Un día una vez que la Reunión de la capital de España -con los votos en favor del PP y Vox- diese la confianza a Isabel Díaz Ayuso tras 2 jornadas de discute de investidura, la popular vuelve a prometer su cargo como presidente de la Comunidad de la capital española en acto institucional festejado desde las doce horas en la Real Casa de Correos, sede del Ejecutivo regional.

Arropada por los presidentes autonómicos del PP, múltiples expresidentes regionales y miembros de su capacitación, como el líder popular Pablo Casado o bien el portavoz nacional de la capacitación y regidor de la capital, José Luíz Martínez-Almeida, a los que además de esto van a acompañar el resto de miembros del Consejo de Gobierno de esta nueva legislatura, Isabel Díaz Ayuso va a prometer su cargo como líder los próximos un par de años.

La popular se transformaba por vez primera en aspirante a encabezar la Comunidad de la capital de España con el PP a inicios de dos mil diecinueve una vez que el partido del que forma parte le diera la responsabilidad de encabezar la lista electoral para las elecciones del veintiseis de mayo de ese año. Al lado de José Luis Martínez-Almeida como aspirante para el Municipio de la capital, Génova apostó entonces por la “claridad, modernidad y eficacia” de los dos miembros del Comité Ejecutivo Nacional, a quienes el partido calificaba como “personas de la máxima confianza del presidente».

Mucho ha llovido desde ese momento, puesto que Isabel Díaz Ayuso ha pasado en los últimos un par de años de ser una aspirante prácticamente ignota a ser un auténtico fenómeno político y mediático. Su pulso al Gobierno central y a Pedro Sánchez desde el momento en que llegase a la Real Casa de Correos -para la que debió convenir con los ahora sin representación Ciudadanos-, como sus indicaciones en frente de la pandemia del Covid-diecinueve, le han valido un apoyo mayoritario.

Si en dos mil diecinueve la popular conseguía treinta escaños en la Reunión de la capital española y se veía obligada a crear coaliciones a lo largo de un verano eterno para los madrileños que acabó con su investidura el quince de agosto, esta vez y tras la celebración de los comicios del pasado cuatro de mayo, Ayuso cuenta con la mayor parte de la Cámara regional. Ayer, sus sesenta y cinco miembros del Congreso de los Diputados y los trece del Conjunto Parlamentario Vox le dieron su apoyo a la primera, prácticamente pasando esta vez por las sesiones de investidura como un mero trámite.

No obstante, ya antes de ello expuso las primordiales líneas ideológicas y programáticas de su gobierno para los 2 próximos años, centrándose en la restauración de la capital de España tras la crisis sanitaria -con medidas económicas y sociales, como su plan de natalidad, la bajada de medio punto del IRPF o bien el impulso de la autonomía fiscal de la Comunidad de la villa de Madrid- como en el mantenimiento de aquellas cuestiones que, como misma apunta, dejan “vivir a la madrileña” (libertad educativa, apertura de hostelería, etc).

En todo caso, y pese a que no ha requerido de pactos públicos, Isabel Díaz Ayuso no va a volar totalmente libre esta legislatura. Es sabido -y se ha comprobado- que los de Rocío Monasterio no dan todo sin costo, con lo que se espera que Ayuso deba hacer concesiones en ciertos temas para sostener su lealtad a sus asociados de investidura. Para comenzar, la líder regional ha cedido en la “reducción del gasto público” y ya ha anunciado su nuevo Consejo de Gobierno, formado esta vez por 9 consejerías y no por trece, como en la pasada legislatura.

España precisa recuperar el pulso político y social con medidas claras y eficientes. Y España precisa rigor en las administraciones públicas”, señalaba la entonces aspirante a lo largo de su alegato de investidura en la Cámara regional. “Si la Cámara me da su confianza, (el Gobierno de la Comunidad de la villa de Madrid) va a estar formado por solo 9 consejerías” en frente de los “23 ministerios del Partido Socialista y Podemos”.

Como se señalaba este viernes, el Ejecutivo encabezado por Díaz Ayuso va a contar con la mayoría de los consejeros populares de su precedente Ejecutivo -Enrique López (Presidencia, Justicia y también Interior), Enrique Ossorio (Educación, Universidades, Ciencia y portavoz del Gobierno), Paloma Martín (Medio Entorno, Residencia y Agricultura), Javier Fernández-Lasquetty (Economía, Hacienda y Empleo), Enrique Ruiz Escudero (Sanidad), David Pérez (Transportes y también Infraestructuras)- y Marta Rivera de la Cruz (Cultura, Turismo y Deportes), quien aunque era miembro de Ciudadanos, asimismo repite. Además de esto, se aúnan al equipo Carlos Izquierdo (Administración Local y Digitalización) y Concepción Dancausa (Familia, Juventud y Política Social), 2 miembros populares con larga trayectoria en el partido.

Del mismo modo, Ayuso señalaba este viernes ya antes la Cámara regional que su «compromiso es con todos y cada uno de los ciudadanos, devolverles la confianza que nos han dado en las urnas», al paso que señalaba que “tenemos un par de años por delante para plantar cara a los modelos desastrados que ahogan a las clases medias y penalizan la inventiva». En este sentido, se espera que la confrontación con los socialistas prosiga, y no sería extraño que en algún instante Isabel Díaz Ayuso diese un salto a la política nacional. Mas mientras, la líder va a deber competir para hacerse con la Presidencia del PP en la capital española, un cargo al que aspira y para el que cuenta con notables apoyos en la capacitación.