El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado este lunes la disolución de las Cortes y la convocatoria de elecciones adelantadas para el trece de febrero. La resolución se ha comunicado tras «deliberarlo anteriormente en una junta extraordinaria de la Junta» y se publicará este martes en el Folleto Oficial de Castilla y León. También, el líder del Partido Popular ha renovado el Ejecutivo regional, dando salida a los miembros de Ciudadanos con los que hasta el momento conformaba un Gobierno en alianza y con los que cree que ya no precisa para asegurar su gobernabilidad.

A través de los pertinentes pacto, Mañueco ha cesado a los 4 consejeros de Cs, incluyendo el ya exvicepresidente, portavoz y consejero de Trasparencia, Acción Exterior y Ordenación del Territorio, Francisco Igea. Han sido depuestos de su cargo asimismo la consejera de Empleo y también Industria, Ana Carlota Amigo; la consejera de Sanidad, Verónica Casado; y el consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega.

La portavocía del gobierno va a ser ejercida por el consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, quien asimismo aceptará las funciones de la Consejería de Empleo y también Industria. Las competencias de la Consejería de Trasparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior las ejercitará el Consejero de la Presidencia y la Consejera de Educación, por su lado, integrará provisionalmente las competencias de la Consejería de Cultura y Turismo. De este modo, el único nombramiento lo forma el del procurador ‘popular’ Alejandro Vázquez Ramos como nuevo titular de la Consejería Sanidad.

Las perspectivas electorales son ahora positivísimas para el Partido Popular en Castilla y León, que perdió las elecciones en dos mil diecinueve, comicios en los que el Partido Socialista consiguió la victoria en las urnas con treinta y cinco escaños, mas la suma de los veintinueve del Partido Popular y los trece de Ciudadanos supusieron retener el gobierno de la Junta para el centro-derecha. Vox tiene un escaño.

Otro motivo para el adelanto electoral es que para regir hoy en día asimismo precisa de Vox y de un partido minoritario,Por Ávila (XAV), cuyo escaño tiene poder decisorio tras los inconvenientes con Ciudadanos -ya no maneja a una miembro del Congreso de los Diputados- y también iba a condicionar la aprobación de los Presupuestos autonómicos para dos mil veintidos.

Mañueco recibe el apoyo de Ayuso

Mañueco emula de esta manera a su compañera de partido, Isabel Díaz Ayuso, quien asimismo rompió su acuerdo de gobernabilidad con Ciudadanos a inicios de este año, convocando elecciones en la Comunidad de la capital española el pasado cuatro de mayo. Unos comicios que dejaron fuera de la Reunión regional al partido de su asociado, Ignacio Aguado. La presidente madrileña ya ha manifestado su apoyo a su análogo en la Junta de Castilla y León. «Cuenta conmigo», ha escrito en un breve mensaje en Twitter tras conocerse la nueva.

La vicealcaldesa de la capital y organizadora de Ciudadanos en la capital española, Begoña Villacís, ha cargado contra la convocatoria de elecciones en la zona castellanoleonesa. «La fidelidad el día de hoy se paga con deslealtad. Por comenzar a llamar las cosas por su nombre», ha manifestado mediante Twitter, donde ha trasladado su apoyo a Francisco Igea. La líder ‘naranja’ se ha referido de esta manera al intento de petición de censura impulsado por el Partido Socialista Obrero Español en el mes de marzo, que no prosperó por la negativa de Cs.

Por su lado, el secretario general de Vox y portavoz de la capacitación en el Municipio de la capital de España, Javier Ortega Smith, ha presagiado que «Vox va a entrar fuertemente incontenible en las Cortes de Castilla y León», de modo «que al fin los castellanoleoneses tendrán un conjunto potente para contrarrestar las políticas de la izquierda, para decirle a Mañueco que es el mejor heredero, el testaferro y gestor de las políticas de izquierdas».