Bajo el título, “Retos de la crianza y la educación en el contexto de la adopción”, ha tenido sitio este jueves una nueva cita de la mano de Recurra-Ginso, enmarcada en el décimo aniversario de su creación. Profesionales de este programa y también convidados del campo de la Sicología, el Derecho, la Mediación y la Pedagogía han meditado sobre los desafíos y problemáticas que las familias adoptantes encaran ya antes y a lo largo de la crianza de sus hijos y también hijas con la meta de ofrecer información y examinar el mejor abordaje terapéutico.

El encuentro ha estado moderado por Constantino Mediavilla, presidente de Madridiario y Diariocrítico, que ha tomado la palabra para dar el pistoletazo de salida al tercero de los diez seminarios web programados para el año dos mil veintiuno. “Se tratará los desafíos de la crianza y la educación en la adopción, que es un tema que no dejará a absolutamente nadie indiferente y sobre todo que es muy preciso que se trate de forma clara”, ha subrayado.

Tras las palabras del Cronista de la Villa, ha empezado el primer bloque de comunicaciones, en el que se ha hecho un repaso por los primordiales retos de la adopción dentro de la familia, en el que se ha meditado sobre los temores y también inquietudes parentales detectados en progenitores y madres adoptantes. Además de esto, se ha analizado el recorrido de familias adoptivas con hijos adolescentes, desgranando estrategias y soluciones renovadoras que faciliten su integración a la vida adulta.

El responsable de empezar a abordar la temática ha sido Alberto Buale, sicólogo clínico y subdirector de Recurra-Ginso. Su comunicación ha versado sobre los “Miedos parentales en familias con hijos adoptados”. Conforme el especialista, uno de los primordiales temores de las familias adoptivas es “la herencia biológica de sus hijos, o sea, que esa una parte de la información de las familias biológica que no se conoce pueda ser condicionante para sus hijos”.

Otro de los miedos que pueden desarrollar estos progenitores está relacionado con la comunicación de la adopción al menor. Es esencial apuntar que “toda la literatura y los especialistas tienen claro un mensaje: estos hijos tienen el derecho de saber que son adoptados a la mayor brevedad”, asevera Alberto Buale. Además de esto, este miedo enlaza de forma directa con otro bloque de temores que deben ver con la acción directa de la busca de la familia de origen. En el caso que esto ocurra, “es de máxima importancia que los hijos se sientan acompañados por la familia”, concluye el sicólogo clínico.

Ahora Javier Múgica ha tomado la palabra. Múgica es sicólogo, terapeuta de familia y pareja, experto en protección de menores, adopción, acogimiento y técnico del servicio Arlobi-ADOPTIA y ha efectuado una exposición bajo el nombre “De la loa al reproche, el trayecto de las familias adoptivas. Desafíos y propuestas de solución”.

El terapeuta ha empezado explicando que “todos los pequeños adoptados son víctimas de situación de abandono a edades muy tempranas y esto tiene secuelas que en ocasiones son costosas de solucionar”. Para poder superar estas secuelas no es solamente esencial la ayuda de la familia, sino más bien asimismo de la propia sociedad, ha aclarado Javier.

También, el especialista ha contado que estos pequeños tienen unas necesidades mayores de las que tienen los chicos de su edad y “además tienen recursos más limitados que el resto para hacerlo”. Estas personas asimismo se encaran a una superación de contrariedades continua, por servirnos de un ejemplo para ellos “la adolescencia es considerablemente más compleja. Resulta más bastante difícil edificar una identidad cuando tienes 2 familias, una que te adopta y otra que te abandona”, especifica Múgica.

Tras la exposición del sicólogo, ha dado inicio el segundo bloque de comunicaciones, en el que los especialistas se han centrado en examinar las consecuencias neurológicas a corto, medio y largo plazo en el cerebro de un bebé que ha sufrido alguna situación traumática. Además, se ha meditado sobre el proceso de busca de orígenes de los menores adoptados.

Por su lado, Montse Lapastora, sicóloga clínica y directiva de Psicoveritas, Centro de Sicología y Adopción, se ha acercado con su intervención a la entendimiento de la adopción. Para lograr esta entendimiento a la que hace referencia la sicóloga es preciso “saber que cuanto más pequeño es un pequeño más daño se le puede hacer”, resalta.

Tomando esta premisa como base, el hecho de que haya pequeños expuestos a situaciones de agobio continuadas a edades tempranas hace que se produzca cortisol, “una hormona que se marcha a terminar transformando en un tóxico. El pequeño sometido a agobio que no deja de plañir se marcha a anegar de esa hormona y le va a dañar, queda un cerebro en modo urgencia”, arguye.

Esto se relaciona de forma directa con la memoria tácita, es aquella que hace rememorar cosas de forma involuntaria y “además si charlamos de adopción hablaremos de traumas añadidos como maltrato sicológico, físico…”, expone Lapastora.

Ahora, ha intervenido Beatriz Benéitez, letrada y mediadora, especialista en niñez y en familia por acogimiento y adopción. Su presentación se ha centrado en la mediación en busca de orígenes. Como mediadora y asimismo como persona adoptada, Beatriz ha explicado que “las personas adoptadas tenemos el derecho de buscar nuestros orígenes, mas las personas buscadas tienen el derecho a la amedrentad. Por consiguiente, tenemos 2 derechos esenciales que están enfrentados”.

En estos casos, donde el peligro de que broten enfrentamientos es altísimo, “la mediación es la mejor opción”. El proceso de mediación se identifica por ser voluntario, “entra quien desea entrar”, reservado, “que acostumbra a ser la clave en el proceso” y flexible, “sabemos cuando empieza mas no cuando acaba”, asevera la letrada.

La atención conveniente al proceso de vinculación en la familia” ha sido el tema sobre el que ha versado el tercer y último bloque. En este, se ha profundizado sobre la atención al proceso de vinculación en las familias adoptivas, puesto que puede suponer retos esenciales para progenitores y también hijos.

Antonio Ferrandis, pedagogo y Jefe del Servicio de Adopción Nacional y también Internacional en la Comunidad de la capital de España, ha sido el protagonista de este apartado tratando de abordar las peculiaridades del vínculo adoptivo. En calidad de testigo de miles y miles de casos, el pedagogo ha querido iniciar su alegato con una anécdota; “Después de explicar las contrariedades a las que se marchan a enfrentar las familias adoptivas, una señora de la última fila levantó la mano y pregunta ‘Perdón y, ¿huérfanos normales no tienen?”, narra.

En este sentido, el Jefe del del Servicio de Adopción Nacional y también Internacional ha expresado que hay una creencia común con relación a la adopción y es que “queremos que el pequeño llegue como una tabula rasa, aspecto que es imposible”.

Por otra parte, Ferrandis ha esgrimido los 2 late-motiv presentes en un proceso de adopción. “El primero es que las familias hacen propia esa diferencia entre tener un hijo y hacer hijo al hijo desprotegido por otro. Y la segunda es que los progenitores adoptivos interiorizan esta peculiaridad que es que en contraste al vínculo biológico, el vínculo adoptivo es tardío, deliberado y artificial”, concluye.

Por último, Javier Urra, Doctor en Sicología y doctor en Ciencias de la Salud, directivo clínico de Recurra-Ginso, ha puesto punto y final a esta cita agradeciendo la presencia de todos y cada uno de los comunicantes, “que han aportado un aluvión de conocimiento”, ha señalado. También, ha recordado que la próxima cita en el décimo aniversario de Recurra-Ginso se desarrollará el próximo tres de junio bajo el tema de “El acoso escolar y el desarrollo integral de pequeños y adolescentes”. El doctor ha resumido este tercer seminario web asegurando que “la paternidad es siempre y en toda circunstancia adoptiva, no existe la paternidad biológica en la vida humana. En el fondo cuando tenemos un hijo lo adoptamos y nos adopta”.