Por MDO/E.P.

Los conjuntos municipales en Cibeles han acordado unánimemente que todo personal ocasional, ya sea consultor o directivo, que sea llamado a una comisión de investigación y no asista, va a ser cesado inmediatamente.

Además de esto se abriría un expediente disciplinario al personal laboral o funcionario de las compañías públicas y organismos autónomos, tomando como referencia lo preparado para las comisiones de investigación de las Cortes Generales y autonómicas.

Así lo recoge el dictamen de recomendaciones de la comisión de investigación por el supuesto espionaje con recursos municipales a la presidente de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso.

En el informe de recomendaciones, con 5 apartados, se establece que la consultoría jurídica del Municipio de la capital de España elabore un informe facultativo en el plazo de 4 meses estableciendo las modificaciones normativas que necesariamente hay que hacer para establecer la obligación de comparecer frente a una comisión de investigación, siempre y cuando no concurra causa justificada, del personal municipal, empresas participadas y personas que hayan desempeñado puestos en el Consistorio, como en su caso si procede terceras personas extrañas al mismo.

El Municipio de la capital española, prosiguen los conjuntos, va a tener como regla en su constitución la autonomía de funcionamiento con respecto a los órganos de dirección. Así las vocalías se designarán a propuesta de los conjuntos políticos entre personas de reconocido prestigio con más de 3 años en el ejercicio de la profesión siendo especialistas en compliance, trasparencia y lucha contra la corrupción.

En todo se garantizará que se cumplan las garantías, prohibición de represalias, medidas de apoyo y protección a los informantes previstas en el proyecto de ley de trasposición conocido de la Directiva 2019/1937 del Parlamento europeo (Directiva Whistleblowing).

Asimismo hay acuerdo en efectuar programas de formación continuada en materia de trasparencia, buenas prácticas y buen gobierno dirigido a todo el personal directivo del Municipio de la capital española, aparte de impulsar la preparación de un código ético de los miembros de la Empresa y el personal directivo del Consistorio.