Por MDO/E.P.

La elecciones de Castilla y León del trece de febrero han forzado una tregua temporal entre la dirección nacional del Partido Popular y la presidente madrileña, Isabel Díaz Ayuso, tras meses de desencuentros por el congreso regional del partido y el control del Partido Popular de la capital de España. No obstante, el enfrentamiento interno prosigue latente y no tiene carices de resolverse a corto plazo.

La fotografía de unidad que representaron esta semana el secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, y la presidente madrileña –un rencuentro que no había sido preparado ni hablado anticipadamente por sus equipos–, rebaja la tensión y el estruendos para no dañar los resultados de Alfonso Fernández Mañueco en los comicios.

Esa unidad asimismo se visualizó este sábado en el XIV Congreso de Castilla y León que ha reelegido presidente a Mañueco, con todos y cada uno de los ‘barones’ al tiempo poniendo en el foco la administración del Gobierno de Pedro Sánchez. La presidente madrileña no se salió del guion, salvo por un sutil comentario: «Queridos compañeros, iba a decir compromisarios. A ver si lo cogemos», en referencia a su deSeo de que asimismo se celebre lo antes posible el congreso madrileño.

Casado y Ayuso hablaron en Navidad para «felicitarse el año», conforme apuntaron fuentes cercanas a la presidente madrileña, que destacan que prosigue sin convocarse el cónclave regional. De ahí que, si bien saludan el ademán de García Egea de arropar a Ayuso en un desayuno informativo, hacen hincapié en que «no ha alterado nada».

Vox sube en las encuestas

Las elecciones en Castilla y León han ayudado a este apaciguamiento entre Génova y Sol. En el cuartel general de los ‘populares’ miran de reojo a Vox, un partido que afianza su avance en las encuestas y puede pasar de un procurador a más de diez escaños en las Cortes de Castilla y León, conforme recogen las encuestas. El Partido Popular nacional ha pasado a la ofensiva contra los de la ciudad de Santiago Abascal y ya se refiere a ellos como «falsa derecha».

La unidad y la cohesión del Partido Popular han sido 2 de las palabras más repetidas esta semana por la dirección nacional del Partido Popular, que es siendo consciente de que abrir nuevamente una guerra interna con Ayuso puede tirar por tierra la línea ascendiente de Mañueco, que recobra una buena parte de los votos de Cs y puede rozar la mayor parte absoluta, conforme los datos internos que manejan los ‘populares’.

Además de esto, ‘Génova’ no desea desperdiciar el filón que ha encontrado tras las declaraciones del ministro de Consumo, Alberto Garzón, sobre las macrogranjas y la peor calidad de sus productos, una polémica que, conforme fuentes del Partido Popular, desgasta al Gobierno. En verdad, Pablo Casado han transformado este tema en el tema estrella de precampaña, lanzando en redes sociales el eslogan ‘Más ganadería, menos comunismo’ que recuerda a la campaña electoral de Ayuso, que popularizó el leimotiv ‘comunismo o bien libertad’.

La dirección nacional del Partido Popular ha abierto el curso político haciendo hincapié en que con la llegada de Pablo Casado a la Presidencia del Partido Popular el partido se ha transformado en «una factoría de líderes» y poniendo en valor la unidad interna. «Tenemos un partido unido, unido y con el único objetivo de llevar a Pablo Casado a La Moncloa», afirmó García Egea hace algunos días tras la asamblea del comité de dirección.

Además de esto, desde ‘Génova’ ya dejan caer que Ayuso no va a tener contrincante en la carrera por el control del Partido Popular de la capital española y remarcan que Casado busca unidad y listas únicas, en contraste a lo que ocurría en los congresos de hace 4 años, donde el partido se «dividió por la mitad» en muchos territorios.

Data del Congreso de la capital de España

La data del congreso regional prosigue siendo objeto de enfrentamiento entre ‘Génova’ y la Puerta del Sol. El equipo de Ayuso desea que se convoque lo antes posible, para comenzar a preparar las elecciones autonómicas y municipales del dos mil veintitres, mas en la dirección del Partido Popular insisten en que hay que cumplir los plazos aprobados por la Junta Directiva Nacional del Partido Popular.

Fuentes de la dirección nacional del Partido Popular no descartan que el adelanto de los comicios en CyL al trece de febrero pueda afectar a las datas de los congresos pendientes y retrasar su celebración, mas confía en cumplir el calendario marcado «en tiempo y forma». Ayuso ya ha contestado a ‘Génova’ que ya hay elecciones convocadas en Castilla y León y eso no ha impedido que el congreso autonómico prosiga adelante allá.

Los Estatutos del partido apuntan que los congresos se deben convocar con cuarenta y cinco días de antelación y, puesto que hay otros pendientes ya antes como el de Extremadura, no se prevé que el cónclave madrileño se celebre hasta entrada la primavera, algo que enfada al equipo de Ayuso, que estima que debe hacerse en el mes de marzo como muy tarde, cuando se cumplen 5 años de la cita congresual que aupó a Cristina Cifuentes a la presidencia del partido.

Todavía está por ver cuál va a ser la presencia de Ayuso en la campaña electoral de Castilla y León –este sábado ya asistió al cónclave que reeligió a Mañueco presidente regional–, una cita electoral en la que se marcha a volcar Pablo Casado, que tiene previsto acompañar a Mañueco en la apertura, el cierre y actos centrales, visitando las 9 provincias de Castilla y León.

Mañueco se mira en el modelo de Ayuso, a la que ha puesto como un ejemplo de «modelo de éxito» del Partido Popular. Además de esto, acepta que se toma como un «halago» cuando le afirman si se está «ayusizando». «Siempre y en todo momento ha habido sintonía singular entre los gobiernos de la villa de Madrid y Castilla y León», afirmó en público hace algunos días.