Por MDO/E.P.

El Tribunal Superior de Justicia de la capital española (TSJM) ha rechazado al conjunto municipal de Vox la medida cautelarísima pedida para suspender la nueva ordenanza de movilidad aprobada en el Pleno de Cibeles con los votos de Partido Popular, Cs y Conjunto Mixto.

La Sección Segunda rechaza de esta forma la medida cautelar pedida por Vox, de suspensión de los pactos del Pleno del Municipio de la capital de España, de trece de septiembre pasado, en los se aprobó la nueva ordenanza de regulación del tráfico en el centro de la capital.

Los jueces toman esta resolución tras «no advertir la singular emergencia que demanda el artículo ciento treinta y cinco de la Ley jurisdiccional, presupuesto esencial habilitante (para adoptar la medida), sobre el que el recurrente tampoco hace (en su escrito) una concreta y fundada consideración, al limitarse a hacer una genérica referencia a que el próximo 1 de enero de dos mil veintidos ya comienzan las limitaciones contempladas en la ordenanza».

Los jueces comprenden que no existe emergencia para adoptar una medida cautelarísima (en la que no se escucha a las partes), al haber por delante tiempo preciso para sustanciar «una pieza separada de medidas cautelares en la que se dé audiencia a la administración», a la que se emplaza a fin de que se pronuncie en el plazo de los próximos diez días.

Vox presentó la petición de cautelarísimas por «3 razones políticas, por engaño y mentira; por razones de ilegalidad y por razones de injusticia social».

«Una traición a los madrileños, que afirmaron ‘no’ al comunismo en la capital de España». De este modo calificó la orgenanza el líder municipal de Vox, Javier Ortega Smith. «Al señor Martínez-Almeida se le llenaba la boca en las elecciones diciendo ‘comunismo o bien libertad’ mas nos ha dejado claro que está con los marxistas y no con la libertad de movimientos, económicos y de tener el vehículo que al ciudadano le dé la real gana», resaltó.