Por MDO/E.P.

La encargada del Gobierno en la capital española, Mercedes González, ha avanzado que las 3 administraciones implicadas (Gobierno, Comunidad y municipios de la villa de Madrid y Rivas) se han fijado como margen este semestre para firmar un pacto sobre plazos y presupuestos para iniciar los desalojos en la Cañada Real Galiana.

De ahí que, espera que ya antes del verano el Consejo de Ministros publique un R. D. en el que cada administración se compromete a destinar la dotación acordada «a fin de que todos juntos y de una vez por siempre cumplir cumplamos el Acuerdo de dos mil once por la Cañada Real, que han pasado once años».

En una entrevista concedida a Europa Press, González ha asegurado que en «3 o bien 4 años» se podría solucionar el inconveniente de los asentamientos ilegales en la vieja vía pecuaria «si hay un compromiso político que se visualice con una dotación presupuestaria» para una política de realojos «con cronograma y una dotación a fin de que en 3 o bien 4 años, levantarlo».

«Hemos ido dando los pasos precisos. Cuando entré hace 9 meses esto era impensable. Es de la parte que me duele el corazón pues prosiguen sin luz, y es una de las cosas que más me intranquiliza y me perturba, mas creo que, en la lentitud exuberante de las administraciones, se dan los pasos convenientes», ha dicho.

La encargada del Gobierno en la villa de Madrid ha festejado que «por vez primera en un buen tiempo se bajaran las armas en la Cañada». «Las administraciones afirmamos que debíamos llegar a un pacto, no lanzarnos la Cañada los unos a los otros. La Comunidad de la capital de España ocupó el sitio que debe ocupar y fueron conscientes que gran parte de las competencias son suyas y que gran parte del inconveniente no es de seguridad, sino más bien de integración social», ha contado.

González ha subrayado asimismo que el Gobierno de España «ha dado un paso al frente y ha dicho que esto no es una cuestión competencial, sino más bien de incumbencia del Gobierno de España». «Es la mayor bolsa de pobreza que existe en Europa y debemos terminar con ello. Lo que se hacía estos años era afianzar la pobreza y un modelo de sociedad con el que no estoy conforme», ha afirmado.

Por este motivo, el Ejecutivo ha aprobado una línea de ayudas, mediante la Agenda dos mil treinta, y ha abierto un negociación con todas y cada una de las administraciones, ordenada por Delegación, para llegar a un acuerdo por medio de la Segregaría General de Residencia.

«Si me afirmas cuando entré en la Delegación del Gobierno que en un año podemos decir que llegaremos a un pacto, no me lo creo. Sobre todo con todo cuando veníamos de atrás, con David Pérez, como consejero de Residencia y la presidente madrileña con unas declaraciones que no venían a cuento con el tema de a seguridad ciudadana», ha apuntado.

Trabajo “muy intenso”

En esta línea, la encargada del Gobierno ha manifestado sentirse ahora «muy satisfecha» con la situación actual de la Comunidad de la capital de España y ha alabado el «talante» de la consejera de Medio Entorno y Residencia, Paloma Martín, sobre esta cuestión.

Mercedes González ha recordado que los últimos 4 meses han sido de trabajo «intensísimo» en conseguir soluciones, en tanto que se formó un conjunto de trabajo con la Segregaría de Residencia, la Consejería de Medio Entorno, los municipios de Rivas y la capital española, ordenado por la Delegación, que se reúne cada diez o bien 15 días. En el marco de esta coordinación, se prepara un acuerdo para establecer las necesidades de residencia, dotación presupuestaria que se necesite, etc.. Además de esto, hay un acuerdo de la Comunidad y Municipio de la capital con ciento treinta y cuatro millones.

«Creo que ha habido un cambio en el Gobierno regional y que la consejera ha sido fundamental para esto y la presidente, Isabel Díaz Ayuso, ha mostrado un interés, sino más bien su consejera no tendría esa iniciativa política. Nos hemos reunido en una mesa todos olvidando lo que había pasado y mirando al futuro», ha concluido.