La Asociación Unificada de Guardas Civiles (AUGC) ha citado este sábado una queja en la Puerta del Sol de la capital española para expresar su malestar por el «retroceso de sus derechos» y solicitar al Gobierno y el conjunto de conjuntos políticos que pongan antídoto a esta situación de forma «inmediata». En la movilización han participado agentes de toda España que recordarán que prosiguen siendo «los peor tratados de los cuerpos de seguridad pública».

AUGC, asociación mayoritaria en la Guarda Civil, demanda el trabajo sin turnos y que no se ha cumplido en su totalidad el pacto de equiparación salarial firmado en dos mil dieciocho, destinando ochocientos siete millones de euros en 3 años para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

«Hay que comprobar las cantidades en un inicio destinadas a la equiparación salarial con los Mossos y dar cumplimiento a la cláusula tercera, a fin de que se puedan añadir al servicio los guardas civiles en situación de reserva sin destino, y la cláusula octava para la tramitación de una ley que no deje en el futuro discriminaciones salariales entre cuerpos policiales que efectúan exactamente las mismas funciones», apuntan.

Además de esto, denuncian «diferencia de trato» en la asignación del tercer y último tramo de equiparación salarial para guardas civiles y policías nacionales. «Pese a contar la Guarda Civil con un presupuesto mayor (cincuenta y nueve por ciento ) que la Policía Nacional (cuarenta y uno por ciento ), la cantidad asignada a las escalas de base fue menor para la primera», apuntan.

Asimismo se quejan del reparto en el término de productividad y la aplicación de una jornada de trabajo cuyos turnos no dejan la conciliación familiar. Entre sus demandas asimismo consta que no se les aplique el Código Militar, como la carencia de medios humanos y técnicos.

La queja, con medidas para sostener la seguridad frente al Covid-diecinueve, servirá a fin de que los guardas civiles «chillen en la calle al Gobierno que no pueden más, que están más que hartos de ser parte de la policía peor tratada de España».