Por MDO/E.P.

La Audiencia Provincial de la capital española ha rechazado atribuir al primo del regidor de la capital española, José Luis Martínez-Almeida, en la causa que estudia la presunta estafa al Municipio de la capital en la adquisición de mascarillas y productos sanitarios en la primera ola de la pandemia.

Así consta en un auto en el que se desecha el recurso presentado por Partido Socialista Obrero Español y Conjunto Municipal Socialista contra la resolución del juez instructor Adolfo Carretero de rechazar la petición de declaración de Carlos Martínez Almeida en calidad de investigado.

El juez insistía en que «no existe prueba» de que Carlos Martínez-Almeida «interviniera en las negociaciones de los investigados con el Municipio de la capital de España y menos que tuviera compensación económica por esta razón».

El fiscal apoyaba la postura del juez y consideraba «intrascendente» el modo perfecto en que Luis Medina y Alberto Luceño accedieron al Municipio de la villa de Madrid para la venta de material sanitario.

En la resolución, los jueces exponen que «no se descubre una actuación positiva e intencionada dirigida a provocar un proceso de resolución viciado para conseguir resoluciones injustas, y tal circunstancia no se puede inferir o colegir sin más de la única actuación acreditada, consistente en el hecho de haber proporcionado la dirección de contacto con la funcionaria pública».

«Una cosa es informar a alguien conocido sobre los datos que dejan dirigirse a un funcionario, y otra cualitativamente diferente es ejercer actuaciones de presión ética sobre exactamente el mismo», remarcan los jueces.

Añaden que es de manera perfecta posible «la primera de las conductas sin el concurso de las segundas, y el solo hecho de haber proporcionado información sobre los medios para contactar no deja colegir si más el ejercicio de una siguiente repercusión incorrecta».

Remarcan que no es suficiente «la expresión de puras sospechas sobre una ocasional comisión delictiva si no se hallan elementos indiciarios que sostengan de forma razonable tal hipótesis, limitándose la acusación a mantener la pretendida infracción delictiva sin apoyo objetivo en hechos constatados en la causa».

«En caso contrario, cualquier ciudadano podría verse sometido a una investigación basada en la pura apariencia y en la aseveración voluntarista e interesada de la parte que acusa», puntualiza.

Conocido el auto, el concejal del Conjunto Mixto Luis Cueto, ha dicho respetar el criterio de la Audiencia Provincial, «mas nos da la sensación de que el primo de Almeida jugó un papel equívoco en sus declaraciones frente al juez cuando proclamó que comprendió que nunca hubo ningún género de negocio, que era un tema altruista. Eso no es nada admisible».

El edil ha manifestado que «una cosa es que el derecho penal demande una actitud, una demostración de comportamientos de provecho y de propio interés, cosa que no se ha dado, y otra cosa es el reproche que se le hace».

«No nos creemos cuando afirma que era una cosa altruista. Sabe que era un negocio y lo dirigió con tal éxito que esta morralla se llevó un montón de millones estafando a los madrileños», ha criticado Cueto.