Por MDO/E.P.

La Comunidad de la capital de España administró a lo largo del jueves más de treinta dosis de las vacunas contra el coronavirus entre mayores de ochenta años, profesores, cuerpos de seguridad y urgencias y otros colectivos. En cifras totales, la zona alcanza un dos con cuatro por ciento de población ya vacunada contra el coronavirus.

De esta forma lo ha señalado el viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-diecinueve, Antonio Zapatero, en la conferencia de prensa semanal sobre la situación epidemiológica y asistencial, quien ha señalado que el jueves «fue un día esencial en la estrategia de vacunación de la Comunidad de la capital de España, al administrarse más de treinta dosis en apenas veinticuatro horas». Además de esto, proseguirán administrando vacunas a lo largo de este viernes y «todo el fin de semana».

Asimismo subrayado que fue una jornada señalada pues comenzaron a percibir la primera dosis los mayores de ochenta años en su centro de salud; los profesores en Atención Primaria y en el Centro de salud Enfermera Isabel Zendal; los policía locales, bomberos y personal de Protección Civil en el estadio Wanda Metropolitano, y además de esto los médicos de ejercicio libre, farmacéuticos y dentistas.

Zapatero ha apuntado que la Comunidad de la capital española «tiene la capacidad para regentar más de trescientos cincuenta vacunas por semana si fuera preciso, y esto siendo conservadores». Asimismo ha señalado que la capital de España es una de las comunidades autónomas con más personas inmunizadas (dos con cuatro por ciento de la población), exactamente el mismo porcentaje que Cataluña y bajo el porcentaje de Andalucía, que se ubica en el dos con seis por ciento.

Tras apuntar que no ha habido una semana en la que no haya habido alguna incidencia en lo que se refiere al número de vacunas recibidas, Zapatero ha puesto de manifiesto que la próxima semana se van a recibir la mitad de las dosis previstas de AstraZeneca. Ha remarcado que resulta «con franqueza bastante difícil» programar algo tan esencial como la vacunación, y ha dicho que no tienen información de de qué forma se hace el reparto de vacunas en otras comunidades, algo que les agradaría saber.

Se van a recibir menos de la mitad de dosis de las previstas

La directiva general de Salud Pública, Elena Andradas, ha precisado que, a data y también dieciseis de febrero, la villa de Madrid iba a percibir ciento catorce mil dosis en la primera semana de marzo; el veintidos de febrero esta cantidad había bajado a ochenta y cinco y setecientos dosis y ayer por la noche les comunicaron que por último recibirían cincuenta y uno y seiscientos dosis.

«Y lo mismo con la vacuna de Moderna, que recibiremos la mitad de dosis de lo que estaba previsto la próxima semana», ha agregado Andradas. En el caso de Pfizer se va a recibir lo que estaba previsto, sesenta y cinco y quinientos veinte dosis.

Andradas ha detallado que el jueves se administraron catorce y ochocientos cincuenta y tres dosis a los mayores de ochenta años, de un total de quince previstas; seis mil cuatrocientos a los docentes; dos mil a profesionales sanitarios del conjunto 3A; dos mil a profesionales sociosanitarios del conjunto 3B, y otras dos mil a Fuerzas y Cuerpos de seguridad y urgencias.

Además de esto, la directiva de Salud Pública ha indicado que se ha habilitado doscientos sesenta y dos puntos de vacunación en Atención Primaria para las personas de más de ochenta años para poner quince vacunas a diario. Con relación a la vacunación de los grandes dependientes, ha indicado que se realizará con equipos de Atención Primaria desde la próxima semana.

En lo que se refiere a la población que podría estar vacunada en verano, ha considerado que, a la vista de los suministros, «hay que ser bastante prudente en estas estimaciones y no producir unas grandes esperanzas», mas ha asegurado que la Comunidad de la villa de Madrid tiene capacidad para dirigir las vacunas recibidas «de forma sobrada».

CSIT cuestiona la organización

Desde CSIT Unión Profesional han denunciado la «ausencia de planificación y organización» por la parte de las autoridades sanitarias de la Comunidad de la villa de Madrid a lo largo del proceso de vacunación.

Con relación a ayer, aseguran que las instrucciones se comunicaron a los profesionales de los centros de salud en un periodo inferior a veinticuatro horas ya antes del comienzo de la vacunación. Además, explican que los listados de pacientes a vacunar han llegado a los centros a última hora y habitualmente, los datos de contacto eran incorrectos.

En este sentido, asimismo critican que no se haya autorizado la contratación de nuevos profesionales para la vacunación y recriminan al Gobierno regional que no se haya contemplado la necesidad de contar con de espacio físico a fin de que los pacientes vacunados se sostengan en observación tras la administración de la vacuna frente a una posible reacción anafiláctica.

Dada esta situación, piden de forma «urgente, un auténtico plan que aborde la crítica situación de la AP madrileña y con suficiente inversión para desarrollarlas, para poder solventar la situación de la AP». Desde la entidad, aseguran que si no se pone en marcha este plan, «proseguiremos avanzando sin antídoto en el deterioro progresivo de las condiciones de trabajo y profesionales de los trabajadores de este campo».