Por MDO/E.P.

La Cámara de Comercio de la capital de España ha pedido este lunes que las medidas del real decreto del plan energético del Gobierno de España sean consensuadas de «forma clara y razonable» con todos y cada uno de los ámbitos implicados.

«Nos hallamos frente a una situación de urgencia energética y la necesidad de tomar medidas inusuales. Desde la Cámara de Comercio de la villa de Madrid consideramos que todas y cada una estas medidas han de estar consensuadas con los campos implicados, sin dañar a aquellos ámbitos que más van a padecer, como la industria, el comercio o la restauración entre otros muchos», han trasladado a Europa Press fuentes de la Cámara de Comercio.

A su juicio, es «esencial» contar con los campos implicados para buscar «ahorros energéticos y plantear un bulto de medidas eficaces, con unos plazos y reglas de aplicación claras y razonables que no puedan llevar a la confusión en su aplicación, siempre y en toda circunstancia en un marco de solidaridad y respeto de momento» actual.

Teresa Ribera, vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Transición Energética, ha descartado este lunes que se vaya a alterar o postergar la entrada en vigor del decreto de ahorro energético, a pesar de la solicitud de su retirada por la parte de Andalucía, Castilla y León, Comunidad de la capital de España, Galicia y Murcia.

Exactamente hoy el vicepresidente regional, Enrique Ossorio, se ha reunido con mercaderes y miembros de estos campos que han mostrado su preocupación por este plan tanto por la manera como por el fondo, «sin haber hablado con absolutamente nadie ni con las comunidades ni con los implicados». Además de esto, entre todos han coincidido en «la improvisación» y la «inseguridad» en la que les ubica.

Primeras medidas: regular la temperatura y apagar luces y escaparates

Limitar a veintisiete grados el uso del aire acondicionado en verano y a diecinueve grados la calefacción en invierno en edificios públicos, espacios comerciales y grandes guardes, infraestructuras de transporte (aeropuertos y estaciones de ferrocarril y autobús), espacios culturales y hoteles, como apagar las luces de escaparates y edificios públicos que estén desocupados desde las veintidos horas van a ser las primeras medidas que van a entrar en vigor este miércoles.

Así figura en el primer bulto de medidas de ahorro y eficacia energética aprobado por el Gobierno para reducir de manera rápida el consumo de energía con el propósito de cumplir con los compromisos europeos derivados del enfrentamiento en Ucrania. En el caso de todas y cada una estas ideas van a tener una vigencia hasta el 1 de noviembre de dos mil veintitres.

Exenciones y sanciones

Lavanderías, gimnasios y los medios de transporte en sí (trenes, aeroplanos, aeropuertos, navíos…) van a quedar excluidos de limitar la temperatura, para no bajar de los veintisiete grados en verano ni superar los diecinueve grados en invierno.

Asimismo quedan exentos aquellos centros donde sean precisas exenciones por las especificidades del ámbito, como en el caso de hoteles, las habitaciones, que son de regulación privada. En el resto del hotel (por poner un ejemplo restoranes, cafetería, espacios comunes) sí se aplicaría.

Fuentes del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo han explicado a Europa Press que las sanciones que se van a aplicar van a ser las recogidas en el Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios (RITE), prestas a su vez los artículos treinta a treinta y ocho de la Ley 21/1992, de dieciseis de julio, de Industria, sobre infracciones administrativas.

Los espacios comerciales, edificios públicos, espacios culturales y hoteles que infrinjan el plan de ahorro y eficacia energética aprobado por el Gobierno encararán multas de hasta sesenta euros por infracciones leves, de hasta 6 millones de euros por las graves y de hasta cien millones de euros por las muy graves.