El consejero de Presidencia, Justicia y también Interior de la Comunidad de la villa de Madrid, Enrique López, ha criticado el empleo incorrecto de zonas no recreativas y que ha provocado incendios a lo largo de este verano como el del Cenagal de San Juan.

López ha visitado este domingo la localidad de Sevilla la Nueva para acudir a un simulacro de incendio organizado por las Brigadas de Investigación de Incendios Forestales (BEIF) del Cuerpo de Agentes Forestales de la Comunidad.

«Prácticamente el cuarenta y uno por ciento de los doscientos cuarenta y dos incendios investigados por los Agentes Forestales de la zona el año pasado fueron intencionados y en estos en un veinte por ciento se logró conocer al autor del fuego», ha apuntado el consejero. Esto ha dado sitio a la apertura de veinticinco procedimientos penales.

El consejero ha querido resaltar la profesionalidad y experiencia de este cuerpo que asimismo «tiene Agentes Forestales que particularmente brindan apoyo a la Policía Judicial mediante la Fiscalía de Medio ambiente».

En esta línea, López ha asegurado que no solo consiste en advertir la causa de los incendios si no asimismo en «prevenir y prepararse para la próxima temporada», singularmente en las zonas donde se concentran más incidentes o bien aquellas en las que el empleo de elementos agrícolas o bien industriales provoca asimismo un esencial peligro de incendios.

Desde la Comunidad se trabaja para ejercer la acción penal como administración perjudicada, algo que ocurrió el año pasado en veinticinco procesos.

«Ahora trabajamos en el proyecto de la Ley de Protección Civil y Urgencias para presentarnos en los tribunales cuando estimemos que es precisa la administración para la acción a título personal y asimismo popular», ha apostillado el consejero.

Por otra parte, López ha indicado que de momento no se ha completado la preparación de los informes sobre los incendios en esta temporada mas que sí se conoce la causa del incendio en las proximidades del Cenagal de San Juan, que según lo que parece habría sido provocado por «una negligencia» al usar una no zona no recreativa de forma inapropiada.

«El medio ambiente esta para gozarlo mas no para abusar de él», ha apuntado el consejero quien asimismo ha llamado a la responsabilidad y ha señalado que «no caben asentamiento en zonas no recreativas o bien que no están indicadas para esto y de ahí que asimismo hay que perseguir estos delitos».

Para finalizar, López ha pedido la cooperación de la delegación del Gobierno por medio de la Guarda Civil a fin de que haga «un esmero más».

La Comunidad presentada en 3 juicios por incendios

En dos mil veintiuno, la Comunidad de la capital española se ha presentado en 3 juicios por incendios forestales que tuvieron sitio en dos mil veinte en Villarejo de Salvanés, Quijorna y Villaviciosa de Odón.

Los datos extraídos de la Memoria de dos mil veinte apuntan que el ochenta y cuatro por ciento de los incendios quedaron en intentos, o sea, afectaron a menos de una hectárea.

En lo que se refiere a las causas, el cuarenta y uno por ciento fueron intencionados, el veintiseis por ciento empezó por culpa de negligencias, el catorce por ciento por causas eventuales, el cinco por ciento se debieron a caídas de rayos y un dos por ciento fueron reproducciones de incendios precedentes.

Por otra parte, en el doce por ciento de los fuegos investigados no se puedo determinan la causa. En este sentido, López ha señalado que «su objetivo es lograr llegar a la causa de todos y cada uno de los incendios forestales, reduciendo cada temporada el número de ellos con origen ignoto».

Para ello la Comunidad ha reforzado el cuerpo con la integración de treinta y ocho nuevos agentes forestales aparte de veintiuno que efectúan a lo largo del verano tareas de investigación sobre incendios ya cometidos.

Cuando se genera un incendio forestal, y de forma paralela a las tareas de extinción, una patrulla de las BEIF asiste al sitio para comenzar la investigación.

Siguiendo las patentizas físicas del avance del fuego sobre el terreno, los estudiosos se retrotraen al punto de comienzo del siniestro. Allá se puede encontrar el medio de ignición, como diferentes pruebas que deben ser levantadas y protegidas.

Por otro lado, se descubre el papel de las distintas personas implicadas en el origen del incendio. De esta forma, en aquellos casos en los que pueda haber un supuesto delito, las diligencias de investigación y el informe técnico efectuados por las BEIF se mandan a la Fiscalía.