“La Comunidad de la capital española, desde entonces, hasta el mes de diciembre, no tiene planteado reducir la plantilla. La pretensión de la Consejería de Sanidad es sostener a la mayor parte de los profesionales sanitarios”, afirmaba este miércoles la presidente regional en funciones, Isabel Díaz Ayuso, desde la Reunión de la capital española. Respondía de esta manera a las preguntas de los cronistas sobre el supuesto plan de contingencia para la Atención Primaria de la zona Centro de la capital española que fue publicado por el diario El País, como sobre el Plan de Mejora de la Atención Primaria que sindicatos sanitarios han criticado en las últimas horas.

“Sobre la información que lleva múltiples días dando vueltas sobre el supuesto cierre de centros de Atención Primaria”, afirmaba Ayuso tras recoger su acta como miembro del Congreso de los Diputados en la Cámara regional para la XII Legislatura sobre el plan de contingencia, “la Comunidad de la villa de Madrid no ha dicho nada a este respecto, ni tampoco la Consejería de Sanidad. Ignoramos si de nuevo se trata de un boceto o bien un e mail, mas desde entonces no es nada oficial”, agregaba.

Y es que, conforme publicaba el primer día de la semana el señalado diario, el déficit estructural de la Atención Primaria los próximos 3 meses estivales se eleva a una falta de mil ochocientos profesionales entre Enfermería y Medicina de Familia, a los que se aúnan además quinientos setenta y cuatro plazas de médicos de cabecera y ciento cincuenta de Pediatría sin cubrir. El País apuntó que la solución de la Dirección Asistencial Centro, una de las 6 en las que se divide el área sanitaria de la Comunidad y de la que dependen cuarenta y nueve centros, es proponer una reestructuración por fases en la que el último peldaño supone el cierre de cuarenta y uno de esos centros.

De esta forma, los 8 ambulatorios que quedarían abiertos concentrarían la atención de toda la población que engloban, 1.293.973 personas de los distritos de Latina, Carabanchel, Usera, Villaverde, Chamberí, Distrito de Salamanca, Chamartín y Urbe Lineal, conforme la última memoria de la Gerencia de Atención Primaria. Tal como cita el documento al que ha tenido acceso, “teniendo en cuenta la actual situación, la organización del plan está centrada en aquellas categorías con una situación más crítica (Medicina de Familia y Pediatría), en las que es poco probable la disponibilidad de recursos ante posibles eventualidades”.

Desde la Consejería de Sanidad de la Comunidad de la capital española confirman a Madridiario lo indicado por la líder regional: “El documento al que hace referencia El País es un documento de la Dirección Asistencial de la zona Centro de Primaria de las 7 direcciones asistenciales que hay en toda la zona, y no es un plan de la Consejería de Sanidad”, afirman. Además de esto, apuntan que “se trata de un plan de contingencia que cualquier organización sanitaria dispone para, llegado el momento, encarar una crítica situación y asegurar la asistencia” sanitaria de todos y cada uno de los ciudadanos, como ocurrió con la llegada de la pandemia y con miras a encarar la primera ola del Covid-diecinueve.

Además, desde el área dirigida hasta el instante por Enrique Ruíz Escudero agregan que “hay que resaltar que en estos instantes, frente a la minoración de casos de infección por Covid-diecinueve y creciente cobertura de la vacunación, la Consejería de Sanidad se halla inmersa en la restauración de toda la actividad anterior a la pandemia, incluyendo la presencialidad en todas y cada una de las consultas”. En este sentido, la Consejería de Sanidad señala a Madridiario que el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) está en la actualidad “trabajando en la Mesa Sectorial con los sindicatos en el Plan de Mejora de Atención Primaria, que contempla la adecuación de plantillas, mejoras retributivas y la contratación de más de mil doscientos plazas durante 3 años”, el que está dotado de cerca de ochenta millones de euros.

Plan de Mejora de la Atención Primaria

Exactamente, dicho Plan de Mejora de la Atención Primaria ha sido criticado asimismo esta semana por los sindicatos sanitarios de la Comunidad de la villa de Madrid, los que hallan “insuficiente” la dotación económica -al paso que denuncian que prosigue siendo inferior a la de otras comunidades autónomas- y critian que la propuesta no contempla aspectos tan precisos como el aumento de plantillas para los centros de salud, haciendo referencia a personal sanitario (médicos, enfermeras, especialistas, etcétera) como de administración.

La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de la villa de Madrid (ADSPM) censuraba mediante un comunicado la «deficiente» financiación de setenta y tres millones en 3 años, haciendo hincapié en que en dos mil diecinueve la Atención Primaria madrileña recibía doscientos cincuenta millones de euros menos de lo que le correspondería para homologarse a la media de las Comunidades Autónomas por habitante y año.

En este sentido, desde CC.OO. (CCOO) la capital española señalan a este diario que en pasado año, en el mes de septiembre, el Gobierno regional -entonces de PP y Ciudadanos- anunció “ochenta y tres millones de euros para fortalecer los Recursos Humanos (RRHH) de la Atención Primaria en la zona para el trienio dos mil veintiuno-2023”, una cantidad que entonces vieron como deficiente “a todas y cada una luces”. No obstante, 8 meses después, el boceto del SERMAS “reduce a setenta y tres millones la dotación económica para exactamente el mismo plan”, una cantidad que dista mucho de los “200 millones que consideró CCOO en dos mil dieciocho, ya antes de la pandemia”.

De este modo, meditan que hoy en día la dotación “sería cuando menos de doscientos cincuenta millones los precisos para poder encarar la reforma”, afirman desde el sindicato, quienes además de esto agregan que tratándose de un proyecto que sería alcanzado el año dos mil veintitres, “esta cantidad todavía debería aumentarse sobre los doscientos cincuenta millones de euros”, lo que hace que la financiación actual que plantea el Gobierno regional no suponga ni el treinta por ciento de las necesidad reales de la Atención Primaria.

Para Asociación de Médicos y Técnicos Titulados de la villa de Madrid (AMYTS), el plan “pierde millones por el camino” con respecto a lo indicado en el mes de septiembre de dos mil veinte y también “incumple las promesas firmadas con AMYTS, olvidándose por completo de medidas esenciales para los médicos de Atención Primaria”. Son semejantes las promesas desaparecidas, señalan desde la asociación, que “en septiembre se anunció unos incentivos económicos para retener a los médicos de Familia, pediatras y dentistas de cerca de quinientos euros mensuales por facultativo y ahora charlamos -en el mejor caso al no ser ni equitativo para todos y cada uno de los médicos- de cincuenta y ocho euros para los especialistas de Medicina Familiar y sesenta y dos euros para cada pediatra”.

La diferencia, afirman desde AMYTS, es “abismal y supone un grave incumplimiento” por no cumplir con lo pactado y por provocar “que la capital española prosiga siendo un sitio poco atrayente para nuestros profesionales” que, como afirman, prefieren ser contratados en otras zonas lindantes (como Castilla y León o bien Castilla La Mácula) por el aumento salarial que supone trabajar en ellas respecto a la Comunidad de la capital española. “Durante más de veinte años la Comunidad de la capital de España ha mantenido a sus trabajadores sanitarios en una situación muy precaria y con contratos ocasionales, de 3 meses en 3 meses”, narran desde CCOO a este diario para explicar que alén de lo negativo de esta precarización de los profesionales, la consecuencia ha sido el déficit de sanitarios que amontona la zona.

la capital española tiene un déficit en este sentido que es brutal, que asimismo lo tiene el resto de España mas mucho menos conocido que la Comunidad de Madrid”, señalan desde el sindicato, al paso que afean que el inconveniente se agrave con la carencia de contratación: “CCOO cifró en dos mil dieciocho en más de cuatro mil profesionales el aumento preciso en los Recursos Humanos de la Atención Primaria para lograr una calidad asistencial óptima”, mas la realidad es que el plan presentado por la Comunidad de la capital de España esta semana solo contempla “un refuerzo de plantilla de un máximo de mil doscientos profesionales en los próximos tres años, lo que supone solo dos con setenta y nueve profesionales sanitarios y no sanitarios de media para cada centro”.

En la capital española hay cuatrocientos treinta centros de Atención Primaria, doscientos sesenta y seis centros de salud, ciento sesenta y tres consultorios y 1 centro adscrito, conforme la Memoria del SERMAS de dos mil diecinueve, y conforme señalan a este diario desde el sindicato “se prevé que en los próximos 5 años, un veinticinco por ciento de la plantilla tenga sesenta y cinco años y pueda optar a la jubilación”. En verdad, conforme los datos de la plantilla publicados por el SERMAS, con data treinta y uno de marzo de dos mil veintiuno, en el próximo lustro se van a poder jubilar tres.086 profesionales (dos mil quinientos cincuenta y seis fijos, cuatrocientos cuarenta y siete interinos y ochenta y tres ocasionales), de forma que “el incremento de plantilla que ofrece el Gobierno de Ayuso no cubre ni la tasa de reposición del personal que se jubila”, afirman desde CCOO. No obstante, desde la Consejería de Sanidad señalan a Madridiario que la contratación señalada en el Plan de Mejora de Atención Primera es auxiliar a la que se haga para restituir a los facultativos retirados.

Tintes de “privatización”

Los sindicatos asimismo critican los “tintes privatizadores” que el Plan de Mejora para la Atención Primaria madrileña contempla, y que se concentran singularmente en 2 propuestas: la Creación de central sanitarizada (Call Center) y Proyecto de Emergencia extrahospitalaria (SUAP). Con respecto al primer caso, desde CCOO señalan que todo sugiere que se tratará de “externalizar todo lo referente a los trabajos de Admisión y Administración en los centros de salud dándoselo a una compañía llamada Indra, Moviestar o bien lo que sea”, que en todo caso significan menos puestos que “van a desaparecer del sistema sanitario público”.

Coinciden desde AMYTS, quienes señalan que tanto la “creación de una central sanitarizada y el proyecto de emergencia extrahospitalaria están concebidos para favorecer, de nuevo los intereses privados con dinero público». Por otro lado, para CCOO, los SUAPs “lo que desean es cerrarlos definitivamente” y por ese motivo desde hace año y medio, cuando se comenzó la pandemia, prosiguen cerrados. “Se reordenó a todos esos profesionales en el SUMMA y ahora eso ha provocado que las emergencias asimismo se sobresaturen, pues con la crisis sanitarias las emergencias bajaron mas es que la vida prosigue y eso asimismo implica que las emergencias prosigan estando ahí”, afirman.

Por todo ello, los diferentes sindicatos regionales han rechazado el plan propuesto por el Gobierno regional, tachándolo de «recesivo» y mostrando su apoyo a que desde las instituciones se garanticen “recursos y personal suficiente para la Atención Primaria, como la apertura de todos y cada uno de los centros de salud en su horario frecuente, con exactamente las mismas posibilidades existentes ya antes de la pandemia, y asegurar citas presenciales en ellos en un máximo de cuarenta y ocho horas». Si no se generan cambios significativos en esta propuesta, afirman desde AMYTS, «estimamos que es preciso que trabajadores de la Sanidad Pública y población nos movilicemos contra una propuesta recesiva y privatizadora que atenta de forma directa contra una Atención Primaria de calidad y alcanzable».