En el informe sobre el uso en la Comunidad de la capital española en el año dos mil veinte y las consecuencias de la pandemia sobre exactamente el mismo, presentado este jueves, CCOO destaca las particularidades de un año “muy especial”, en el que el desempleo medró en más de noventa y tres personas en la zona, conforme los datos de paro registrado, un aumento del veintisiete con cuatro por ciento, superior al producido en el conjunto del Estado. Con los datos de la EPA, el desarrollo es todavía superior, más de ciento veintisiete mil personas.

Esta “sangría”, que ha perjudicado sobre todo a quienes tenían un empleo precario, o sea mujeres, personas jóvenes y trabajadores y trabajadoras del ámbito Servicios, ha sido parcialmente “taponada” merced a los ERTE, sobre todo en el segundo trimestre del año, ha explicado la secretaria de Empleo de CCOO de la capital española, Eva Pérez. De este modo, prácticamente seiscientos personas llegaron a estar en situación de ERTE en la zona en los meses de abril-mayo, fenómeno que se dio sobre todo en la hostelería y en la restauración.

La utilización asalariado, el primordial afectado por la pandemia

Además de esto, en dos mil veinte medró el número de personas desempleadas que no cobran posibilidades, los desempleados y desempleadas de larga duración, y el número de hogares con sus miembros en paro. El secretario general de CCOO de la villa de Madrid, Jaime Cedrún, ha incidido en la gravedad de la situación, puesto que en la zona hay entre ciento cincuenta-doscientos familias en situación de pobreza severa.

El informe de CCOO apunta que ha sido el uso asalariado el primordial afectado por la pandemia. Entre quienes sostuvieron su empleo o bien hallaron uno en dos mil veinte se generó un desarrollo de la temporalidad, sobre todo del empleo femenino, situándose además de esto la capital española a la cabeza del trabajo a distancia y de las horas excepcionales no pagadas. En este punto, Jaime Cedrún ha reclamado un mayor control por la parte de la Administración para eludir el fraude y ha hecho un llamamiento a quienes teletrabajan a fin de que se organicen y se sindiquen a fin de progresar sus condiciones de trabajo.

Desde este análisis, el sindicato ha planteado una serie de propuestas. “Madrid debe aceptar el reto de avanzar cara una sociedad basada en el conocimiento”, algo que como ha señalado Eva Pérez no se venía haciendo ya antes de la pandemia. Además de esto es preciso prosperar los servicios públicos, que conforme Jaime Cedrún deben “tirar de la economía y del empleo” hasta el momento en que se recobren los ámbitos más dañados.

“Madrid debe avanzar cara una sociedad basada en el conocimiento”

Otro reto es el de la protección a las personas desempleadas, para lo que es precisa la coordinación de las diferentes administraciones, incluyendo la municipal, a fin de que las personas perciban las ayudas pertinentes. En este sentido, Cedrún echa de menos una mayor implicación del Gobierno madrileño, al que ha planteado la necesidad de arrancar una “paga extraordinaria”.

De las elecciones del cuatro de mayo, una convocatoria electoral “caprichosa” por la parte de Isabel Díaz Ayuso, el secretario general de CCOO de la villa de Madrid espera que salga “cuanto antes” un gobierno para “cambiar las cosas”.