Por MDO/E.P.

El Consejo de Gobierno ha aprobado el día de hoy un gasto conjunto de veintidos con cuatro millones de euros para prorrogar 4 contratos de administración, en la modalidad de concesión, del servicio de atención a personas mayores dependientes en instalaciones situadas en la capital española capital y en la localidad de Villa del Prado.

Estos pactos dejan sostener la actividad de un total de novecientos cinco plazas entre vivienda, centros de día y pisos tutelados en inmuebles cuyo titular es la Comunidad de la capital española, conforme ha informado el portavoz del Gobierno, Enrique Ossorio, en conferencia de prensa.

La primera de estas prórrogas tiene un importe de 9.129.338 euros para sostener el funcionamiento del centro de atención a mayores dependientes Platas y Castañar, de la villa de Madrid capital, que cuenta con doscientos veinte plazas residenciales y otras cuarenta y cinco en centro de día. La segunda afecta a las ciento cuarenta plazas en vivienda y cuarenta en centro de día del complejo la capital española Sur, situado en el distrito de Puente de Vallecas, y tiene un precio de 6.090.749 euros.

Asimismo hay una tercera prórroga que se aplica al contrato del Centro de Villa del Prado, y que suma ciento veinte plazas residenciales y cuarenta de centro de día. En todos estos casos la prórroga va a estar actual a lo largo de un par de años, desde el próximo dieciseis de abril al quince de abril de dos mil veintitres.

Por su lado, la prolongación del contrato de administración del centro de atención a mayores dependientes de Usera, en la capital de España capital, va a tener una vigencia de 6 meses, hasta el próximo quince de octubre, y un presupuesto de 1.748.472 euros para asegurar el funcionamiento de las trescientos plazas que ofrece entre vivienda (ciento sesenta), centro de día (cuarenta) y pisos tutelados (cien).

Las viviendas de mayores ofrecen alojamiento y atención a mayores dependientes que precisan asistencia continuada en la realización de las actividades de la vida diaria, al paso que los centros de día son recursos especializados de carácter asociado-rehabilitador y estancia diurna para mayores con autonomía reducida.

Los dos recursos atienden a mayores dependientes de más de sesenta años, edad que se reduce a cincuenta y cinco años caso de que estén perjudicados por la enfermedad de Alzheimer. En lo que se refiere a los pisos tutelados, sus usuarios son personas mayores de sesenta y cinco años que carezcan de alojamiento estable o bien estén en situación de peligro por vivir solos.