El cohete Ariane cinco que transporta al James Webb, el mayor telescopio nunca mandado al espacio, despegó exitosamente este sábado desde el puerto espacial europeo de Kurú, en Guayana Francesa.

El telescopio espacial James Webb es un observatorio espacial desarrollado por la cooperación entre más o menos diecisiete países,​ construido y operado de forma conjunta por la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Canadiense, para reemplazar los telescopios Hubble y Spitzer.

El JWST va a ofrecer una resolución y sensibilidad sin precedentes, y dejará una extensa gama de investigaciones en los campos de la astronomía y la cosmología.

Uno de sus objetivos principales es observar ciertos acontecimientos y objetos más distantes del cosmos, como la capacitación de las primeras galaxias.

Este género de objetivos están fuera del alcance de los instrumentos terrestres y espaciales actuales. Entre sus objetivos están incluidos estudiar la capacitación de estrellas y planetas y conseguir imágenes directas de exoplanetas y novas.