Por MDO/E.P.

El Gobierno regional ha cambiado la Orden por la que se establecen medidas precautorias para hacer en frente de la crisis sanitaria causada por el coronavirus para flexibilizar excepcionalmente los criterios de contratación de personal de viviendas de mayores, centros de día y servicios de atención domiciliaria. Estos establecimientos van a poder contratar empleados sin la titulación requerida para hacer en frente de la enorme cantidad de bajas y cuarentenas que están padeciendo provocadas por la sexta ola del Covid.

Conforme han indicado a Europa Press fuentes de la Consejería de Familia, Juventud y Política Social, la llegada de ómicron no ha causado graves consecuencias ni entre los viviendas ni entre el personal, «mas fuerza a prescindir de los trabajadores perjudicados por Covid para procurar frenar los contagios, algo singularmente esencial tratándose de centros con personas mayores que pueden ser más frágiles».

La Comunidad de la villa de Madrid identificó un total de novecientos noventa y seis casos de Covid-diecinueve asociados a noventa y ocho brotes en la semana comprendida entre el veintiseis de diciembre y el dos de enero. Y exactamente la mayor parte de ellos se han registrado o bien en centros asociado sanitarios, mayoritariamente en viviendas y centros de día de personas mayores, con un total de sesenta brotes que han dejado setecientos catorce contagiados. En esos días está muerto en el centro de salud por Covid un residente de un geriátrico.

La Comunidad reconoce que en las últimas datas los indicadores epidemiológicos reflejan un repunte de los casos positivos y de la tasa de incidencia amontonada por esa enfermedad, «circunstancias que determinan la necesidad de reforzar las medidas adoptadas en especial las que afectan a uno de los colectivos más frágiles como son los usuarios de centros sociosanitarios».

Y por este motivo apuesta por flexibilizar la contratación de cierto personal en aquellos centros o bien servicios de carácter social que tengan complejidad para localizar trabajadores libres, «todo ello al objeto de ampliar el número de personas susceptibles de ser contratadas para asegurar el adecuado funcionamiento de tales centros».

De esta forma, se introduce un punto siete en el apartado sexagésimo cuarto de dicha Orden, que queda redactado de la próxima forma: «A consecuencia de la crisis sanitaria, y a lo largo de la vigencia de la presente Orden, los centros, servicios o bien establecimientos de servicios sociales van a poder, excepcionalmente, proceder a la contratación de personal en las diferentes categorías profesionales del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia relacionadas con el cuidado de las personas en centros residenciales, de día o bien servicios de atención domiciliaria, cuando se acredite la no existencia de demandantes de empleo con las titulaciones detallas precisas en la zona donde esté situado, bien el centro o bien la corporación social».

De este modo, si no existiese disponibilidad de demandantes de empleo con las titulaciones que habilitan el acceso a dichas categorías van a poder desempeñar estas funciones personas que, «careciendo de titulación, preferiblemente tengan experiencia en cuidado y atención de personas dependientes, debiendo las entidades prestadoras de servicios asegurar la supervisión y capacitación práctica en el puesto para progresar sus competencias profesionales».