Por MDO/E.P.

La Comunidad de la capital de España suprime desde el lunes cuatro de octubre las restricciones de número y duración de los encuentros de los usuarios en las viviendas de mayores con sus familiares y amigos, con los que volverán a poder tener contacto físico tras más de año y medio prohibido por la pandemia. Los visitantes deben emplear en todo instante la mascarilla y sostener la distancia de seguridad con otros residentes y sus familiares y con el personal del centro.

El Gobierno regional ha tomado esta y otras medidas merced a la evolución positiva de los datos de incidencia amontonada y a que, desde el pasado veintiuno de septiembre, ya se está administrando una tercera dosis de vacuna contra el coronavirus a los residentes.

La actualización del protocolo sobre salidas y visitas de familiares a estos centros, elaborado por la Dirección General de Coordinación Asociado-Sanitaria y la Dirección General de Atención al Mayor y a la Dependencia, actualiza las medidas incluidas en la guía actual desde el pasado cuatro de agosto.

La mayor novedad del texto es que el número de visitas y la duración de exactamente las mismas ya no van a estar sostienes a ninguna restricción, con lo que los diferentes centros de la zona reanudarán el horario frecuente que aplicaban ya antes de marzo de dos mil veinte.

Los residentes vacunados van a poder proseguir recibiendo a sus seres queridos en sus habitaciones, y los centros van a deber facilitar a los familiares la estancia en diferentes zonas comunes para efectuar las visitas, como sucedía ya antes de la pandemia, en las que se va a deber acotar un aforo máximo en función de su tamaño.

Como norma, este aforo máximo va a ser de una tercera parte de la capacidad frecuente del circuito dedicado a facilitar estos encuentro. Asimismo como novedad se deja el contacto físico, como cogerse las manos (siempre y en toda circunstancia siguiendo los protocolos de lavado de manos), y los abrazos breves entre personas totalmente vacunadas y sin contacto frente a frente.

Sin embargo, se sostienen las medidas organizativas y de control que dejen conjugar el derecho de los mayores a percibir estas visitas con la seguridad de los residentes y empleados.

De esta manera, los centros van a deber sostener un registro de las visitas, que proseguirán limitadas a 2 personas por residente o bien 3 en el caso de que ciertos familiares que asisten tenga contrariedades de movilidad.

La Comunidad de la capital española aconseja asimismo que no asistan menores o bien personas que todavía no tengan completa la pauta de vacunación, y no se dejará el acceso a visitantes que hayan tenido contacto estrecho con positivos o bien tengan síntomas, si bien estén vacunados.

En el caso de que alguna vivienda vea suspendidas las visitas, salidas y también ingresos dado a que la autoridad sanitaria declare la existencia de un brote en las instalaciones, van a deber facilitar a los residentes los medios para comunicarse diariamente con sus familiares.

La actualización del protocolo sostiene la recomendación de que tanto los usuarios como los trabajadores que vuelvan a las instalaciones tras un periodo vacacional de más de siete días aporten una prueba PCR negativa efectuada en las setenta y dos horas anteriores a su regreso o un test de antígenos.