la villa de Madrid lidera la investigación de un bypass para lesiones medulares

la villa de Madrid lidera la investigación de un bypass para lesiones medulares

El vicepresidente de la Comunidad de la villa de Madrid, Ignacio Aguado, y el consejero de Ciencia, Universidades y también Innovación, Eduardo Sicilia, han visitado este lunes por la mañana el Instituto Madrileño de Estudios Avanzados (IMDEA) de Nanociencia, el que lidera hoy un proyecto de investigación para la creación de un bypass para lesiones medulares.

A lo largo de la cita, Aguado y Sicilia han podido conocer los laboratorios en los que se desarrolla esta iniciativa europea que de momento se halla en primera fase, mas que en el futuro podría favorecer a más de treinta lesionados medulares españoles, conforme datos ofrecidos por la Comunidad de la villa de Madrid.

Tal como ha explicado el directivo de IMDEA Nanociencia, Rodolfo Miranda, la meta es crear un “interruptor” con el que se pueda conectar el cerebro y las extremidades inferiores por medio de la medula espinal de una persona que, por un accidente o bien enfermedad, tenga esta seccionada o bien dañada.

“La idea es hacer algo tan pequeño que se pueda implantar como hoy se hace con un bypass”, ha explicado al vicepresidente y al consejero Miranda, quien además de esto ha explicado que el propósito asimismo pasa por eludir que las personas que requieran de este género de aparatos deban llevar “cables externos o bien conexiones alambicadas que puedan ser poco prácticas”.

El proyecto está en primera fase y se está realizando con el Centro de salud de Parapléjicos de Toledo, y como han explicado los estudiosos que trabajan día tras día en su evolución, la idea es que en un tiempo pueda pasar a ser probado en animales. Una vez comprobada su posible eficiencia, la idea es que esta sea comprobada en humanos, si bien tanto Miranda como el resto de estudiosos han insistido en la “delicadez” de esta información.

“Además de que hacen falta muchos permisos y complejos procedimientos para poder hacer ensayos con humanos”, ha dicho Miranda, se trata de un proyecto cuyos tiempos pueden ser más largos de lo aguardado y, por lo tanto, es esencial no hacer aproximaciones muy acertadas. Como ha explicado, desean eludir “que pueda darse sufrimiento en las personas que tienen este género de lesiones y sus familias” y por este motivo, ha remarcado, “no hay que vender la piel del oso antes que este esté cazado”.

En todo caso, como se ha explicado a lo largo de la visita al centro, el mecanismo de esta especie de bypass consiste en advertir en un primer instante la señal imantada del cerebro para amplificarla y conviértela a través del implante en una señal eléctrica. Al tiempo, este bypass estimula una serie de nanoelectrodos que dejan el descenso por medio de la medula espinal dañada de la corriente eléctrica hasta las piernas, dejando su movilidad.

Una vez logrado este paso, la idea es que la señal eléctrica que ha tolerado que se muevan las extremidades inferiores vuelva al cerebro, para lo que el bypass va a deber advertir dicha señal y transformarla en imantada para, mediante otro estimulador, mandarla de vuelta al cerebro. A este respecto de este paso, Miranda ha comentado que “nos hemos dado cuenta de que es más difícil y también esencial la vuelta de la señal pues el cerebro deben reaprender que tenemos piernas”.

Consorcio ByAxon

Todo este proyecto es parte del consorcio ByAxon, ordenado por el Instituto Madrileño de Estudios Avanzados en Nanociencia, y que está formado por 6 asociados de 4 países europeos (España, Francia, Italia y Alemania) y financiado por el Programa Horizonte dos mil veinte de la Unión Europea, que aporta tres con siete millones de euros.

La meta del Programa ByAxon -impulsado por la Consejería de Ciencia, Universidades y también Innovación- es la fabricación de sensores, por medio de materiales mejorados con nanotecnología, que sean capaces de advertir el campo imantado producido por la actividad neuronal, cuyo valor es unas diez mil veces más pequeño que el del campo imantado de La Tierra.

De esta forma, esta renovadora estrategia de reconexión implicaría, aparte del bypass explicado, el desarrollo de una nueva generación de sensores y electrodos basados en materiales estructurados a escala nanométrica (un nanómetro es la milmillonésima una parte de un metro).

Una nueva tecnología que podría ser aprovechada para otro género de interfaces neuronales como implantes de retina, sistemas de registro de la actividad cerebral para pacientes con epilepsia, aparatos de estimulación cerebral para el tratamiento del Parkinson o bien, aun, dispositivos que dejaran supervisar ordenadores y robots por vía inalámbrica.

La Ley de la Sociedad del Aprendizaje va a llegar a la Reunión

Por su lado, el vicepresidente de la Comunidad ha anunciado a lo largo del acto que la Ley de la Sociedad del Aprendizaje, una normativa con la que se busca ofrecer un marco normativo «flexible, actualizado y conveniente a las necesidades de la ciencia, de la innovación y de las universidades», va a llegar a la Reunión de la capital de España en otoño.

Esta ley atenderá a la vinculación de las universidades con las necesidades formativas de los madrileños, la consolidación de institutos de investigación capaces de competir a nivel internacional, y empresas cuyos modelos de negocio se aguanten sobre la generación y explotación de tecnología.

En este punto, ha puesto en valor el trabajo que efectúan los profesionales del IMDEA tanto en este centro como en los otros 6 que hay en la Comunidad. En suma, entre los 7 institutos hay setecientos estudiosos así como otros ciento cincuenta profesionales trabajando en otras áreas.

«Esto es política útil, es progreso y el día de hoy estamos en los cimientos del progreso, que no es otra cosa que vincular la ciencia con la universidad y con la innovación y el trabajo de las personas que día a día se dejan la piel por investigar y por dar a sus conciudadanos un futuro mejor», ha sostenido.

Para finalizar, ha felicitado a todos y cada uno de los estudiosos y les ha animado a que prosigan trabajando en esta línea, al tiempo que en la Comunidad proseguirán apostando por tener los mejores doctores, estudiosos y atraer y retener el talento.

La Comunidad apuesta por la Nanociencia

Por su lado, la Comunidad de la capital española tiene por objetivo, mediante la Consejería de Ciencia, Universidades y también Innovación, situarse entre las 3 zonas europeas líderes en nanotecnología, una disciplina esencial para el desarrollo económico.

Entre sus ideas, IMDEA Nanociencia cuenta con diez programas de investigación avanzada orientados a las necesidades estratégicas de los campos industriales más renovadores. Todos son concebidos y llevados a cabo por equipos multidisciplinares, reclutados en convocatorias globales y elegidos por un Comité Científico Internacional.

La investigación efectuada por estos diez programas se centra en entender mejor los fenómenos que ocurren a escala nanométrica, puesto que podrían tener aplicaciones esenciales en la resolución de grandes inconvenientes sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *