio de la villa de Madrid no denunció la presunta estafa de los dos empresarios que cobraron comsiones infladas en la adquisición de material sanitario, una parte imperfecto, para el Consistorio en lo peor de la pandemia pues en las diligencias anteriores de la Fiscalía no se puede comparecer puesto que la instrucción no lo deja.

Lo ha explicado este jueves el regidor de la villa de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ya antes de participar en la procesión de la Fraternidad de Jesús Penitente el Pobre y María Muy santa del Dulce Nombre. «No es una cuestión que esté a nuestro libre arbitrio. Si estaba a nuestro libre arbitrio presentarnos solamente abrirse la demanda, y lo hicimos», ha remarcado.

Flanqueado por la encargada del Área de Portavoz, Seguridad y Urgencias, Inmaculada Sanz, y el encargado del Medio Entorno y Movilidad, Borja Carabante, el regidor ha atendido a los medios a los que había citado para aclarar las últimas informaciones surgidas sobre el sumario del caso.

El regidor ha explicado que la Fiscalía pidió al Consistorio en el último mes del año de dos mil veinte información sobre el contrato, y ya en el mes de febrero de dos mil veintiuno llamó a testificar a la encargada de compras. «No teníamos más nueva ni información de lo que se estaba estudiando, mas sí llamamos a los conjuntos de la oposición, la persona que fue a testificar llamó a los conjuntos», ha señalado.

Almeida ha reiterado que llamó por teléfono a Luis Medina el veintiseis de marzo para darle las gracias la donación de doscientos ochenta y 3 mil mascarillas al Consistorio, un par de días tras subscribir el contrato, con el voto en favor de todos y cada uno de los conjuntos municipales, el veinticuatro de marzo. Además de esto, ha puesto de relieve que en su declaración frente al fiscal afirma no conocer al regidor. «Afirma que al regidor no le conoce de nada, que no ha tenido contacto con el regidor. No me conoce», mantiene.

Sobre las posibles responsabilidades políticas en un caso así, el regidor ha vuelto a proteger que la Fiscalía Anticorrupción ha exonerado al Municipio de la capital de España y sus responsables sobre cualquier género de participación en la trama que estudia. «¿De veras debo renunciar por ser víctima de un delito?», ha planteado para incorporar «Yo no tengo la costumbre de solicitar la renuncia a quien ni tan siquiera ha sido encausado».

«Creo que la Fiscalía ha estado estudiando a lo largo de diecisiete meses, con una instrucción de más de tres mil folios con pruebas en las que la Fiscalía ha exonerado al Municipio de la capital de España y a cualquier responsable, y la oposición ha decidido que acá el culpable no es el que estafa sino más bien el engañado. La izquierda pretende que dimita aquel que no guarda relación con los hechos. La Fiscalía afirma que no tenemos ninguna responsabilidad», ha insistido Almeida.

«Vamos a cumplir con nuestra obligación, mas no me pregunte a mí si debo renunciar, pregúntele a Mónica Oltra si por encubrir abusos sexuales de su marido va a renunciar. Pregúntele a Sánchez si pues los máximos responsables de compras estén encausados va a renunciar.
El regidor, que no está encausado, que es víctima de un delito, debe dimitr, mas Sánchez con sus 3 máximos responsables de compras no debe renunciar», ha zanjado.

Maestre cuestiona que no se les informara sobre la supuesta estafa

La portavoz de Más la capital española en el Municipio, Rita Maestre, ha planteado al regidor por qué su equipo de gobierno no denunció la supuesta estafa y por qué «no han informado» a los medios, oposición y ciudadanía cuando había «una investigación abierta en Fiscalía» desde «hace algo más de un año».

«El pueblo de la villa de Madrid ha perdido la capacidad de tener un regidor o un Municipio que defienda sus intereses. Almeida y su equipo de gobierno sabe hace algo más de un año que hay una investigación abierta en Fiscalía. No han informado«, ha denunciado Maestre en declaraciones a La Sexta.

Maestre asimismo ha pedido explicaciones al regidor sobre por qué los empresarios Luis Medina y Alberto llegaron por medio de «un canal preferente» a la contratación del Municipio de la capital española.

«¿Por qué se escogió esta oferta del resto? Tenían la capacidad y la información de todas y cada una de las ofertas de distribuidores y compradores que llegaban al Municipio. Escogieron la más cara y la que tenía peores condiciones», ha denunciado.