En un par de años al frente de la Comunidad de la villa de Madrid, la el día de hoy presidente regional en funciones -que se espera que sea ungida de nuevo en los próximos días- ha lidiado contra una crisis sanitaria que ha mantenido recluídos a toda la población a lo largo de más de 3 meses, una nevada histórica que bloqueó por completo a toda la zona o bien un proceso electoral que le ha valido un muy, muy amplio apoyo por una parte de los madrileños, entre otras muchas cosas.

Con la defensa de la libertad como bandera, Isabel Díaz Ayuso ha hecho en frente de las políticas del Gobierno central y ha consolidado su situación en el mismo PP, exactamente el mismo que planea encabezar en la zona madrileña. Con adeptos como Teodoro García Ejea o bien Esperanza Aguirre, la líder regional en funciones cuenta en esta entrevista con Madridiario que tras trabajar a lo largo de diecisiete años en la capacitación, la siente su «casa» y para ella sería un «orgullo» poder encabezarlo.

«Proseguiré dando batalla a todo cuanto suponga un ataque a los intereses de la capital española y los madrileños», comenta Isabel Díaz Ayuso a este diario, al paso que explica que tiene unos «principios ideológicos y no voy a entrar nunca en cambalaches para continuar en el cargo utilizando a los madrileños como moneda de cambio», algo que asegura que «la izquierda y sus apoyos están habituados allí donde rigen».

Pregunta: En apenas dos años, ha pasado del anonimato (para muchos madrileños) a ser presidente de la Comunidad de la villa de Madrid… ¡un par de veces! Y la segunda con un enorme respaldo electoral. ¿Por qué razón piensa que ha justo el voto de tantos madrileños?

Respuesta: Han escogido entre 2 modelos políticos antagónicos: una forma de regir que defendemos, basada en la libertad, donde la persona está en el centro de la política, en la que se trata a los ciudadanos como adultos y en la que no se tutela ni dirige, no se impone, donde se bajan los impuestos, se defiende la cooperación público/privada y donde se administra con responsabilidad para ofrecer los mejores servicios públicos. Y enfrente había un modelo que se ha probado fracasado allí donde se ha aplicado, que no cree en la libertad del individuo, que opta por tutelar y dirigir a los ciudadanos para hacerlos dependientes de la administración, un modelo que no cree en la iniciativa individual, en la propiedad privada, en la cultura del sacrificio y del mérito…

P: Afirman que una parte del secreto de su éxito radica en haber dado (y todavía dar) la batalla contra el Gobierno central normalmente y contra Pedro Sánchez particularmente a lo largo de la pandemia. ¿Piensa que ha sido esa la razón primordial por la que ha logrado tanto respaldo?

R: No es la primordial mas sí una de ellas, naturalmente. Defiendo los intereses de todos y cada uno de los madrileños, de sus ciento setenta y nueve ayuntamientos, y no me entrego como Sánchez a mudar cromos o bien a adoptar resoluciones en función de apoyos o bien intereses inconfesables. Proseguiré dando batalla a todo cuanto suponga un ataque a los intereses de la capital de España y los madrileños, por servirnos de un ejemplo, contra la estrategia del Gobierno de Sánchez por subirnos los impuestos por el hecho de que se lo solicitan los independentistas catalanes, que no desean lo mejor para ellos sino más bien lo peor para el resto. Tengo unos principios ideológicos y no voy a entrar nunca en cambalaches para proseguir en el cargo utilizando a los madrileños como moneda de cambio, algo a lo que la izquierda y sus apoyos están habituados allí donde rigen.

P: La administración de la crisis sanitaria le ha valido lograr el XVIII Premio la capital española Mujer del Año. ¿Cuál piensa que fue el mayor acierto que realizó a lo largo de los meses más duros de la pandemia? ¿Se arrepiente de haber hecho (o bien no haber hecho) algo esos meses?

R: Sin duda combatir contra el virus con todas y cada una nuestras herramientas: levantar en un tiempo récord el centro de salud temporal en IFEMA y, más tarde, y en apenas cien días, abrir y poner en servicio el Centro de salud público Enfermera Isabel Zendal, traer veinticuatro aeroplanos con mil seiscientos toneladas de material sanitario, multiplicar por tres las UCIS, transformar hoteles en centros de salud, adquirir cinco millones de los mejores test del mercado y realizar una investigación vanguardista a nivel del mundo para estudiar las aguas residuales y advertir dónde estaba el virus para ir contra él. Nuestras medidas contra el COVID fueron vanguardistas y numerosas frente a la parálisis y la improvisación permanente del Gobierno central a lo largo de esta pandemia. A pesar de haber sido la primera Comunidad en tomar medidas y adelantarnos contra el COVID desde la primera semana de marzo –cierre de centros de mayores, suspensión del curso escolar…- me arrepiento de no haberlo hecho aún ya antes. Hemos hecho y proseguimos haciendo todo cuanto está en nuestras manos para proseguir salvando el mayor número de vidas, como nuestra apuesta por proteger simultáneamente desde el principio de la pandemia la actividad económica de los madrileños.

P: A lo largo de la campaña electoral han surgido por la parte de los madrileños ideas creativas en su favor. Su cara aparece en bolsos, camisetas…¡Aun tiene una cerveza con su nombre! ¿De qué forma le hace sentir eso?

R: Son ademanes que se ven con simpatía y que siempre y en toda circunstancia confortan pues brotan de forma espontánea y desde el cariño, no se trata de algo artificial sino más bien pasional, y eso se agradece, como es natural, y me hace sentir muy orgullosa.

P: Al tiempo, ha sido carne de ‘meme’ y de mofas en las redes sociales. Se ha creado hasta el término ‘Ayusada’. ¿De qué manera lo lleva?

R: A la perfección y con deportividad, no queda otra. Quien se dedique a la política y no tenga sentido del humor o bien no se sepa reír de sí está a tiempo de reflexionar y corregirse.

P: Ha llevado por bandera la palabra ‘libertad’ a lo largo de toda la campaña electoral y asimismo a lo largo de la legislatura anterior. ¿Es todo lo libre que desearía, en lo profesional y personal, siendo la presidente de la Comunidad de la villa de Madrid?

R: Sí, como es lógico. Otra cosa diferente es que ejercer esa libertad traiga consigo derechos, deberes y obligaciones. Personal y profesionalmente siento que vivo una etapa de mi vida indefectible y también imborrable.

P: ¿Piensa que con su modelo político prosigue encajando en las iniciales del PP? ¿Aspira a determinada ‘individualidad’ aun en las iniciales del Partido Popular?

R: Mi modelo político es el del PP, el mejor proyecto político que hay en España y en Europa. No debe encajar pues está anclado a él. En el Partido Popular actuamos individualmente mas en un mismo equipo y con un mismo proyecto de ideas y principios.

P: La política en la capital de España es, al fin y a la postre, política nacional por la influencia que tiene, y ha dado muestra de que desea sobresalir con su proyecto. ¿Le agradaría ser en un futuro presidente de España?

R: Me agradaría estar en La Moncloa, sí, siendo recibida para una asamblea a 2 bandas y como presidente de la Comunidad de la capital de España por Pablo Casado, presidente del Gobierno de España.

P: Ya antes aspira a ser la presidente del PP de la capital española. ¿Por qué razón le agradaría lograrlo? ¿Qué piensa que aportaría a su partido en esos términos?

R: Llevo más de diecisiete años trabajando en el PP de la villa de Madrid, es mi casa y dirigirlo es un reto y una responsabilidad fundamental. Está claro que para quien ha desempeñado diferentes funciones y responsabilidades en el Partido Popular de la capital de España, encabezarlo sería un orgullo, mas los tiempos son esenciales y me pronunciaré sobre este tema cuando llegue el instante. Ahora estoy plenamente centrada en el discute de investidura, en la capacitación del nuevo gobierno y en todas y cada una de las medidas esenciales que debemos impulsar desde el Gobierno de la Comunidad de la capital española.