Por MDO/E.P.

El Parlamento Europeo ha aceptado a trámite la petición efectuada por la Asociación de Vecinos El Organillo, en el distrito de Chamberí, a fin de que investigue el estruendos en la calle Ponzano. «Hemos pedido que investigue las transgresiones de derechos que por efecto del estruendos sufrimos en la capital de España y que revise la directiva sobre protección del estruendos a fin de abordar la polución acústica asociada a las actividades recreativas», ha explicado la asociación vecinal en sus redes sociales.

El Organillo lleva un buen tiempo en pie de guerra contra el Municipio por el estruendos de las terrazas y locales de hostelería en el distrito normalmente y en esta calle en particular. La vía judicial asimismo la exploraron el mes pasado de noviembre cuando interpusieron un recurso contencioso-administrativo contra el Consistorio por su «inactividad» y en defensa de los derechos esenciales. El recurso demandaba que se procediese inmediatamente a la retirada de todas y cada una de las terrazas autorizadas excepcionalmente en la calzada o en la acera «por haber desaparecido la situación que las motivó».

Apuntaban asimismo a limitar el horario de funcionamiento de las terrazas de Chamberí hasta las veintitres horas, como limitar los horarios de funcionamiento de las actividades recreativas nocturno hasta el momento en que los niveles sonoros ambientales sean aceptables.

El contencioso, interpuesto por la asociación y 3 vecinos, es un procedimiento de «defensa y restitución de los derechos esenciales de los vecinos, que han sido arrebatados por el Municipio de la capital española desde hace unos años». Específicamente se centraban en el derecho a la amedrentad e inviolabilidad del domicilio, esto es, los dieciocho. 1 y dos de la Constitución.

El Organillo decidió contratar los servicios de una ingeniería acústica a fin de que realizase mediciones de estruendos del 1 al cuatro del pasado mes de octubre. El resultado de esta campaña de mediciones señalaba que los niveles evaluados superan aun los límites pertinentes al área acústica menos sensible establecido en la legislación actual, la de uso industrial.