Los mercaderes madrileños prevén una caída del cuarenta por ciento en las ventas a lo largo de las rebajas

Los mercaderes madrileños prevén una caída del cuarenta por ciento en las ventas a lo largo de las rebajas

Lejos quedan aquellas imágenes de cientos y cientos de personas aglutinadas en las puertas de los primordiales centros comerciales de la capital aguardando a que los guardas de seguridad, y un movimiento de manivela, diesen por iniciadas las rebajas de enero. Este año, partiendo de las mejores previsiones, el tumulto va a hacer fila de a uno a las puertas de los comercios para eludir hacer saltar por los aires los limitados aforos.

Aunque se espera que esta medida deje realizar compras más meditadas y sosegadas, algo que descuenta encanto y fin a las aguardadas liquidaciones de stock, asimismo se espera que la anomalía de los tiempos no se traslade a este periodo de tiempo comercial. Cuando menos, las nuevas tecnologías y los meses de pandemia han tolerado consolidar las adquieren en línea, que desde hace unos años se vienen imponiendo a las presenciales, dando un respiro a las medianas y grandes empresas.

En la Comunidad de la villa de Madrid, en la que ciertos comercios dieron por iniciada su temporada de rebajas el pasado 1 de enero, va a ser este jueves cuando se inaugure el baile de costos. Conforme los cómputos publicados el año pasado por el Observatorio Cetelem Estacional, los usuarios de la zona gastaron un promedio de trescientos setenta y ocho euros en el primer periodo de rebajas del año, lo que supuso una caída del treinta y tres por ciento con respecto al año dos mil diecinueve, cuando destinaron a sus compras quinientos sesenta y ocho euros de media.

Por contra, equiparado con el gasto medio del total de España, los madrileños gastaron un dieciseis por ciento más, y es que conforme los datos de la encuesta efectuada por Cetelem, las rebajas sostenían su atrayente comercial para los usuarios madrileños. Desde la Consejería de Economía, Empleo y en Competitividad, el consejero del ramo, Manuel Giménez Rasero, ha explicado que de exactamente la misma forma que no ha sido una campaña de Navidad buena, “no serán unas rebajas buenas” pues “las circunstancias sanitarias lo impiden”.

“Seamos realistas”, ha indicado el consejero haciendo previsiones de los datos que dejará esta temporada de liquidación, para la que ha llamado a los “comercios, ciudadanos y trabajadores” a la “responsabilidad y el cuidado con las medidas de seguridad” contra el Covid-diecinueve. No obstante, Giménez ha señalado a los madrileños que “acudan a los comercios de cercanía y a los centros comerciales madrileños, que han desplegado muchas medidas de seguridad” para permitir el desarrollo de las compras con corrección y que, de este modo, “podamos mantener las cantidades de facturación razonablemente”.

Haciendo hincapié en la necesidad del cumplimiento riguroso de las medidas de seguridad, Giménez ha sostenido que a su parecer “desde la responsabilidad de los comercios, los ciudadanos, el consumo consciente y edificante, y como es lógico el apoyo de la Administración, como el que brindamos desde la consejería de Economía para la contratación indefinida, el apoyo a los autónomos, a las pequeñas y medianas empresas… consigamos salvar esa bola de partido y a la mayor brevedad podamos recobrar nuestra actividad económica con normalidad”.

Afín es la visión sobre esta primera temporada de rebajas de dos mil veintiuno del presidente de la Asociación Empresarial del Comercio Textil y Complementos de la Comunidad de la villa de Madrid (Acotex), Eduardo Zamacola, quien asegura a Madridiario que “más que una pequeña rebaja en las cantidades totales de este periodo de liquidación, lo que aguardamos es que sea una enorme catástrofe”. Conforme explica a este diario, “lo que hemos visto desde el momento en que empezó la desescalada en el mes de mayo es un descenso continuado de las cantidades de facturación”, con lo que no se prevé que haya cambios este enero.

Aguardamos para esta temporada de rebajas una caída del treinta y cinco o bien cuarenta por ciento de los datos de ventas respecto al año pasado”, asegura Zamacola, que recuerda que “el pasado año hubo una leve caída en la facturación y para nosotros ya fue una catástrofe, con lo que lo del año en curso ya no sabemos lo que va a ser”. Pese a haber efectuado “montones y montones” de campañas publicitarias y promoción de los establecimientos y de haber invertido mucho en administrar todas y cada una de las medidas higiénicas y de seguridad para los usuarios, el comercio no semeja remontar, comenta.

La situación epidemiológica, apunta el presidente de Acotex, “no nos está dejando salir adelante” con los negocios. Como afirma, “hace unos meses veíamos la luz al final del túnel con la llegada de la vacuna contra el Covid-diecinueve, mas el lento proceso que semeja que será la inmunización nos hace meditar que esto va para largo”. Y es que, conforme apunta Zamacola, “el inconveniente mayoritario se concentra en la sensación de crisis económica, la enorme cantidad de personas que están en ERTE o bien tienen una reducción de jornada, y la carencia de celebraciones”.

Si solo podemos reunirnos 6 personas en un lugar específico, no se festejan ni bodas, comuniones, fiestas o bien otro género de celebraciones, con lo que la gente ya no se adquiere un vestido que no tendrá que emplear a corto plazo”, medita Zamacola, que además de esto hace mención a la “crisis económica que se nos viene encima y que estamos apreciando, que hace que la gente intente no gastar dinero en nada que no sea rigurosamente necesario”. El de ACOTEX hace hincapié en que la traba no está en “que la gente tenga temor a venir a los comercios”, sino más bien en que “no hay dinero que gastar”.

Por ese motivo, desde la asociación tampoco se han planteado efectúa cambios en el género de descuentos ni tampoco en la temporalidad de las liquidaciones: “Llevamos con promociones y rebajas bastante tiempo, desde la liberalización de las rebajas por la parte del Municipio de la villa de Madrid hemos empalmado las rebajas de verano, el Black-Friday, Ciber Monday y la campaña de Navidad, entre otras muchas cosas, y ni con esas”, afirma, al paso que apunta que “las rebajas de enero las efectuamos por cumplir con la tradición, no pues aguardemos sacar considerablemente más de lo que hemos logrado en este último año”.

Contrataciones excepcionales

En exactamente la misma línea, el de Acotex descarta que se vayan a efectuar “muchas contrataciones extraordinarias” para esta temporal, algo que acostumbra a ser frecuente a lo largo de los meses de rebajas. “Por un lado, realizar una contratación de este género en un instante en el que la enorme mayoría de los trabajadores y empresas del ámbito están en un ERTE es muy complicado”, apunta Zamacola haciendo referencia a los trámites burocráticos que deberían efectuarse para esto. Mas, incluso de esta forma, asegura que “con las caídas de datos que vivimos, poca contratación va a haber”.

A este respecto, la compañía de recursos humanos Adecco apunta que como ha sucedido con las campañas de Navidad y el Black Friday, “este año la campaña va a ser especial” debido a los efectos de la pandemia, haciendo previsible que las “consecuencias de las fiestas navideñas y la tercera ola de contagios afecten de manera negativa a la campaña de rebajas de dos mil veintiuno, debido a la inestabilidad y también inseguridad de la economía”. De este modo, Adecco “prevé que a lo largo de los meses de enero y febrero se experimente una caída de la contratación de entre el cinco por ciento y el diez por ciento respecto al mismo periodo del año precedente, que supone la firma de más de ciento sesenta y siete mil contratos en nuestro país”.

En la Comunidad de la villa de Madrid, en segunda situación del ranking de autonomías que van a crear más empleo en esta campaña, “se espera que se festejen en torno a veintitres y setecientos contrataciones totales en la zona vinculadas a este periodo”, apunta la compañía por medio de un comunicado, que pese al caiga de ámbitos como la hostelería y el turismo, espera que “el comercio online prosiga impulsando la economía”. En este sentido, Adecco expone que “esta campaña va a suponer una continuación de la tendencia experimentada a lo largo del periodo de Black Friday y Navidad, con el apogeo del y también-Commerce, y agrega que “como es frecuente en las rebajas, el comercio físico y el retail van a ser asimismo protagonistas, si bien van a crear empleo a menor ritmo que otros años”.

Por otra parte, desde el sindicato UGT (Unión General de Trabajadores) denuncian el “precario y mal pagado” perfil de los trabajadores contratados para las rebajas en la Comunidad de la capital española. Como exponen, “la reconstrucción de este país no puede asentarse sobre trabajos temporales, precarios y con escasas retribuciones y demanda extremar la seguridad y salud de las personas trabajadoras, especialmente cuando estamos inmersos prácticamente en la tercera ola de la pandemia”, al tiempo que aseguran que “las rebajas vuelven a enseñar la realidad de un mercado de trabajo marcado por la precariedad y la pandemia no puede ser disculpa para procurar justificar esta realidad, que se lleva generando en los últimos tiempos, asimismo en el periodo de restauración económica”.

“De hecho, conforme los últimos datos del SEPE, una tercera parte del cómputo total de contratos que se han llevado a cabo son a tiempo parcial, y un noventa y uno con dieciseis por ciento son temporales, y solamente cinco,3 de cada cien contratos son indefinidos a jornada completa”, una situación que se agudiza “durante las campañas de rebajas”, donde históricamente “los puestos creados a lo largo de diciembre y enero se identifican por ser absolutamente precarios y temporales, pueden perdurar desde un día hasta los un par de meses. Contratos que, en la mayor parte de los casos, no van a llegar por mes de febrero, y que mayoritariamente son a tiempo parcial y mal retribuidos, lo que hace que las personas contratadas no tengan ningún género de protección por desempleo y tengan un mayor peligro de padecer accidentes laborales”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *