Por MDO/E.P.

La compañía distribuidora de electricidad en la Cañada Real Galiana tiene localizados un total de cincuenta enganches ilegales a la red que registran «consumos de escala industrial» y que estarían proveyendo tanto a las residencias de la zona como a «las plantaciones de droga». De este modo lo ha asegurado el consejero de Residencia y Administración Local, David Pérez, tras sostener un encuentro con la compañía y con el Municipio de la capital española para atajar los cortes de suministro que llevan ensayando los habitantes de este entorno chabolista desde hace más de un par de meses.

En este sentido ha indicado que estas plantaciones de mariguana generan «sobrecargas inasumibles y también incompatibles» con un empleo familiar «regular»; picos que desde la compañía energética cifran en «5 veces el consumo medio de una familia». Es por este motivo que ha instado a la Delegación del Gobierno en la capital de España a que actúe para poder desarticular estos puntos de cultivo de drogas que estarían tras los cortes; un hecho que además de esto es de «gravísimo peligro» al hacer enganches ilegales y «manipular el tendido» que podría ocasionar cortocircuitos que derivaran en incendios.

Pérez ha asegurado que Comunidad y Municipio tienen «contacto diario» con la compañía y ha instado al encargado, José Manuel Franco, a que ponga en marcha su «Plan de Choque» en la Cañada de forma que se pueda «recobrar para este invierno la situación de normalidad».

«Mientras que la Delegación acomete el Plan de Choque hemos acordado con la compañía que busque el refuerzo de brigadas y dispositivos suficientes a fin de que estos cortes se generen a lo largo del menor tiempo posible, mas mientras que no se desarticulen, no se solventará», ha insistido el titular regional de Residencia.

Por su lado, Franco ha indicado que la problemática de la seguridad es una parte «pequeña» de la situación de la Cañada y ha pedido que se incorporen medidas sociales y urbanísticas para mitigar la actual situación mientras que la solución al conjunto de esta cicatriz chabolista llega «en un medio plazo». En este punto ha deslizado que los realojos no se están realizando como deberían.

El consejero de Residencia ha señalado que no entrará «en polémica», mas que se prosigue desarrollando el Acuerdo Regional por la Cañada Real Galiana y ha puesto como un ejemplo que, antes que acabe el año, van a estar finalizados los ciento cincuenta traslados planteados en el Campo VI de la Cañada Real. De esta manera, ha planteado que tanto Municipio como la Comunidad de la villa de Madrid han invertido los nueve millones de euros comprometidos en el acuerdo por cada administración para la adquisición de residencias.