Empresarios madrileños han pedido este jueves al Gobierno de España realizar de manera conjunta un plan «serio» de ahorro energético, al no estar conforme con las medidas propuestas desde Moncloa de tener la temperatura mínima de veintisiete grados para el aire acondicionado o apagar los escaparates, y le han reclamado «ejemplaridad».

«La luz del escaparate es el mejor vendedor que tenemos, no nos da ningún inconveniente y lo vamos a proteger. Nuestros negocios y clientes del servicio lo precisan, sobre todo de una urbe que vive del turismo como es la capital de España», ha asegurado el presidente de la capital española Foro de discusión Empresarial, Hilario Alfaro, en una entrevista en ‘Telemadrid’, recogida por Europa Press.

En esta línea, Alfaro ha protegido que la luz «cuesta tal y como si se tuviese un dependiente más» y ha alertado de que al no tenerla en la noche «va a ser un inconveniente para la seguridad ciudadana, sobre todo en calles de segunda o tercera». «Una urbe con el comercio apagado es una urbe fallecida y es más peligrosa», ha subrayado.

Además, el presidente ha indicado que el Ejecutivo central «no ha hablado con absolutamente nadie para tomar estas medidas» y ha recordado que hay más comunidades autónomas que «se están quejando», una situación que ocasionará «una realidad diferente a la que aguardaba el Gobierno».

Por su lado, el portavoz de CEIM Confederación Empresarial de la villa de Madrid-CEOE, Francisco Aranda, ha señalado, en una entrevista en ‘Telemadrid’, recogida por Europa Press, que «la ley está para cumplirse si bien no les guste», mas ha remarcado que lo que más desean es «que afecte lo mínimo posible a los empresarios».

«Hemos decidido respaldar le recurso de la Comunidad de la capital de España contra este real decreto por el hecho de que fuerza a las compañías aceptar nuevos costos y ataca de forma directa a la actividad económica y generación de empleo. Es una chapuza», ha remarcado.

Al hilo, Aranda ha subrayado que «están comprometidos» con el ahorro energético, mas ha lamentado que estas nuevas medidas «no hayan sido consensuadas con los ámbitos». «Nos ofrecemos a las administraciones para realizar un plan serio de ahorro energético», ha indicado.

Por último, los dos han coincidido en solicitar al Ejecutivo central «un plan para sí mismo», ya que «la ejemplaridad y la congruencia son esenciales». «La sociedad civil está fatigada de que nos sorprendan con medidas que no tienen sentido», ha asegurado Alfaro.