La importancia de las médiums sin gabinete

En esta era en la que todo se mueve a máxima velocidad, cada vez hay más personas que contactan con médiums para saber qué les deparará el futuro. En el mundo digital, la videncia está más viva que nunca.

Una vidente es toda aquella persona que afirma tener el don de predecir el futuro. Las últimas encuestas hablan de un aumento considerable en el número de consultas a videntes, tarotistas y médiums. Los entendidos señalan que siempre es mejor optar por una médium sin gabinete y sin preguntas fiables, dado que la ausencia de estos elementos dan cuenta de la profesionalidad de la vidente y de su capacidad para ayudarnos a saber nuestro futuro o tirarnos las cartas del tarot.

Un saber milenario

Las primeras civilizaciones ya creían en las artes adivinatorias. De hecho, la videncia es tan antigua como el ser humano. Los emperadores griegos y romanos ya acudían a los antiguos oráculos, donde la pitonisa les resolvía dudas que tenían que ver con el devenir de las guerras. En el mundo antiguo, algunas de ellas se hicieron muy famosas por sus aciertos. Para muchos, las médiums de hoy en día son las descendientes espirituales de aquellas viejas pitonisas, habiendo cultivado las artes adivinatorias durante ya más de dos milenios.

Pero para ser vidente no solo es necesario aprender las artes aledañas, como la cartomancia, sino que es necesario también, según plantean en el gremio, haber nacido con el don de la adivinación; es decir, ser una vidente natural. De esta manera, la videncia está asociada a una capacidad extrasensorial que empieza a manifestarse ya en la infancia en las personas que poseen este don.

Además, las artes adivinatorias han sido tradicionalmente asociadas a la posibilidad de comunicarse con los muertos. Para las videntes médiums, la comunicación con el más allá es un insumo necesario para poder generar las mejores predicciones para la persona que está consultando sobre su futuro. De esta manera, las artes adivinatorias que llevan a cabo estas profesionales buscan conectar dos mundos inmateriales completamente distintos: el de los ya fallecidos y el mundo del futuro, que aún no ha ocurrido, siempre considerando que los muertos pueden tener mucho que decir (y que advertir) a sus seres queridos. 

Médiums profesionales, médiums sin gabinete y consultas telefónicas

Entre las profesionales de la videncia, las que tienen más reputación son las médiums sin gabinete y sin preguntas fiables, puesto que, se sostiene, pueden comenzar a hacer funcionar sus poderes con solo ver a sus clientes o escuchar su voz. El profesionalismo está dado por la capacidad de la vidente de poder concentrarse para hacer su trabajo de predicción, cosa que no es posible lograr si media una centralita entre el cliente y la vidente, mientras hay otras llamadas en espera. Las prácticas adivinatorias no pueden florecer en un ambiente más propio de un call center que de una instancia en la que se ponen en juego poderes extrasensoriales.

De esta manera, se plantea, aunque consultar sobre nuestro futuro a una médium vidente a través del teléfono puede parecer impersonal, la realidad es que la calidad de las respuestas que obtengamos no depende de la vía que elijamos para comunicarnos con la pitonisa. En rigor, existen circunstancias en las cuales la comunicación telefónica incluso facilita el proceso, al permitir que el cliente no se ponga tan nervioso o pueda permanecer relajado, al encontrarse en la comodidad de su hogar.La diferencia en la calidad de la atención, ya sea en persona o a través del teléfono, reside en el profesionalismo de la vidente médium para proveer una atención personalizada, ser capaz de concentrarse con facilidad en lo que se le solicita y disponer de un espacio de trabajo acorde a la delicada labor que realiza, sin ruidos molestos ni una cola interminable de llamadas en espera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *