Iberdrola ha comenzado la construcción en R. Unido del parque eólico marino East Anglia Three, que va a contar con una capacidad de mil cuatrocientos megavatios (MW), suficiente para aprovisionar de energía limpia a uno con tres millones de hogares, superior a las poblaciones de Liverpool y Glasgow juntas.

Esta nueva instalación, situada en frente de la costa de Norfolk, cerca del área metropolitana de la ciudad de Londres, formará una parte del macrocomplejo East Anglia Hub, así como los futuros desarrollos de East Antlia One North e East Anglia Two. Este hub forma la mayor iniciativa de esta tecnología del conjunto Iberdrola en el planeta e implicará una inversión de seis.500 millones de libras (unos siete mil setecientos millones de euros) para la instalación de tres mil MW, lo que supone cubrir el seis por ciento del objetivo de cincuenta GW de energía eólica marina fijado por el gobierno de R. Unido para dos mil treinta.

El nuevo parque se aúna además de esto al que ya opera la compañía mediante su filial ScottishPower en exactamente la misma zona, llamado East Anglia One, de setecientos catorce MW, capaz de generar energía renovable para seiscientos treinta hogares británicos.

Las obras de construcción esta planta, que va a entrar de manera previsible en producción en dos mil veinticinco, han arrancado con los trabajos en tierra. La primera fase se va a centrar en la instalación en el condado de Suffolk, en cooperación con Siemens y Aker Solutions, de la subestación terrestre que conectará el parque con la red eléctrica de National Grid y en el trazado del cable, adjudicado a NKT.

East Anglia Three cubrirá un área de hasta trescientos cinco quilómetros cuadrados y requerirá la instalación de más de cien aerogeneradores de nueva generación, que van a tener una altura de hasta doscientos cuarenta y siete metros, el equivalente a un par de veces y media el tamaño del Big Ben (noventa y seis metros).

Esta gran infraestructura eléctrica va a contar además de esto con 4 subestaciones marinas, una plataforma marina que cobijará el alojamiento de las operaciones y 4 cables submarinos para la exportación a la costa de la energía producida por el parque eólico, situado a sesenta y nueve quilómetros mar adentro.

La construcción del hub de East Anglia va a suponer un notable impulso a la cadena de suministro relacionada con la industria eólica marina del R. Unido y de Europa y producirá hasta siete mil puestos.

Séptimo parque eólico marino de la compañía en el planeta

East Anglia Three se transformará en el séptimo parque eólico marino de la compañía en funcionamiento. El conjunto ya ha puesto en marcha las instalaciones de West of Duddon Sands (ciento noventa y cinco MW), en el mar de Irlanda; Wikinger (trescientos cincuenta MW) en aguas alemanas del mar Báltico; e East Anglia ONE.

La compañía tiene además de esto hoy día en construcción otras 3 grandes instalaciones offshore. En Francia, está avanzando la instalación del que va a ser su primera gran parque de energía eólica marina en este país, Saint-Brieuc, que, con prácticamente quinientos MW de capacidad y dos.500 euros de inversión, producirá energía limpia suficiente para satisfacer el consumo de electricidad de ochocientos treinta y cinco mil personas, una vez que entre en operación en dos mil veintitres.

En U.S.A., Iberdrola está edificando, con unos dos.500 millones de euros de inversión, el que va a ser el primer parque eólico a escala comercial del país, Vineyard Wind 1 (ochocientos seis MW), en frente de las costas del estado de Massachusetts. Esta instalación va a poder atender las necesidades energéticas de más de cuatrocientos hogares y evitará la emisión la emisión de más de uno con seis millones de toneladas anuales de COdos.

En Alemania, el conjunto ha empezado a levantar su segunda gran iniciativa de eólica marina en el país, tras Wikinger. El parque de cuatrocientos setenta y seis MW, llamado Baltic Eagle, va a poder cubrir la demanda de cuatrocientos setenta y cinco mil hogares y eludir la emisión de prácticamente un millón de toneladas de COdos a la atmosfera todos los años. La compañía tiene asimismo previsto desarrollar un tercer proyecto marino en esta zona: Windanker (trescientos MW). En conjunto, las 3 instalaciones renovables van a dar sitio al mayor complejo eólico marino del mar Báltico, con una capacidad total instalada de mil cien MW y una inversión conjunta de más o menos tres mil quinientos millones de euros.

La eólica marina, clave en el desarrollo de Iberdrola

De la misma manera que el conjunto Iberdrola fue vanguardista en el impulso de la energía eólica terrestre hace más de dos décadas, la compañía encabeza hoy el desarrollo de la eólica marina, una de las claves del desarrollo de la compañía, por el que comenzó su apuesta ya hace quince años.

Así, de los siete mil MW eólicos que tiene en la actualidad en construcción o asegurados con contratos en un largo plazo (PPA), más de cinco mil quinientos MW (setenta y ocho con cinco por ciento ) corresponden a proyectos marinos. Esta tecnología ha aportado ya el treinta por ciento de la nueva capacidad instalada del conjunto a cierre del primer semestre.

Centrado en países con objetivos renovables ambiciosos, la compañía cuenta con una esencial cartera de proyectos en Alemania, el país nipón, Suecia, Irlanda, Polonia, Taiwan y Filipinas, E.U. y Renio Unido. En el futuro próximo, Iberdrola efectuará inversiones por un valor de unos treinta.000 millones de euros en el mundo entero con el propósito de lograr doce MW de energía eólica marina en funcionamiento en dos mil treinta.