Por MDO/E.P.

La sexta edición de Flamenco la villa de Madrid ha contado con cerca de siete mil asistentes en los treinta y siete acontecimientos programados. Podemos destacar además de esto que agunos de ellos con aforos muy reducidos por la naturaleza del montaje, como los talleres destinados a los más pequeños que llenaron sus sesiones en el Espacio Abierto Quinta de los Molinos.

Conforme ha señalado el Municipio en un comunicado en esta edición la expansión a centros de toda la urbe, incluidos múltiples tablaos, y la apertura con montajes de calle que se desarrollaron en la jornada de San Isidro de manera gratuita.

El festival cerraba sus puertas con el concierto treinta años. Las mujeres cantan al mito, homenaje a Camarón de la Isla, a quien se ha dedicado este año el certamen en el treinta aniversario de su fallecimiento, que contó con la actuación de Antídotos Amaya, Montse Cortés, La Fabi y La Kaíta, artistas de enorme relevancia que hicieron al público vivir un instante único. La Sala Guirau del teatro Fernán Gómez. Centro Cultural de Villa, acogió a más de seiscientos cincuenta espectadores.

«Todos y cada uno de los espectáculos programados han probado su alta calidad artística como el Certamen de Coreografía de Danza De España y Flamenco que abría el festival», han insistido.

Se ha fluctuado desde el flamenco más ortodoxo hasta las nuevas tendencias con figuras emergentes tanto en cante como en baile. Actuaciones como el codo con codo de Antonio Reyes y Pedro El Granano, hasta el concierto de Rosario la Tremendita; desde el baile en el Invernadero de Arganzuela de Lucía La Piñona hasta el baile sintético de las chilenas Florencia Oz e Isidora .

Asimismo se han dado clases como la colectiva de rumba dirigida por Juan Paredes en la explanada de Matadero la capital de España y se han podido oír los Pájaros flamencos en las pasarelas sobre el Manzanares en la villa de Madrid Río, sin olvidar la exposición dedicada al profesor Antonio Gades, la llegada del cine en Cineteca la capital de España y la presentación del libro biográfico del bailaor Eduardo Serrano, El Güito de José Manuel Gamboa.