El Consejo Superior de Investigaciones Científicas contratará a treinta científicos ucranianos asilados en España y el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat) a otros 3 estudiosos con los que coopera desde hace unos años. Uno de los proyectos en el que van a trabajar dos de ellos es el TJ-II, un dispositivo de fusión nuclear termodinámica para la obtención de energía limpia. El físico nuclear Oleksander Kozachok recuerda los últimos instantes ya antes de llegar a España: “Todos los días múltiples veces, en ocasiones toda la noche, estábamos en el sótano de nuestro edificio y en ese instante había bombas».

Desde hace décadas, el centro de Járkov en el que trabajaban sostiene una cooperación con su destino actual en la capital española, algo que facilitó mucho el traslado.

Asimismo se ha incorporado al Ciemat Oleksander Chmyga_:_“Las condiciones laborales en el CIEMAT son buenísimas y, de igual forma, tenemos ahora muy estupendas condiciones de vida.”

El directivo del Laboratorio Nacional de Fusión, Carlos Noble, fue quien impulsó la llegada a la capital de España de los dos investigadores: “Ciertamente viven en situación extrema por el hecho de que tienen familiares en Ucrania, mas creo que en este último mes desde el momento en que llegaron a España hemos visto una mejora en su estado de ánimo.”

Está previsto que los dos continúen cuando menos un año en la capital de España para sitio retornar a su país a reconstruir lo que la guerra ha destrozado.